Géneros y Sexualidades

ORGULLO 2017

Orgullo crítico de Madrid frente al capitalismo rosa del World Pride

La Plataforma Orgullo Crítico Madrid 2017 planta cara a la gran fiesta del World Pride, que disfraza de rosa la mercantilización de la diversidad sexual y elimina el carácter reivindicativo del Orgullo.

Martes 13 de junio | 19:27

Se acercan las fiestas del Orgullo en Madrid y este año se celebra nada menos que el World Pride, gran negocio para empresarios y hosteleros de la capital. Pero este también es el mes del Orgullo crítico; desde hace unos años, un grupo de resistentes luchan contra la mercantilización de las identidades de género y se autoorganizan para construir una alternativa a las fiestas "oficiales", culminando en la manifestación del 28 de junio, "un día de denuncia, reivindicación y lucha de todas las disidencias de género, sexuales, afectivas y relacionales".

Esta vez llevan preparando el Orgullo crítico todo el curso. Al saber que Madrid sería la sede del World Pride y ver la amenaza que esto supondría para cualquier tipo de disidencia y lucha por los derechos de la comunidad LGTBIQ+, se constituyeron como Plataforma Orgullo Crítico Madrid 2017, desde donde vienen desarrollando trabajo teórico, investigación sobre los entramados empresariales que se suben al carro y elaboración de un discurso crítico que desemboca en los meses de mayo y junio que, como podemos ver en su calendario de actividades, están llenos de charlas, coloquios, talleres, encuentros y, por supuesto, incluyen la manifestación del Orgullo Crítico el 28 de junio.

Se definen como “una plataforma anticapitalista, autogestionada, transfeminista, asamblearia, antirracista, horizontal, antiespecista, apartidista, anticolonialista, antifascista, anticlasista y anticapacitista”. Por eso, frente al modelo de fiestas que las grandes empresas han convertido en un nicho de mercado en el que las identidades sexuales (poco) diversas se venden a precio de oro, las marcas más explotadoras -como Coca Cola o Mc Donald’s- sacan productos especiales con la bandera arco iris para lavar su imagen en un ejercicio de "pinkwashing" y los presupuestos públicos acaban en manos de empresarios y políticos afines, desde la asamblea trabajan "por un orgullo inclusivo, no mercantilizado, ni mercantilizable, ni consumible".

En un contexto en el que las fiestas exclusivas y excluyentes del orgullo pierden su carácter más reivindicativo, cada vez más alejados del espíritu de Stonewall, en la plataforma quieren "denunciar la utilización capitalista y heteropatriarcal de nuestras disidencias, y cuestionamos un modelo como el de Chueca, donde el dinero y el ocio se venden como referentes de nuestra liberación."

Se preguntan también, por qué el Ayuntamiento de Ahora Madrid entrega miles de euros a colectivos de empresarios para organizar los eventos y se olvida de los colectivos críticos que trabajan cada día por defender los derechos LGTBIQ+. En alguna de sus charlas, hablan también de la privatización que ha hecho el gobierno de Carmena de los talleres LGTB que se realizan en escuelas e institutos, cedidas a la empresa Hartford, sin ninguna experiencia en el ámbito.

En su manifiesto también denuncian “el aumento de las agresiones lesbo/homófobas y tránsfobas, y reivindicamos la capacidad de organización, empoderamiento colectivo y autodefensa frente a estas violencias” y continúan “denunciando las políticas migratorias de la Unión Europea y el cierre de fronteras, responsables de miles de muertes en el Mediterráneo, así como de la violación de los derechos humanos de las personas refugiadas.”

Tampoco van a dejar que el discurso islamófobo instrumentalice la lucha de las mujeres o LGTBIQ+ a través del homonacionalismo que justifica violencia xenófoba, racista e islamófoba, o del pinkwashing, que busca lavar su imagen y erigirse en garante de igualdad, como intenta cada año el Estado de Israel con la participación de su embajada en el patrocinio del Orgullo, algo que parece haber conseguido frenarse este año por la presión de colectivos críticos.

Por todo ello el 28 de junio llenaremos las calles de Madrid reivindicando un orgullo combativo, con el espíritu de Stonewall y la memoria de las grandes luchas de las mujeres, denunciando la mercantilización de nuestras luchas y los límites del capitalismo, se vista del color que se vista, recordando que hasta que no acabemos con el sistema que explota y oprime a la mayoría de la población no seremos libres ni seremos iguales.








Temas relacionados

Ahora Madrid   /    Orgullo   /    Marcha del Orgullo   /    Madrid   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO