Juventud

MARXISMO

El Manifiesto Comunista a 170 años: dos ideas para la generación “millenial”

Se cumplen 170 años de la publicación de “Manifiesto Comunista” de Karl Marx. ¿Qué podría decirnos en el Siglo XXI?

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Miércoles 21 de febrero

“Millenial” es el modo en el que la sociedad ha llamado a la generación del Siglo XXI. En general los aspectos que definen a un joven de esta generación son negativos: son egoístas, críticos, poco productivos, no se independizan de su seno familiar, prefieren estudiar y obtener grados en vez de ubicarse en el mercado laboral.

La generación del milenio nació con la tecnología y las redes sociales. Nacieron después de 1985 y se diferencian de las generaciones anteriores por el uso de la técnica integrada en su modo de vida. Pero los millenials no son un generación apática: han protagonizado los nuevos movimientos sociales del Siglo XXI. De Indignados a Occupy, el #YoSoy132 al #NuitDebout. En México, recientemente en el 19-S, los jóvenes se pusieron a la cabeza de la reconstrucción de la ciudad en ruinas después de los sismos.

Es una generación politizada: según algunos estudios ven con simpatía el pensamiento de Karl Marx. Algunos son la base social de movimientos neo reformistas que de forma muy distorsionada expresa la politización de una generación: son los jóvenes en Podemos, en el movimiento de Sanders en Estados Unidos o del movimiento de Corbyn en Inglaterra.

¿Qué podría decir Karl Marx a esta generación que despierta a la vida política? Explicaremos dos ideas: el capital no tiene nade que ofrecernos y debemos derrotarlo y la lucha de clases no terminó, sigue siendo el motor de la historia.

El capitalismo “barbarie con características aniquiladoras”

El Siglo XXI que es la atmósfera de nacimiento millenial, arranca, lento. Los contornos que lo definen no parecen muy alentadores: aún nos esperan tiempos peores. El capitalismo es crisis, decadencia, despojo, represión y no se le puede reformar.

En México el 45.5% de la población, 53.3 millones de personas vive en pobreza. Pero en el mundo es más que el 60% de la población total. Son 45 familias las que controlan la riqueza que genera la humanidad entera. La migración mundial creció en este nuevo siglo: viven en campos de refugiados como Palestina, o en la Europa baja. Millones viven en ciudades enfermas: como villas miseria y slums de Londres a París.

El siglo XXI arrancó con nuevas guerras en Medio Oriente (el complejo escenario de Siria), la militarización en México con su cuota de desaparecidos y desplazados, las crisis demográficas en Europa, el final de un sueño de la Europa del Capital (Unión Europea), el fortalecimiento de la xenofobia y el nacionalismo (Donald Trump, el Brexit, Aurora Dorada y el movimiento ultraconservador en Europa) y lo peor está aún por venir. Golpes de Estado en América Latina (recientemente Temer en Brasil usó al ejército en Río de Janeiro, las elecciones en Honduras fueron desconocidas y el país está militarizado).

A esto se suman nuevos problemas para la humanidad, que ya estaban ahí pero que hoy adquieren un carácter dramático: la crisis climática y la precariedad de la vida. El primer problema orilló a Stephen Hawking a declarar que la tierra está perdida, el fin del agua potable, la extinción de las especies.

Karl Marx en este texto que hoy cumple 170 años explica que el capitalismo es “barbarie con características aniquiladoras” es decir: es un sistema inhumano por esencia que no se puede embellecer, perfeccionar o cambiar de rostro y hacerlo amigable.

El capital, el régimen de producción para la obtención de la ganancia es el responsable de crisis de energía, crisis climática, crisis financiera, crisis de derechos humanos, crisis de migración, crisis política y de la súper explotación de los trabajadores.

Dice Karl Marx:

La sociedad se ve retrotraída repentinamente a un estado de barbarie momentánea; se diría que una plaga de hambre o una gran guerra aniquiladora la han dejado esquilmado, sin recursos para subsistir; la industria, el comercio están a punto de perecer. ¿Y todo por qué? Porque la sociedad posee demasiada civilización, demasiados recursos, demasiada industria, demasiado comercio.

Sigue Karl Marx “¿Cómo se sobrepone a las crisis la burguesía? De dos maneras: destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas y conquistándose nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente los mercados antiguos. Es decir, que remedia unas crisis preparando otras más extensas e imponentes y mutilando los medios de que dispone para precaverlas.”

Karl Marx considera que este sistema tiene un “adn” esencial: una latente tendencia a su decadencia, a la crisis, a la destrucción de las fuerzas y no se le puede reformar. El anticapitalismo de Karl Marx a 170 años es más vigente que nunca.

Lucha de clases, no terminó es más urgente que nunca

La gran crisis que vivimos es la síntesis de todas las convulsiones posibles. Es imposible enumerar las relaciones de dominio que generan esta catástrofe. Pero todos, sin saberlo, estamos conscientes de los temas que son la esenciales. Crisis de energía, crisis climática, crisis financiera, crisis de derechos humanos, crisis de migración, crisis política... y los datos son contundentes. La mitad de la población mundial no tiene acceso al agua potable.

Karl Marx sostenía que “Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clases beligerantes.”

La lucha de clases hoy adquiere un carácter urgente. Es cuestión de tiempos y no desapareció: de las huelgas generales en Grecia contra los ajustes, las huelgas en Túnez, Egipto, en Marikana, el movimiento sindical de Francia contra la ley de trabajo, de la juventud mexicana contra la desaparición forzada y largo, largo, etc. La lucha de clases no terminó es más urgente que nunca pues no habrá transformación positiva del capitalismo que venga del sistema mismo, ni del congreso, sus parlamentos, cámaras o partidos patronales.

El mundo que viene se construye en esa lucha de clases encarnizada dentro de este sistema que va feneciendo: está encabezado por trabajadores, sin papeles, mujeres, del tercer mundo, del primer mundo, de los jóvenes, de los migrantes, de los desempleados, de los mineros, de los obreros de las firmas automotrices, de los que viven en la periferia. De los pueblos indígenas. De las víctimas de la violencia del estado.

Hoy, 21 de febrero de 2018, a 170 años: el Manifiesto Comunista está más joven que nunca.






Temas relacionados

millenials   /   Teoría // Ideología   /   Donald Trump   /   Protestas   /   Manifiesto Comunista   /   Crisis económica   /   Protestas en Estados Unidos   /   Guerra en Siria   /   Militarización   /   #YoSoy132   /   Karl Marx   /   Marxismo   /   Capitalismo   /   Palestina   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO