Política Chile

TRIBUNA ABIERTA

El Estado y el Tribunal Constitucional

Estas últimas semanas hemos visto pasar una serie de ataques a cerca de un mes de asumido el nuevo gobierno de Sebastián Piñera, en específico a las lánguidas conquistas que se lograron con el anterior gobierno de la Nueva Mayoría. Desde el protocolo por objeción de conciencia por aborto, pasando por la creación de una policía especial para reprimir al pueblo mapuche, hasta el ultimo fallo del Tribunal Constitucional que permite que los controladores con fines de lucro puedan ser parte de los órganos directivos de las universidades.

Jueves 29 de marzo | 07:49

Los ataques, en seguidilla, han venido a golpear sucesivamente a los movimientos sociales que los sustentaron; por un lado, al movimiento de mujeres, que estos últimos 4 años, pelearon por acceso al aborto legal, seguro y gratuito, y que fue reconducido a una ley de aborto en tres causales, con todas las seguridades para la agenda valórica de la derecha mas reaccionaria.

En tanto, la demanda histórica del movimiento estudiantil, de educación pública y gratuita, fue transformada en una beca de acceso más amplia, y siguió dejando la puerta entreabierta al lucro bajo el sistema de triangulaciones de ganancias, y que hoy el Tribunal Constitucional vino a simplemente a abrir la puerta de par en par, pasando por encima de la ley que el ex oficialismo califica como el corazón de esa reforma, cosa que no es tal.

El Estado

Ya en los inicios del joven Estados Unidos, se delineaban los primeros atisbos de sellos de seguridad contramayoritarios, que marcarían la pauta al resto de países. En el sentido que si los organismos del Estado no sirviesen a los intereses de los fundadores de la joven república, existiría otro ente que pudiese reasegurar el control jurídico, siendo el rol tradicional del poder Judicial estadounidense y anglo.

En el constitucionalismo de tradición continental, el Tribunal Constitucional es un ejemplo de ese reaseguro de control de mayorías.

Bajo las banderas del marxismo, el Estado no es neutral, o no es un ente que se pone por encima de las clases para hacer de arbitro de sus contradicciones, al contrario, tiene un carácter de clase, sirve a una clase. Ya Engels mencionaba certeramente en el Manifiesto que ”el gobierno del estado no es más que la junta que administra los negocios comunes de la clase burguesa”.

Que quiere decir esto que puede sonar tan general, que la protección del Estado de punta a cabo de todo su aparato administrativo como también represivo, y de eso en Chile si que sabemos, es la defensa de la propiedad privada, entendiendo esta última como aquellos beneficios que se obtienen del trabajo ajeno.

El tribunal Constitucional

Volvamos al principio. ¿Cuál es entonces la lógica detrás de este fallo del TC sobre el lucro? ¿Por qué lo declara inconstitucional? ¿Qué subyace a toda la lógica del Estado? ¿Qué subyace sobre esta última trinchera de la Constitución? Sin miedo, la propiedad privada.

Pierde su carácter si no fuera asi, no es una institución antidemocrática, o retrograda, o que no tienen otros países como mencionan algunos, es como funciona, o como debería funcionar. Si está en cuestión un negocio que se pone por encima de la industria salmonera y la farmacéutica en ganancias en Chile, el Estado tiene que responder, tiene que hacer lo que tiene hacer, para eso está constituido, para eso mantiene un aparato inmenso, que cuesta millones y millones, sino no tendría sentido.

Extrapolando la situación, pedirle a organismo del Estado, desde el TC, el Ejército, Carabineros, que no cumplan su función de vigilar y supervigilar el normal flujo de ganancias, entonces el Estado y sus organismos perderían su carácter de clase; y más aún cuando el gobierno actual pertenece a esa misma clase, distinto a cuando era administrado por la Nueva Mayoría, que solo buscaba alivianar los aspectos más filados de las “externalidades” mas violentas de una economía como esta.

Que quiero poner en cuestión. ¿Qué se le puede exigir al Estado? ¿Qué no cumpla su rol? ¿O como dice el pensamiento liberal, que el Estado es de todas y todos? Muy por el contrario. Aun así, al estado se le exige su discurso, se le exige todo, y mas aun, pasarle a su control directo todo lo que se pueda, al Estado se le exige todo, se le cuestiona todo.

Organismo para disputar

Pero esto no es absoluto, existen organismos del Estado donde la participación es muy importante, para denunciar y plantear lucha política a los representantes políticos de los empresarios, y de los partidos que se les subordinan como la Nueva Mayoría.

Este es el parlamento, que por sus características permite una independencia política real para denunciar lo que sucede en los mismos pasillos donde se crean esas leyes que gobiernan, en un Estado que esta creado para asegurar las ganancias.






Temas relacionados

Política Chile   /   Tribunal Constitucional    /   Frente Amplio

Comentarios

DEJAR COMENTARIO