Política

ESPIONAJE

El Gobierno dice que el "ciberpatrullaje" seguirá mientras dure la pandemia

Así lo definió Gabriel Fuks, funcionario del Ministerio de Seguridad de la Nación, en una reunión virtual con diputados atravesada por la desaparición de Facundo Castro y los casos de gatillo fácil durante la cuarentena.

Jueves 9 de julio | 00:17

Este miércoles se reunió la comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Diputados. Si bien la reunión estuvo atravesada por la desaparición de Facundo Astudillo Castro y los casos de gatillo fácil que se vienen sucediendo desde el comienzo de la cuarentena, el objetivo inicial era discutir la resolución 144/20 del Ministerio de Seguridad, que habilita la práctica de “ciberpatrullaje” por parte de las fuerzas represivas.

Te puede interesar: Caso Facundo Castro: apartan a la Bonaerense tras darle todo el tiempo para destruir pruebas

El tema se había planteado en abril, cuando la ministra Frederic frente a esa misma comisión habló de la utilización de estos mecanismos con el objetivo de “medir el humor social” en el marco de la pandemia.

Gabriel Fuks, Secretario de Articulación Federal de la Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación, planteó que la principal virtud de la resolución era anular la anterior, habilitada por el Gobierno macrista en el marco de la reunión del G20 que nunca fue publicada en el boletín oficial.

El funcionario defendió la medida planteando que, a diferencia de la anterior, se dio en el marco de un “amplio debate” con organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos. Sin embargo, fueron varias de esas organizaciones las que criticaron públicamente la resolución: por ejemplo el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Además sostuvo que va a seguir vigente mientras dure la pandemia y que después habrá que plantear una ley u otra resolución. En sus intervenciones, todo el oficialismo insistió con que no se trata de prácticas de espionaje, de intimidación pública o de ataques a la libertad de expresión, que la polémica se debía a una frase de la ministra Frederic.

“No se trata de una frase”, planteó el diputado Del Caño cuando tuvo el uso de la palabra. “Se trata de discutir una práctica de décadas de las fuerzas de seguridad. Cuando se propone la utilización de fuentes digitales abiertas eso no solamente es violación a la privacidad sino que también es violación a la libertad de expresión. Primero van a ver las redes sociales, almacenan la información, la analizan y recién ahí ven si es judiciable. Esta resolución no queda ajena al monitoreo que practicaba el macrismo. Constituye una práctica de inteligencia y de espionaje”, sostuvo.

El problema del oficialismo es que no se puede explicar una motivación ajena a la persecución y al espionaje para métodos de este tipo. De hecho se recordó el caso de Kevin Guerra, un joven de Balcarce al que se le hizo una causa por haber tuiteado una ironía porque no había podido cobrar la IFE.

Tampoco dieron una respuesta sobre la gravísima desaparición de Franco Castro Astudillo en la localidad de Pedro Luro, hecho por el cual se sospecha de la policía bonaerense de Berni y Kicillof.

Los diputados de Juntos por el Cambio, que siguen defendiendo a Patricia Bullrich y su “doctrina Chocobar”, se sintieron con la autoridad suficiente como para nombrar el caso y plantear su preocupación.

Así es cómo, quienes defienden el ocultamiento y entorpecimiento de la investigación por la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado, ahora ponen el grito en el cielo por un nuevo desaparecido en democracia. En aquel entonces, no solo se montó una campaña contra el pueblo mapuche, acusándo a sus miembros de “terroristas”, sino que también fueron espiados los propios familiares de Santiago.

Recordemos que todo esto sucede mientras Cambiemos está sumergido en una crisis a partir de las causas por espionaje ilegal durante su mandato, con persecución a periodistas, opositores, organizaciones sociales y hasta funcionarios propios.

Desde la bancada del Frente de Izquierda insistieron con la necesidad de que la ministra se presente ante el Congreso para dar explicaciones por el caso de Castro y por todos los casos de gatillo fácil y de violencia policial que hubo desde el comienzo de la cuarentena: “Luis Espinoza, Ceferino Nadal, Alan Maidana, Lucas Barrios y Facundo Scalzo son algunos de los nombres de víctimas y queremos una respuesta frente a esto”, cerró Del Caño.







Temas relacionados

Facundo Astudillo Castro   /    ciberpatrullaje   /    Sabina Frederic   /    Cámara de Diputados   /    Congreso   /    Ministerio de Seguridad   /    Espionaje   /    Nicolás del Caño   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO