Cultura

CINE // OPINIÓN

El Joker, el antihéroe más entrañable

Un análisis de la psicología del único villano que despierta más pasiones que el propio héroe, a horas del estreno en cines argentinos de la última película en que aparece: Suicide Squad.

Jueves 11 de agosto de 2016 | Edición del día

Este jueves 11 se estrena en Argentina "Suicide Squad", la película más esperada del 2016 del Universo de DC Comics. Como todos los films de esta compañía cinematográfica, verá la luz entre grandes presiones, expectativas, polémicas por las fuertes críticas negativas que recibió en los países en que ya se estrenó (llegando a que se hiciese una petición entre los fans de la película para cerrar una reconocida página de críticas cinematográficas) y disputas entre actores y productores por los excesivos recortes hechos a las escenas, entre otras cosas. Pero al contrario de lo que esto parece, las taquillas muestran que es un completo éxito, habiendo superado los US$135 millones de ganancias generadas solamente en el fin de semana del estreno.

El Escuadrón Suicida es un equipo conformado por los peores villanos de Ciudad Gótica, convocados y reunidos por Amanda Waller (agente secreta del gobierno norteamericano y también de perfil antihéroe) para cumplir trabajos muy peligrosos a cambio de rebajar sus condenas a la cárcel. La trama consiste en que ellos descubren que fueron enviados intencionalmente a una misión que resultará en un fracaso inevitable, y en la que deberán hacer lo posible para sobrevivir.

Pero, ¿qué fue lo que más causó revuelo general cuando se anunció el estreno de la película el año pasado? Sin ir más lejos, la elección del actor y cantante Jared Leto para personificar al "Joker" (el "Guasón", en español). Este villano, el más querido y entrañable del cine y los cómics, padecerá por siempre las discusiones sobre qué actor lo interpretó mejor en la historia de la saga Batman. Leto asumió haber sentido una presión enorme por superar el trabajo hecho por su antecesor Heath Ledger, el actor que fue el Joker en "Batman, el Caballero de la Noche", y que se arraigó en los corazones de todos los adeptos al género, tanto por su minucioso y brillante trabajo en meterse en la piel de un psicópata, como por su muerte dudosa tan sólo unos pocos meses después de terminar la filmación de la película.

¿Qué es lo que lo hace tan simpático y apasionante al personaje? Remontando a sus orígenes, está inspirado en su idea general y aspecto en particular en el protagonista de "El hombre que ríe", novela de 1869 de Víctor Hugo. El mismo es un noble que se niega a besar la mano del déspota rey de Inglaterra Jacobo II, razón por la cual es asesinado por uno de sus bufones, y su hijo desfigurado quirúrgicamente.

El Joker es, justamente, una especie de payaso accidental. Se viste en colores, es extrovertido, se maquilla, se ríe de lo cruel, pero toda su parafernalia parece provenir de un terrible pasado. Él mismo cuenta múltiples accidentes distintos para justificar su característica cicatriz de las comisuras de los labios, que sella su gesto en una sonrisa constante y temible. Su personalidad manipuladora se expresa también en cómo modifica su verdad, haciéndolo en un hombre sin pasado y esquizofrénico, lleno de tragedias personales. Estas combinaciones derivan en el personaje sádico que es, amante del caos y pseudoanarquista, que existe puramente para ser la contra-tesis del héroe encargado de mantener el orden. Siendo así, lo supera intelectualmente a Batman, ya que al no tener remordimientos ni ataduras morales de ningún tipo, su comportamiento es perfectamente libre e impredecible, llegando incluso a adelantarse al accionar de su enemigo.

Numerosos análisis profesionales lo definen a este vibrante personaje como el perfil psicológico de un psicópata/sociópata. A saber, su definición: "El sociópata es el individuo verdaderamente absorbido en sí mismo sin conciencia ni sentimiento alguno hacia los demás y para quién las reglas sociales no tienen ningún significado".

El payaso es internado asiduo de Arkham, el asilo psiquiátrico de Ciudad Gótica. Curiosidad aparte, siendo ésta la ciudad centro de la actividad económica de su país y cuna de la mafia, casualmente sus habitantes con trastornos mentales son tantos, que el centro psiquiátrico ocupa una isla entera. Una reflexión posible es que sin lugar a duda, el contenido de la locura es un tema fascinante para el ser humano, aún siendo esta reflejo de una sociedad alienante en la que sus integrantes son sus propias víctimas, y los villanos, su perfecta creación.







Temas relacionados

Suicide Squad   /    Joker (el Guasón)   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO