Política Estado Español

CRISIS EN EL PSOE

El PSOE se “coaliciona” con el PP

La Gestora social-liberal decía que solo se abstendrían en la investidura para pasar a la oposición. No era creíble. El affaire de Fernández Díaz en el Congreso lo demuestra.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Miércoles 16 de noviembre | Edición del día

Después de la legislatura de Rajoy, en la que avanzó sustancialmente sobre históricos derechos sociales y laborales, no era creíble que el PSOE le permitiera, con la abstención, iniciar una nueva legislatura para luego hacer de oposición. No se puede estar en misa y repicando las campanas.

El sainete de Fernández Díaz para presidir la Comisión de Asuntos Exteriores al final ha acabado de manera ridícula. Ante el bloqueo de los otros grupos, el PP paseó al exministro por otras comisiones con idénticos resultados. Por último, lo llevaron a la Comisión de Peticiones que es la única que no requiere votación.

Los “socialistas” no pueden ceder el cargo al exministro por el enorme desprestigio que acarrea. Hace pocas semanas había salido a la luz el escándalo de las grabaciones que demostraban cómo usaba el Ministerio de Interior para perseguir a las otras fuerzas políticas. Además, el PSOE votó en el Parlamento con Podemos y el resto de los grupos (salvo el PP, claro), una reprobación al entonces ministro. Sería un enorme coste político para la formación de la rosa.

Además, éste sainete le pasa factura a Ciudadanos. La “marca blanca” del PP tampoco estaba dispuesta a tragar ese sapo (es que está digiriendo otros 20 sapos). También se posicionó Podemos al respecto. Indicaron que si los socialistas presentaban un candidato alternativo, le votarían. Aún no se han enterado de la situación política del PSOE.

Sin embargo, este sainete es parte de los acuerdos entre diferentes grupos parlamentarios para ocupar los cargos importantes en las comisiones del Congreso. El PP recordó dicha situación para exigir al resto que se haga cargo de su parte. Incluso llegaron a decir que el ex titular de interior “embellece” el Congreso. De veras que está feo el Congreso. Al final, se llevaron el “muerto” a otra comisión

Seguramente los grupos que se opusieron al nombramiento de Fernández Díaz tratarán de vender eso, como una gran victoria. Lo cierto es que todos seguirán respetando los acuerdos por los cargos, con el cambio del nombre de Fernández Díaz. De oposición, nada de nada.

¿Una oposición de rodillas o una coalición parlamentaria?

El PSOE está dispuesto a votar un candidato del PP siempre que éste no fuera Fernández Díaz. Como si un cambio de candidato fuera algún cambio en la política derechista y conservadora del grupo de la Gaviota. Hay comentaristas que ven al PSOE secuestrado por el PP. Más bien parece que la Gestora tiene el síndrome de Estocolmo.

El PSOE que permitió la investidura de Rajoy está inhabilitado para ser oposición. También está inhabilitado para hacer el teatrillo de la oposición. Se abstuvieron por “responsabilidad” con España, esto es con el Ibex 35 de España, con los empresarios multimillonarios y por supuesto con el Gobierno de Rajoy y el PP.

El argumento de la responsabilidad también lo usarán a la hora de tramitar los presupuestos. Que no es lo mismo abstenerse que votar a favor y bla, bla, bla. Con ese argumento votaron el artículo 135 de la Constitución con la reforma exprés pactada con Rajoy.

Cuando se acaban las palabras y los discursos lo que queda es la cruda realidad. Rajoy se cree amo y señor y sino convocará elecciones. Presentará un presupuesto con un recorte que puede llegar a 10.000 millones de euros (lo cual es muchísimo, casi el 10% del PBI español). El PSOE hace décadas que no es un partido de la clase trabajadora. Es un partido que gestiona los intereses de la clase empresarial, de las grandes fortunas, del Ibex 35.

Lo que está funcionando en el Congreso, es más bien una coalición parlamentaria, casi una Gran coalición a la alemana.




Temas relacionados

Jorge Fernández Díaz   /    Política Estado Español   /    PSOE   /    Partido Popular (PP)   /    Mariano Rajoy   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO