Política

ELECCIONES 2015

El Frente de Izquierda y la “primera vuelta”

El FIT enfrenta varios desafíos electorales hasta las PASO de agosto y las generales de octubre. Los distritos “fuertes” y la trascendencia de sus resultados en un año electoral que se define en “cuatro vueltas”.

Fernando Rosso

@RossoFer

Sábado 11 de abril de 2015 | Edición del día

Fotografía: Enfoque Rojo // VierjaPh

En un artículo reciente de El Estadista, Andrés Malamud abonó la idea de que las próximas elecciones nacionales se definen en cuatro vueltas. Según esta lectura, la primera vuelta se construye en las elecciones provinciales que se extienden hasta agosto cuando se realizarán las PASO para la elección presidencial y de legisladores nacionales. Antes de ese mes habrá comicios en Salta, Santa Fe, Mendoza, Neuquén, ciudad de Buenos Aires y Córdoba. Además, hubo y habrá elecciones en varias capitales provinciales y algunos municipios.

Según Malamud, los resultados de estas elecciones marcarán tendencia y sobre todo serán útiles para ordenar a la oposición.

Con estos parámetros pueden pensarse las perspectivas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) que integran el PTS, el PO e IS, y que en el año 2013 dio un salto cualitativo en el escenario nacional obteniendo cerca de un millón trescientos mil votos.

En los procesos electorales municipales que se realizaron en lo que va del 2015, el FIT consolidó su espacio político-electoral.

El interrogante abierto gira en torno a cuál será la influencia definitiva de los resultados en las “subnacionales” adelantadas (la “primera vuelta” de Malamud), sobre las PASO de agosto y las generales de octubre, fecha en la que se eligen -además de presidente y vice-, los diputados que irán al Congreso de la Nación. Si bien, distintos estudios de opinión que miden las posibilidades presidenciales del FIT lo ubican hoy entre un 2 y un 4% de intención de votos, la cuestión a definir es qué tendencias pueden marcar los resultados que obtenga en las elecciones previas en las que su despliegue electoral está muy por arriba de estos guarismos, y en las que ya está logrando resultados que superan ampliamente esos pronósticos.

Para esto es necesario describir el panorama de algunos de los distritos “fuertes” en los que intervino o intervendrá el FIT de aquí hasta agosto.

El año se inauguró con las elecciones primarias para intendente en la capital de la provincia de Mendoza, el pasado 22 de febrero. Allí el actual diputado nacional, Nicolás del Caño (PTS), encabezó la fórmula del FIT que obtuvo el 14% de los votos, un resultado inédito para la izquierda radical en una elección para una jefatura municipal. Las generales de esa elección se realizarán el próximo 3 de mayo, en el marco de que varias listas no pasaron las PASO (entre ellas algunas de izquierda como el MST) y que dentro de los cuatro candidatos del kirchnerismo se impuso el identificado con el “sciolismo”. Así las cosas, es muy probable que esos resultados del FIT se amplíen. En el medio, el próximo 19 de abril, habrá elecciones a gobernador. La hoy senadora provincial, Noelia Barbeito (PTS), es la candidata a la gobernación y el último estudio realizado por la consultora Diagnóstico y Análisis que dirige Santiago Alé, la ubicó en un cuarto lugar con un 7,03%, creciendo casi tres puntos en dos semanas (en el inicio de la campaña cosechaba 4,67%). Además de estos resultados de las PASO, el 21 de junio serán las generales de esta misma elección y el FIT, de confirmarse estas tendencias, estará consolidando uno de sus bastiones (el otro es Salta).

En Salta habrá elecciones provinciales el próximo 12 de abril. Allí en el año 2013 el FIT-PO obtuvo 18% a nivel provincial en octubre y en las elecciones locales en Capital logró un histórico 27% ubicándose primero en ese departamento. Este año la elección presenta un escenario de mayor polarización entre el binomio Romero-Olmedo y la dupla Urtubey-Isa. Pese a que este panorama y el carácter ejecutivo del proceso electoral actual pueden afectar el resultado, una encuesta reciente de Weinsteiner Consulting ubica al diputado Pablo López (PO), candidato a intendente por la Capital, con un nada despreciable 12% de intención de votos. Más allá de los pronósticos y los eventuales vaivenes de los resultados, es muy probable que el FIT mantenga un piso alto en esta provincia.

En Neuquén, el FIT obtuvo en el año 2013 el 9,89% de los votos en toda la provincia y en el departamento de Confluencia que incluye a la capital, Centenario, Plottier, Plaza Huincul y Cutral-Có, logró un 11,4%. Las elecciones son el próximo 26 de abril (aquí no rige el sistema de PASO) y el carácter ejecutivo de la elección puede hacer variar estos resultados. Sin embargo, incluso si bajase de esos porcentajes, el FIT se encuentra ante la posibilidad de consagrar dos diputados provinciales, ampliando su representación parlamentaria actual (ocupa una banca en la Legislatura local). En los recientes comicios en el municipio de Chos Malal obtuvo el 6,30% y el próximo domingo 12 de abril habrá elecciones en Zapala.

En la provincia de Córdoba, uno de los tres distritos más importantes del país, las elecciones se realizarán el próximo 5 de julio (tampoco hay PASO locales). En el año 2013, el FIT obtuvo en las elecciones para diputados nacionales por la provincia, un 7,48% de los votos. Los resultados le otorgaban la última de las nueve bancas que se disputaban y denunció fraude porque fue cedida al radicalismo. Políticamente, hay un amplio espacio para el FIT por la crisis de los históricos espacios de centroizquierda. En el último tiempo se confirmó el giro hacia la derecha de Luis Juez (aliado a Macri) y el fracaso de Carolina Scotto, una figura “progresista” con la que el kirchnerismo había logrado romper su techo del 10% y llegar al 15%, y que terminó renunciando a su banca de diputada nacional a poco de asumir. En un trabajo difundido en marzo pasado, la consultora que conduce Gustavo Córdoba le dio en un posible escenario, un 7,9% a la fórmula encabezada por la histórica legisladora de la izquierda cordobesa, Liliana Olivero (IS), acompañada por Hernán Puddu (PTS). En otro escenario medía cerca del 5%. Con cualquiera de estos resultados ampliaría su representación parlamentaria local (hoy cuenta con una banca en la Unicameral), podría obtener dos o tres legisladores y vuelve a tener posibilidades de disputar una banca en la cámara baja de la nación en octubre. En las recientes elecciones locales en La Falda, el Frente obtuvo un 7,8%.

En síntesis, es muy probable que en varios de los distritos donde se realizan elecciones antes de las PASO, el FIT obtenga resultados que van de buenos a muy buenos (Mendoza o Salta) y es factible que amplié su representación parlamentaria.
En ese marco, quedará por constatar si podrán marcar una tendencia e influenciar en la propia elección nacional una vez que el FIT defina su fórmula. Hasta hoy presentó dos pre-candidatos para la presidencia, Jorge Altamira, histórico dirigente del PO y el joven diputado Nicolás del Caño del PTS, que viene de revalidar su apoyo electoral en las municipales de Mendoza Capital.

En todo caso, su apuesta política estará centrada en nacionalizar los buenos resultados de las elecciones previas, con el objetivo de traccionar de abajo hacia arriba, haciendo pesar en las presidenciales las conquistas logradas en las muy probablemente destacadas performances que obtendrá en su “primera vuelta”.

Publicado en el quincenario “El Estadista” N° 119







Temas relacionados

Elecciones 2015   /    FIT   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO