Política

CRIMINALIZACIÓN DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

El Estado, que mata impunemente, extraditó a Jones Huala como si fuera un peligroso criminal

Macri, Piñera y Bachelet obtuvieron la imagen que querían. El lonko mapuche fue enviado a Chile pese al pedido en contrario de la propia ONU y con un operativo que no ahorró en humillaciones y maltratos.

Daniel Satur

@saturnetroc

Miércoles 12 de septiembre | 15:58

Así trasladaron a Chile a Facundo Jones Huala - YouTube

Ayer a la tarde Facundo Jones Huala, lonko de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, fue traslado desde Esquel (Chubut) a una dependencia penitenciaria de la ciudad chilena de Valdivia.

En un video difundido por la propia Policía Federal e Interpol se ve el momento previo a ser subido al avión que viajaría a Chile. La escena recrea los típicos operativos de detención y traslado de peligrosos criminales que inundan las pantallas de televisión y los portales. Nada más alejado de lo que es, precisamente, el lonko mapuche.

Hoy lo esperaban dos audiencias judiciales. La primera ante la Corte de Apelaciones de Valdivia y la segunda ante el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, donde se debería fijar fecha para el juicio por el que se pidió su extradición y donde, como se sabía de antemano, el fiscal Sergio Fuentes Paredes pedirá la prisión preventiva.

Apenas trasladado al país trasandino, Jones Huala tomó la determinación de iniciar una huelga de hambre seca en protesta por el maltrato que viene sufriendo desde hace más de un año por parte de los estados argentino y chileno. La información la enviaron desde Chile el director regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos Federico Aguirre y el abogado Luis Soto Pozo, quien lo patrocina desde ayer. Ambos pudieron visitar al lonko en Valdivia.

Mientras eso sucedía en Chile, en Bariloche la comunidad a la que pertenece Jones Huala manifestaba su repudio a la extradición frente al consulado del país vecino.

Fernando Jones Huala, hermano del lonko, habló con periodistas pasado el mediodía en el centro cívico de la ciudad rionegrina. Allí dijo que su hermano “fue trasladado sorpresivamente por la Policía Federal e Interpol, una decisión que ni siquiera fue transmitida a sus abogadas”.

El joven mapuche agregó que “el Estado argentino desestimó la petición del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de suspender la extradición puesto que se ha denunciado un gran número de ilegalidades e irregularidades con la situación del lonko, este doble procesamiento judicial que no debería suceder en ninguna parte del mundo”.

“La verdad es la realidad y no la mentira que quieren instalar desde hace mucho tiempo los medios de comunicación serviles a los intereses capitalistas”, sentenció Fernando.

Andrea Millañanco, compañera del lonko y miembro de la misma comunidad mapuche, agregó que se enteraron de la extradición por un llamado telefónico de rutina que hicieron para saber cómo se encontraba Jones Huala. “Uno de los internos nos comunicó que hacía cinco minutos, seis menos diez de la tarde, se habían llevado al lonko para extraditarlo a Chile. Enseguida nos comunicamos con la abogada y ella nos confirmó esa comunicación. Desde entonces nadie de su familia pudo comunicarse con él”.

La joven dijo que a Facundo “lo llevaron primero a Mendoza, donde le hicieron el documento de identidad (porque no tenía el documento con él), lo que muestra que había un dispositivo ya previsto. Allí tampoco su abogada Sonia Ivanoff pudo comunicarse con él”.

“Hoy nos informaron desde Chile que derechos humanos de allí pudieron verlo y constatar su situación. También nos confirmaron que desde el momento de su traslado él decidió comenzar una huelga de hambre seca”, finalizó Millañanco.

Imagen Red de Apoyo MAP

Desde la comunidad mapuche denuncian que la Cancillería argentina informó de una manera muy irregular a la ONU que Jones Huala sería trasladado a Chile pese al pedido en contrario del organismo internacional. “El Estado argentino no dio ninguna explicación fundamentada de por qué no cumple con la petición de Naciones Unidas. Y encima no se lo informó directamente al Alto Comisionado de Derechos Humanos sino que lo hicieron a través de Michele Bachelet, quien asumió su cargo en el Alto Comisionado hace menos de 48 horas”.

Precisamente Bachelet fue la que, siendo presidente de Chile, acordó con Mauricio Macri en 2017 volver a detener a Jones Huala y extraditarlopese a que el lonko ya había sido juzgado por el mismo asunto en 2016.

Según información que manejan las mismas comunidades, en las cárceles chilenas hay alrededor de cuarenta mujeres y hombres mapuches. A esa lista de presas y presos políticos se suma desde ayer Facundo Jones Huala.

Ayer el repudio a la extradición del referente mapuche se extendió a nivel nacional por parte de personalidades y organismos de derechos humanos. Sobre todo porque esta persecución y criminalización de los pueblos originarios la realiza nada menos que el mismo Estado que comete mil y un crímenes cotidianos.

Crímenes que van desde el hambre y la precarización de la vida de millones de personas vía el ajuste económico hasta la represión directa, de las que ya fueron víctimas Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, entre otros.







Temas relacionados

Rafael Nahuel   /    Comunidad mapuche   /    Santiago Maldonado   /    Facundo Jones Huala   /    Pu Lof en Resistencia de Cushamen   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Pueblo Mapuche   /    Mauricio Macri   /    Michelle Bachelet   /    Pueblos originarios   /    Libertades Democráticas   /    Río Negro   /    Chubut   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO