A 51 AÑOS

El Operativo Cóndor en Malvinas

El 28 de septiembre de 1966, 18 militantes nacionalistas aterrizaron en las islas Malvinas e izaron siete banderas argentinas en un acto simbólico de reafirmación de la soberanía nacional frente al colonialismo británico.

Jueves 29 de septiembre de 2016 | Edición del día

El comando encabezado por el legendario militante peronista Dardo Cabo tomó el control del vuelo 648 de Aerolíneas Argentinas y le ordenó al comandante Ernesto Fernández García dirigirse hacia las islas Malvinas. Entre los pasajeros se encontraban el gobernador de facto de Tierra del Fuego, almirante José María Guzmán, y el periodista Héctor Ricardo García, propietario del diario Crónica y Radio Colonia, invitado por los jefes de la operación para cubrir el hecho. A las 8:42 de la mañana el Douglas DC-4 LV-AGG aterrizó en la pista donde se realizaban las carreras de caballos en la zona de Puerto Stanley (Puerto Argentino).

Una vez fuera del avión los jóvenes militantes, que respondían al Movimiento Nueva Argentina, enarbolaron siete banderas argentinas al grito de ¡las Malvinas son argentinas! ¡Viva la Patria! Los militantes rebautizaron a la localidad de Puerto Stanley como Antonio Rivero en honor al gaucho que en 1833 resistió la invasión inglesa al archipiélago y entonaron el himno nacional. Un grupo de kelpers que habían llegado a ver qué sucedía fue tomado como rehén y enseguida fueron rodeados por la guarnición británica en las islas con apoyo de los kelpers. El comando emitió un comunicado: “Operación Cóndor cumplida. Pasajeros, tripulantes y equipo sin novedad. Posición Puerto Rivero (islas Malvinas), autoridades inglesas nos consideran detenidos. Jefe de Policía e Infantería tomados como rehenes por nosotros hasta tanto gobernador inglés anule detención y reconozca que estamos en territorio argentino”.

El comando Cóndor como se autodenominó, negoció su entrega con el padre Rodolfo Roel quien les concedió asilo en la iglesia local y se les permitió entregar sus armas al comandante de la aeronave secuestrada y llevar sus banderas consigo.

El 1 de octubre, los 18 miembros del comando fueron llevados por una lancha carbonera británica hasta el barco argentino ARA Bahía Buen Suceso. Dardo Cabo entregó las banderas argentinas al almirante José María Guzmán, quien fue uno de los rehenes del avión: “Señor gobernador de nuestras islas Malvinas, le entregó como máxima autoridad aquí de nuestra patria, estas siete banderas. Una de ellas flameó durante 36 horas en estas Islas y bajo su amparo se cantó por primera vez el Himno nacional”.

Una vez de regreso en Argentina los miembros del comando fueron condenados a pasar entre nueve meses y tres años en prisión en el caso de Dardo Cabo y Alejandro Giovenco que oficiaba como el segundo al mando.

El desembarco del comando del MNA en Malvinas se dio el mismo día en que se encontraba de visita en el país el príncipe Felipe de Edimburgo, recibido con honores por la recientemente instalada dictadura de la Revolución Argentina encabezada por el general Juan Carlos Onganía. Ese mismo día, el canciller de la dictadura, Nicanor Costa Méndez (que más tarde seria canciller de del genocida Leopoldo Fortunato Galtieri y uno de los responsables de la capitulación en la Guerra de Malvinas) debía presentar el reclamo argentino por Malvinas ante la ONU. Frente a los hecho se vio obligado a condenar la acción del grupo de militantes nacionalistas.

El comando de declarada orientación peronista y nacionalista, estuvo integrado además de los mencionados Cabo y Giovenco por María Cristina Verrier, periodista y compañera de Cabo; Andrés Castillo; Ricardo Ahe, empleado; Norberto Karasiewicz, metalúrgico; Aldo Omar Ramírez, estudiante; Juan Carlos Bovo, metalúrgico; Pedro Tursi, empleado; Ramón Sánchez, obrero; Juan Carlos Rodríguez, empleado; Luis Caprara, estudiante; Edelmiro Jesús Ramón Navarro, empleado; Fernando José Aguirre, empleado; Fernando Lizardo, empleado; Pedro Bernardini, metalúrgico; Edgardo Salcedo, estudiante; y Víctor Chazarreta, metalúrgico. El Movimiento Nueva Argentina que integraban y era dirigido por Dardo Cabo era una ruptura peronista del ultraderechista Movimiento Nacionalista Tacuara, que tenia estrechas relaciones a través del padre del dirigente del MNA, Armando Cabo, con la Unión Obrera Metalúrgica, dirigida por el Lobo Augusto Timoteo Vandor quien se sospechó le dio el apoyo logístico y económico a los cóndores. Recordemos que pocos años después, el líder de la UOM será ejecutado por un comando donde uno de sus integrantes será Dardo Cabo. Sin embargo, en aquel entonces, el MNA, Vandor y gran parte del peronismo sostenían expectativas en el gobierno de Onganía que expresaba una alianza entre nacionalistas ultramontanos y liberales. Dentro de esa concepción la toma de Malvinas no tenia porque ser hostil con el gobierno dictatorial de la Revolución Argentina.

Pero también hay que entender la acción de los cóndores, la aventura de lanzarse a reconquistar simbólicamente las Islas, como parte de un espíritu de época donde se percibía el ascenso de la lucha de clases y antiimperialistas. En este sentido es interesante señalar el devenir político de los protagonistas de aquella historia, que viraran de derecha a izquierda bajo el impacto de la revolución cubana, la guerra de Vietnam y las luchas de la clase obrera. El MNA se disolverá y una gran parte de sus militantes, con Dardo Cabo a la cabeza, integrarán la tendencia revolucionaria del peronismo y en el caso de Cabo como parte de la conducción de Montoneros. En sentido contrario Alejandro Giovenco, va a ser uno de los pistoleros de la tristemente célebre Concentración Nacional Universitaria, que integraba las bandas de asesinos de la Triple A. Mientras este último va a fallecer por la explosión de una bomba en el año ’75 en el centro porteño, Cabo será parte de los 30 mil compañeros desaparecidos y asesinados por la dictadura genocida en 1977.






Temas relacionados

Guerra de Malvinas   /    Gran Bretaña   /    Operación Condor   /    Islas Malvinas    /    Historia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO