Sociedad

CORRUPCION POLICIAL

El 64% de los mendocinos desconfía de la policía provincial

Según datos de la encuesta de victimización realizada por el Gobierno provincial, sólo el 36% confía en la policía. Según el Procurador, la corrupción podría ser la explicación.

Martes 13 de junio | 10:12

El gobierno de Mendoza presentó los resultados de la Encuesta de victimización 2016, realizada en el Gran Mendoza. Entre los datos más destacados, se encuentra que el 64% de los mendocinos y mendocinas desconfía de la policía provincial.

El gobierno presentó los resultados de la encuesta como parte de su discurso de mano dura y represión, haciendo énfasis en la cantidad de delitos que se denuncian y la “sensación” de inseguridad que hay entre la población encuestada. De la encuesta, se desprende que el 70% de la población encuestada opina que puede ser víctima de un delito en el transcurso del año; sin embargo, el 77% de los encuestados no fue víctima de ningún delito en los últimos doce meses.

Desde su asunción, el gobernador Cornejo puso en el centro de su discurso el “combate” a la inseguridad y el represtigio de una fuerza policial cuestionada por los casos de gatillo fácil y la corrupción. Millones de pesos “invertidos” en tecnología y equipamiento para las fuerzas represivas son parte del relato del gobernador, que se vió reforzado por las constantes menciones a “los privilegios” de las personas privadas de su libertad y su proyecto para obligarlos a trabajar para el estado.

Sin embargo, casi dos años de publicidad en las redes sociales y declaraciones grandilocuentes del gobernador no pudieron revertir lo obvio: la Policía de Mendoza es parte de redes de corrupción y escándalos que son bien conocidos por los mendocinos y mendocinas.

Entrevistado por el Diario MDZ, el procurador Alejandro Gullé reconoció que el alto índice de desconfianza en la fuerza provincial se debe a los casos de corrupción. "Las noticias que más se remarcan son las de los policías que se desvían y cometen un ilícitos. Pero es una fuerza de 9.000 personas, y que un par se vayan al lado del delito no es justo para juzgar a toda la institución", trató de justificar Gullé.

Lejos de ser “un par de manzanas podridas”, la policía de Mendoza tiene una larga trayectoria de escándalos asociados al delito y la corrupción

Hace exactamente un año, el inspector Aníbal Luna y Néstor Miranda, de la comisaría 49 de Maipú, y Marcelo Amaya, auxiliar de la UEP de Maipú son tres de los cuatro policías detenidos y procesados por un secuestro extorsivo realizado en el mes de Febrero en nuestra provincia. En ese mismo mes de Junio, la propia Inspección General de Seguridad tuvo que pasar que pasar a “pasiva” y sumariar a cuatro comisarios acusados de negociados por $10 millones por mes. A raíz de estos casos, el Ministro de Seguridad Gianni Venier y la IGS habían afirmado que seguirían investigando, porque se detecta “una irregularidad por semana”.

Los escándalos de la policía provincial continuaron cuando nombraron como Jefe Departamental a un policía acusado de violencia machista. El comisario Marcelo Esquivel tenía una sanción administrativa por violencia contra su pareja, por la cual se encontraba inhabilitado para portar su arma reglamentaria y el uniforme. Pese a la sanción, Esquivel siguio cumpliendo sus funciones como comisario y luego fue ascendido al Cargo de Jefe Departamental.

Te puede interesar: Internas y asociaciones ilícitas en la Policía de Mendoza

A fines del año pasado, la Policía volvió a ser “noticia” cuando acusaron a dos policías del robo de armas y municiones de un depósito de la Unidad Especial de Patrullaje de Godoy Cruz. Y este año, nuevamente la “familia policial” se volvió a ver envuelta en un escándalo cuando cinco miembros de la fuerza fueron separados por una estafa millonaria con falsas cargas de combustible a patrulleros.

En resumen, las pocas “manzanas podridas” resultaron ser más de una por día: 381 policías y 37 comisarios sólo en el último año por diversos hechos delictivos.

A los conocidos por todos casos de corrupción y participación en el delito, la Policía de Mendoza es famosa por los casos de gatillo fácil. En Mendoza, en el período 1983-2014, se produjeron 231 casos de gatillo fácil, lo que ha llevado a la provincia al tercer lugar entre las provincias de mayor incidencia en esta temática. Los casos recientes más resonantes fueron los asesinatos de Nicolás Barrera en 2014 y de Leonardo Rodríguez (muerto en dudosas circunstancias en una comisaria, luego de ser detenido por averiguación de antecedentes) en 2015, ambos en el departamento de Godoy Cruz.

También podes leer: Gatillo fácil en Mendoza, los números de la impunidad

La Federal, casi igual

En la encuesta difundida, también se consultaba por la imagen del resto de las fuerzas de seguridad y el Poder Judicial. Si bien, el récord de desprestigio se lo llevó la policía local, la mitad de los mendocinos y mendocinas también desconfían de la Policía Federal. Por encima de ese promedio, sólo se encuentran el Ejercito y la Gendarmería, una fuerza que no actúa en el ámbito del Gran Mendoza, y que también es conocida nacionalmente por sus ligaduras a bandas narco y redes de trata. Fue la “fuerza estrella” del menemismo (que se cobró varias vidas en represiones) y que los K usaron para reprimir y hasta para espiar a las organizaciones de izquierda, como con el denunciado Proyecto X. Por si fuera poco, es la fuerza que esta semana fue usada para garantizar el carneraje del gobierno cordobés a la gran huelga de la UTA, militarizando los colectivos y troles.






Temas relacionados

Policía de Mendoza   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO