Economía

REUNIÓN DEL GABINETE NACIONAL

El Gobierno anticipa un nuevo año de ajuste

La ministra Bullrich adelantó que los gastos del año próximo serán recortados. El Presupuesto 2017 ya contó con el respaldo de la oposición del FPV y el massismo. Un nuevo ataque tras las elecciones.

Miércoles 7 de junio | Edición del día

Foto: Dyn

El Presupuesto Nacional del año próximo será "austero y con menor peso del Estado sobre la economía", así lo adelantó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tras la nueva reunión del Gabinete nacional, que se realizó ayer. El Gobierno anticipa un nuevo año de ajuste pasadas las elecciones de medio término.

Bullrich destacó que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, indicó las "pautas" para presentarlo el 15 de septiembre ante el Congreso Nacional y afirmó que la reducción será de los subsidios.

La ministra aseguró que "todas las prestaciones sociales, jubilaciones y lo que le llega a la gente estará respetado y en muchos casos incrementados y vamos a ir por el lado de los problemas que nos dejó el kirchnerismo en subsidios y corrupción".

Las promesas de Bullrich se las puede llevar el viento, así ocurrió con el eslogan electoral de Pobreza Cero, cuando en la actualidad hay 8,5 millones de personas en situación de pobreza extrema, o con la continuidad de las jubilaciones de miseria, a pesar de la “Reparación Histórica”.

Recortes para los trabajadores y millones para las patronales

La frase repetida por el Gobierno es “queremos reducir el déficit fiscal”. Ahora bien, desde que asumió Cambiemos la mira en la disminución de ese gasto “en exceso” estuvo puesta sobre los bolsillos de los trabajadores y los sectores populares, en beneficio de los empresarios.

Una de las primeras medidas de Gobierno fue la eliminación y reducción de las retenciones a las patronales del campo, a las mineras y a la industria. Si el Ejecutivo buscaba achicar el déficit, por qué eliminó el impuesto mejorando los ingresos de sectores, que ya habían ganado con la devaluación, medida también realizada por Macri. Según un informe de Cepa, la quita de retenciones representó la pérdida de $ 69.609 millones en recaudación en 2016, suma con la que se podría haber reducido el déficit fiscal a 3,70 %.

En tanto, para reducir el gasto, sí apuntó contra los empleados públicos. Desde diciembre de 2015 a enero de 2017 hubo 74.655 despidos y suspensiones en el sector.

Con el mismo discurso de achicar el gasto, el año pasado también redujo los subsidios del transporte, luz, gas y agua. Se podría pensar que las empresas por años de falta de inversión y un servicio de baja calidad, serían penalizadas con la quita de la ayuda estatal, pero no fue así. Cambiemos compensó a las empresas con los tarifazos, suba que golpeó directo a los salarios.

El Presupuesto 2017 también fue austero, pero los recortes se hicieron en salud, educación, ciencia y técnica y políticas hacia la mujer. La austeridad no fue para todos por igual, los intereses de deuda pública representan en el presupuesto de este año un 10 % del total del gasto proyectado para 2017 (2,53 % del PIB), un porcentaje que superó ampliamente lo destinado a los gastos citados anteriormente.

Te puede interesar: Claves de un presupuesto de ajuste

Además, del Presupuesto Nacional, el Gobierno impuso este año, una paritaria de hambre para los empleados públicos y los docentes cuyos salarios perdieron 15,1 % y 9,9 % respectivamente en 2016.

Ajuste nacional, pero también provincial

Cambiemos no tiene mayoría en el Congreso Nacional, es decir que el Presupuesto de recorte de este año no lo aprobó sólo. La oposición del Frente para la Victoria, el bloque justicialista y el massismo dieron luz verde al proyecto.

En el Senado obtuvo 59 votos a favor y sólo 8 en contra. Los senadores del Frente para la Victoria, que vale aclarar tienen mayoría, como Abal Medina, Alperovich, Pichetto entre varios otros, aprobaron dicho Presupuesto. Como afirmó Cristina, son los que “no estuvieron a la altura de las circunstancias”, pero son los mismos a los que convoca a integrar una lista en común de cara a las elecciones de octubre.

Te puede interesar: [INFOLID gráfico] Siete leyes claves para el ajuste y la entrega que el PJ-FpV le votó a Cambiemos

Por su parte, el massismo acompañó al Gobierno en cada medida, como lo definió De la Sota, su espacio fue de una “oposición responsable”.

El ajuste también tuvo otros garantes, la tegua que la burocracia sindical le concedió al Gobierno a pesar de la gran demostración de fuerzas de los trabajadores en el paro nacional, y los gobernadores de todo el arco político, los mismos que apoyaron los tarifazos, y los que presionaron al Senado para que salieran las leyes que necesitó el macrismo.

El recorte del gasto no fue exclusivo de Cambiemos. En la provincia de Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, también llegó el ajuste y reprimieron a los trabajadores que reclamaban por sus salarios adeudados. Pactó una ayuda con el Gobierno Nacional a cambio de un plan de ajuste hasta el año 2019.

El Gobierno prepara un nuevo ataque sobre los trabajadores y para eso cuenta con una estrecha colaboración de los distintos partidos del régimen para sostener la gobernabilidad. Sólo la izquierda puede construir una alternativa junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud para enfrentar los planes de Cambiemos y sus aliados.






Temas relacionados

Presupuesto 2017   /    Patricia Bullrich   /    Gasto público   /    Déficit    /    FpV   /    Mauricio Macri   /    Ajuste   /    Presupuesto    /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO