Sociedad

LAICISMO

El Estado gasta 100 millones de euros al año en profesores de religión

El Estado se gasta por lo menos 100 millones cada año tan solo en profesores de religión de infantil y primaria. La separación de la Iglesia y el Estado, una tarea democrática elemental todavía pendiente.

Carlos Muro

Zaragoza | @muro_87

Martes 3 de julio | 18:01

El cálculo, elaborado por el diario.es, plantea que por lo menos durante los últimos nueve años esta ha sido la cifra de gasto para esta franja educativa. Por tanto, no se tiene en cuenta el resto de franjas educativas, que incluyéndolas aumentaría considerablemente sin contar además el resto de partidas que recibe la iglesia por parte del Estado.

Además, según el mismo diario, en Andalucía el Ministerio de Educación, que es quien contrata a los profesores de Religión de Infantil y Primaria, llevaba tres años pagando a maestros que no dan clases, pero siguen acudiendo a su centro y cobrando. Antes del cambio de Gobierno, el Ejecutivo de Susana Díaz envió al ministro del PP Íñigo Méndez de Vigo un informe donde se revelaba esta situación.

Según el Ministerio de Educación el Ejecutivo tiene competencias para contratar a profesores de Religión que, no perteneciendo a los cuerpos de funcionarios docentes, imparten la asignatura en centros públicos de educación Infantil y Primaria en Andalucía, Aragón, Cantabria, Canarias, así como de todos los niveles educativos de Ceuta y Melilla y de los centros educativos nacionales en el extranjero. En estas comunidades autónomas es el Gobierno central quien les abona directamente las retribuciones salariales a los profesores.

Por la separación entre la Iglesia y el Estado

Frente a esta situación, el rechazo a toda intromisión de la machista, lgtbifóbica, misógina y franquista Iglesia Católica en la vida pública es una reivindicación elemental de cualquier formación que pretenda, no ya defender un programa anticapitalista y revolucionario, sino mínimamente democrático.

A pesar de su notoria decadencia, la Iglesia Católica es una institución que fue “cuidada” por el franquismo y mantenida por el régimen del 78, permitiéndole hacer negocios con la educación –mediante la privada y concertada, ya que la mayoría de estos centros son de su propiedad- y así seguir monopolizando la educación.

La separación completa del Estado y la Iglesia es aún una tarea democrática elemental por lograr. En tan solo en nueve años el Estado ha regalado a la iglesia una media de 100 millones de euros, es decir unos 900 millones sin contar el resto de subvenciones. El Estado paga a una institución que protege a pederastas y homófobos, y no gasta ni un céntimo en algunas de las reivindicaciones que el movimiento lgtbi plantea en la educación pública.

Es por ello incomprensible que ningún partido de la izquierda parlamentaria levante la completa separación de la iglesia y Estado y en particular la eliminación de los convenios con el arzobispado de 2012 y 2017.

La campaña impulsada por el Sindicato de Estuantes de Izquierda – Contracorriente en la Universidad de Zaragoza, junto a diversos colectivos de estudiantes, PAS y PDI, contra el convenio firmado el 2012 entre Unizar y el Arzobispado de Zaragoza, es un pequeño pero aleccionador ejemplo de lo que hace falta.

Cuan oportuno sería que esta campaña trascienda el espacio universitario y abra el camino a un cuestionamiento más profundo, que ligue la lucha por una educación pública y gratuita a la lucha por la laicidad completa de la educación. Un cuestionamiento cada vez más arraigado en la juventud como pudimos comprobar en la huelga general de 8M.

Romper con los profundos lazos y privilegios que unen el Estado español con la Iglesia Católica requiere de un programa que elimine todos los privilegios de esta institución y que suponga el fin de la financiación pública de la Iglesia, la derogación de los pactos Iglesia y Estado, el cierre de los espacios de culto dentro de los espacios públicos, la proclamación de un Estado laico y la expropiación del patrimonio y los espacios públicos ahora en manos de la Iglesia.






Temas relacionados

Universidad de Zaragoza   /   Zaragoza   /   Iglesia Estado Español   /   Religión   /   Iglesia Católica   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO