Internacional

CHILE

El Frente Amplio chileno y la reforma educativa que rechaza el movimiento estudiantil

La Cámara de Diputados de Chile, votó a favor del proyecto de Reforma a la Educación Superior. Así, el gobierno de Michelle Bachelet logra avanzar con una reforma que rechazan los estudiantes.

Francisco Flores

Estudiante Derecho U. de Chile Militante PTR

Viernes 21 de abril | Edición del día

Hace unos días los votos de los diputados de la “bancada estudiantil” Camila Vallejo (del Partido Comunista que integra la coalición de gobierno Nueva Mayoría) y Giorgio Jackson (del Frente Amplio) habían sido claves para que se rechazara el proyecto del gobierno en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. Sin embargo, el pasado lunes lo fueron para aprobar la admisibilidad de la reforma más emblemática del gobierno en la votación en la Cámara. ¿De dónde viene este cambio en la votación?

Las presiones de la coalición gobernante Nueva Mayoría sobre el Frente Amplio, surtieron efecto. La coalición que agrupa a las organizaciones de Gabriel Boric (Movimiento Autonomista) y Giorgio Jackson (Revolución Democrática), se había pronunciado en contra la reforma educativa presentada por el gobierno.

Sin embargo, los votos de Boric y Jackson, además del voto oficialista Camila Vallejo, fueron determinantes para que fuera declarada admisible la reforma.

El movimiento estudiantil ha dejado claro que la reforma se aleja completamente de las demandas que desde 2011 vienen exigiendo los estudiantes en las calles: no se termina con la lógica de endeudamiento ni se consagra la educación como derecho universal garantizado para todas y todos. El Estado seguirá financiando el negocio de privados. Tampoco se consideró la demanda de condonación de las deudas.

Este hito marca un antes y un después en la forma que desarrolla su política el Frente Amplio. La coalición emergente ha instalado como candidata a presidenta a Beatriz Sánchez, periodista que en pocas semanas ya supera los dos dígitos en las encuestas. El frente de Gabriel Boric, había anunciado que no será el salvavidas de la Nueva Mayoría en una eventual segunda vuelta en la elección presidencial. Pero lo cierto es que este lunes fueron ellos los que salvaguardaron al gobierno.

Esta contradicción se expresa en las propias palabras de Gabriel Boric, quien manifestó que “este proyecto no está a la altura”, a la vez que votaba su aprobación, asegurando que “no vamos a ser quién para obstaculizar este proyecto”.

La justificación que dieron desde el Frente Amplio para dar sus votos, fue la promesa de la ministra Delpiano de acabar en el 2018 con el llamado Crédito con Aval del Estado (CAE) que tiene a miles de estudiantes endeudados de por vida. Sin embargo, esta promesa vaga no significará el fin del endeudamiento de miles de estudiantes, puesto que será reemplazado por otro tipo de crédito.

La tesis levantada por las actuales dirigencias del movimiento estudiantil (cuyos principales referentes militan en el Frente Amplio), que apuesta por "incidir" al interior del parlamento a través de indicaciones a la ley, ha mostrado un primer revés. En un año marcado por las elecciones, la CONFECH (Confederación de estudiantes universitarios) debería levantar un plan de acción y movilización, de la mano con otros movimientos como Ni Una Menos y No + AFP, para pronunciarse firmemente contra la aprobación de la reforma.

En ese sentido, es necesario que las federaciones, centros de estudiantes y organizaciones políticas de izquierda que compartimos la necesidad del rechazo a la reforma y la exigencia de una educación gratuita ahora, comencemos a articularnos y organizarnos para preparar los próximos escenarios de votación y movilización; para generar fuerza material que permita que este sector se pronuncie claramente, en las calles y con movilización, en rechazo a la reforma neoliberal.








Temas relacionados

Giorgio Jackson   /    Boric   /    Chile   /    Reforma educativa en Chile   /    Frente Amplio   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO