Mundo Obrero

TUCUMÁN

El 25 hay que parar el país y comenzar un plan de lucha

Reproducimos la declaración de la Agrupación Marrón Docente de Tucumán hacia el paro nacional del 25 de junio.

Sábado 23 de junio | Edición del día

El lunes 25 hay que paralizar todo el país para rechazar el acuerdo con el FMI, que significa un brutal ajuste. Implicará recortes de presupuestos y despidos de trabajadores estatales y otro saqueo a las jubilaciones. Esto profundiza el ataque que vivimos los trabajadores con la devaluación, que provoca que los precios se dolaricen, generando una inflación que hasta el mismo gobierno reconoce que va a rondar el 30% o que lo puede superar. Así el 17 % de aumento que recibimos los docentes, 8 % hasta los primeros días de octubre, están muy lejos del costo de vida real, el de todos los días, del pan, la carne, el combustible que ya son casi inalcanzables. Como si fuera poco, Macri dice que los tarifazos todavía no terminaron. Vemos a diario como nuestras condiciones de vida y la de las familias de nuestros alumnos empeoran. Por todo esto hace falta un plan de lucha para enfrentar el ataque al conjunto de los trabajadores.

La CTERA sacó un comunicado desde Chubut, reproducido por APEM y ATEP adhiriéndose al paro, pero llamando a la docencia a quedarse en la casa. Quieren un paro "dominguero" para que no se sienta la fuerza que tiene la clase trabajadora.

Así, ni la CTA ni la CGT están a la altura de defender nuestros derechos. Por eso exigimos que el paro sea activo, con movilizaciones y se llamen a nuevas medidas para enfrentar un ataque que será cada vez mayor.

Esos dirigentes traidores también tienen un objetivo político: quieren ayudar al peronismo a ganar en 2019. Pero si gobernaran veríamos el mismo ajuste encabezado por alguna de las variantes del peronismo, como ya lo vivimos en Tucumán, donde tenemos uno de los salarios más bajos del país y los índices de trabajo precario más altos. ¿O acaso no ha sido el peronismo el que ha acompañado las leyes en el Congreso? Los trabajadores no podemos seguir a los políticos que se dicen opositores pero que cuando les toca gobernar también ajustan. Tampoco unirnos a los “pequeños empresarios” como proponen la CGT y la CTA. Son los mismos que se quejan de las tarifas o las importaciones, pero nos superexplotan y apoyan la devaluación. La unidad que necesitamos es la de la clase trabajadora, de los efectivos, contratados y desocupados, que junto al pueblo pobre somos una fuerza de millones.

El enorme movimiento de mujeres y de la juventud que está surgiendo, acaba de dar un paso importante para conquistar el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Mostró su fuerza en las calles el 13J y en esa marea verde que irrumpe en colegios secundarios, terciarios y facultades, entre las docentes y otros gremios. Las organizaciones obreras deben apoyar esas demandas y pelear por los derechos de las trabajadoras que son las más oprimidas. Y ese movimiento de mujeres y de jóvenes, desde los lugares de trabajo y estudio, tiene que ir por más, tomar en sus manos la lucha del conjunto del pueblo trabajador, sumando fuerzas junto a la clase obrera, empezando por movilizarse y parar el 25 contra el ajuste del gobierno y el FMI.

Para enfrentar el ajuste hay que preparar un plan de lucha nacional, empezando por hacer asambleas en las escuelas, en las que todos los docentes podamos discutir cómo enfrentar el brutal ajuste. La crisis no deja opciones. Son ellos o nosotros. O se afectan los intereses de los grandes empresarios o nuevamente la pagamos nosotros con hambre y desocupación. Esta vez, salvemos de la crisis a los millones que vivimos de nuestro trabajo y que la crisis la paguen los banqueros, terratenientes y empresarios.

Por eso, los trabajadores necesitamos levantar una salida propia.

  •  En primer lugar, rechazando el acuerdo con el FMI y no pagar la deuda fraudulenta. Cada peso que pagamos fue y será a costa del hambre del pueblo, de plata que podría ir a escuelas, hospitales, viviendas y trabajo para todos.
  •  Que se anulen los tarifazos. Pero no para volver a los millonarios subsidios que garanticen las ganancias de las privatizadas. Hay que nacionalizarlas, bajo administración obrera y el control de los usuarios populares.
  •  Hay terminar con los despidos e imponer un aumento salarial de emergencia. Por paritarias sin techo y 30% de aumento con cláusula gatillo. Exigir la estabilidad laboral para nuestro sector y titularización docente.
  •  Y hay que apoyar todas las luchas (Subte, Vialidad, Docentes, Chubut, Cresta Roja, Mondelez, Epec) y defender el derecho de huelga contra los ataques de Triaca.

    Somos más de 14 millones de trabajadores y trabajadoras. Tenemos la fuerza para esta pelea y si recuperamos los sindicatos seremos más fuertes para luchar y ganar.

    AGRUPACIÓN MARRÓN DOCENTE







    Temas relacionados

    La Marrón Clasista    /    Tucumán   /    Educación   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO