Política Estado Español

Estado Español

TENSIONES EN EL PSOE

El PSE alcanza un acuerdo de gobierno con el PNV a espaldas de la gestora socialista

El PNV gobernará con el apoyo del PSE-EE. La líder socialista y afín a Sánchez, Idoia Medina, lanza un reto en toda regla a la gestora.

Ivan Tamajón

Barcelona | @Ivan_Borvba

Lunes 21 de noviembre de 2016 | Edición del día

FOTO:

A falta de que el pacto sea ratificado hoy martes por la Asamblea Nacional del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y por el Comité Nacional del PSE-EE, el acuerdo político entre ambas formaciones parece definitivo.

Así lo han hecho saber tanto los nacionalistas vascos como los socialistas de Euskadi en sendas páginas webs. En el comunicado online consensuado entre ambos partidos, se asegura que los "máximos dirigentes" de las formaciones, han alcanzado un preacuerdo programático y de estructura de gobierno".

La nota además continúa exponiendo las consecuencias del acuerdo; "la aprobación de este preacuerdo en los citados órganos implicará el voto favorable de los nueve parlamentarios del PSE-EE a la candidatura de Iñigo Urkullu (PNV) y, si la investidura prospera, la formación de un gobierno de coalición".

Según fuentes de la mesa negociadora, la estructura del gobierno aún no está definida. De hecho desde el PNV aseguran que el futuro gobierno vasco no quiere mantener ni en número ni en forma la estructura actual. Lo que sí ha trascendido a los medios ha sido el reparto numérico. Según las mismas fuentes, el futuro gabinete contará con 8 consejeros del PNV y 3 del partido socialista de Euskadi.

El acuerdo, plasmado en un documento de 70 páginas, tiene como ejes el empleo, el desarrollo económico, la paz y la convivencia y el desarrollo de autogobierno vasco.

De nuevo la derecha se vuelve a situar al frente del Gobierno vasco en la búsqueda de seguir manteniendo el statu quo de la burguesía vasca en el marco de la fuerte crisis.

La relación entre "populares" y nacionalistas vascos, más allá de sus altibajos tras el pacto de Estella en 1998, ha sido cordial. No hay que olvidar que el PNV fue quien hizo, junto a CiU, presidente a José María Aznar en 1996. Ahora el marco es bien distinto y está definido por la fuerte crisis económica que amerita revisar los acuerdos económicos de las autonomías, entre ellos los "avances" que la burguesía vasca alcanzó precisamente en aquel pacto de 1996 con el PP.

Aun así nada está definido y todo se enmarca en decisiones políticas también de alto alcance. Sin tener que buscar muy lejos, la abstención o apoyo del PNV a los presupuestos que presente el ejecutivo de Mariano Rajoy puede acabar siendo decisivo tal y como está planteada la aritmética parlamentaria.

Reto desde Euskadi

Pero este pacto político entre ambas formaciones tiene tras de sí otra "historia", de esas que se leen entre líneas pero que guardan un mensaje con un poder enorme. Idoia Medina, líder de los socialistas en Euskadi, ha alcanzado el acuerdo a expensas de la gestora socialista.

El acuerdo fue anunciado a dicha gestora el pasado domingo a última hora de la noche. Por este motivo, si bien la gestora ha sido notificada, recibe el acuerdo entre PNV-PSE-EE más que cerrado.

Tras la ratificación del pacto por los órganos correspondientes de PNV y PSE-EE, se baraja que el acuerdo se haga oficial pasado mañana, es decir, antes del fin de semana que es cuando de nuevo se volvería a reunir la gestora.

Según los estatutos socialistas la gestora aún mantiene la potestad de inhabilitar el pacto entre nacionalistas vascos y el partido socialista de Euskadi. No obstante, y a menos que haya algún tipo de punto polémico, sobre todo centrado en la cuestión nacional, se espera que la gestora dé carta blanca al acuerdo.

A la fractura del PSC, aún abierta y sin final claro, se le suma un otro enfrentamiento más, esta vez con una federación de tradición como es la socialista de Euskadi.

A toda esta receta falta un ingrediente por añadir, y es que el reto lanzado desde Euskadi no es gratuito. Idoia Medina es una de las líderes del partido afines a Sánchez. Es por ello que uno de los primeros en felicitar el acuerdo haya sido precisamente el ex candidato socialista.

Se cierra por lo tanto en Euskadi un pacto que vuelve a aupar a dos formaciones del Régimen a la cabeza y a Iñaki Urkullu como Lehendakari cuatro años más con la misión de ser un freno a las formaciones reformistas y de defender los beneficios de la burguesía vasca en las próximas reformas económicas. Y a su vez para mostrar públicamente, una vez más, que la crisis del PSOE tiene una profundidad que es difícil avistar.








Temas relacionados

Política Estado Español   /    Crisis política    /    Cuestión nacional   /    PSOE   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO