Mundo Obrero

CRISIS EN LA CGT

El Barba Gutiérrez renuncia a la conducción de la CGT y profundiza la crisis

Ante la votación de la reforma previsional que representa un robo para los jubilados, el rol de dador de gobernabilidad que viene ejerciendo la CGT, que recién el lunes (después de idas y vueltas), llamó al paro –sin movilización- obliga a re acomodamientos, como la renuncia del histórico líder de la UOM Quilmes a la Secretaría de Interior.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Miércoles 20 de diciembre de 2017 | Edición del día

Al día siguiente de que los diputados de Cambiemos, junto a sectores del Peronismo y algunos partidos provinciales aprobaran el robo a jubilados, tras la brutal represión a manifestantes y con los ecos de las cacerolas golpeando contra esta reforma, el Barba Gutierrez se despega del triunvirato que conduce la CGT anunciando su renuncia a la conducción.

Ese día el gremio que conduce se hizo presente en la multitudinaria marcha a la Plaza de los dos Congresos, y se mantuvo, junto con obreros del Astillero Río Santiago, trabajadores de Pepsico, la izquierda, y otras organizaciones sociales soportando la represión de la Policía de Cambiemos.

Ya en agosto de este año, el “Barba” comenzaba los gestos de distanciamiento con el triunviro que conduce la CGT, en la marcha convocada por la CGT, llamada por los medios “efecto Pepsico”, por los hechos de represión contra los obreros en el desalojo a trabajadores de esa fábrica que cerró ilegalmente dejando más de 350 trabajadoras y trabajadores en la calle. En esa marcha, convocada contra los despidos y las medidas del Gobierno, Gutiérrez hizo declaraciones argumentando que “hay que estar con las bases”.

El “Barba”, ocupa el sillón de secretario General de la UOM Quilmes desde hace más de 30 años que fue intendente de esa localidad del conurbano por el “Polo Social”, una colectora kirchnerista, hasta 2015.

Mención particular merece el enfrentamiento de Gutiérrez con el moyanismo debido a que durante su intendencia le quitó al clan de camioneros el negocio millonario de la recolección de residuos, para pasar a estar en manos del municipio controlado por él. Pero en esa negociación entre Pablo Moyano y el ex intendente, los trabajadores preservaron sus puestos de trabajo pero con un sueldo menor que iba de $8.000 a $12.000.

En las últimas elecciones apoyó a Randazzo en la interna del PJ. Tal vez por fino olfato de auto preservación, terminó el último martes apartándose de la conducción cegetista, que con el trío Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña viene siendo el principal factor de freno para que los trabajadores puedan expresar el enorme rechazo a las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri, que tuvo en estos días su peor capítulo con la votación de la ley previsional.

Dos años de políticas anti obreras y anti populares, con solo un par de marchas (que de todos modos fueron multitudinarias por el rechazo que despiertan), sin un plan de lucha, sin paros que permita mostrar el inmenso rol social y económico que tiene la clase trabajadora que puede paralizar desde las transferencias bancarias, las comunicaciones, pasando por la fabricación y traslado de mercancías, los aeropuertos, el transporte, en alianza con los sectores populares.

Francisco, el “Barba” Gutiérrez, vino siendo parte de esa inmensa tregua, respondiendo a Caló -secretario general de la UOM- quien dejó pasar los miles de despidos en esa rama de la industria, 17.600 despidos y suspensiones desde diciembre del 2015 hasta solamente principios de este año. Sin hablar de la precarización laboral que campea (en esa rama de la industria), sobre todo en las Pymes, entre los jóvenes obreros.

Hay que estar con las bases planteó el “Barba” cuando en una de las marchas de la CGT no subió al palco con el triunvirato y se quedó abajo, en la columna de su sindicato.

Gutiérrez es un viejo conocedor de la política en general y del peronismo en particular, y esta movida puede obedecer a la necesidad de preservarse debido al fuerte descontento entre la población tanto sobre esta ley previsional (que el gobierno logró votar, pero hizo cambiar el humos social), como a cerca de la discusión que se viene a principios del próximo año: la reforma laboral.







Temas relacionados

Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO