HOMENAJE

Eduardo Molina, un compañero maravilloso

En hermosas palabras, el sentido homenaje de una "compañera de trinchera" a modo de despedida de Eduardo Molina, militante de gran trayectoria de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional y del PTS

Miércoles 25 de septiembre | 18:25

Edu nunca tuvo cáncer.

Jamás demostró tristeza, ni ira ni mucho menos resignación. A veces sentía que el estaba mejor que yo, y mejor que muchos.

Los días que me tocaba ir a su casa, eran los días que yo más leía todas las noticias (por las dudas), ya que cuando llegaba, sabía que me iba a preguntar, porque él siempre quería saber mi opinión y compartir la suya. ¡Qué afortunada me siento!

Podés leer: Eduardo Molina, ¡hasta el socialismo siempre!

Obviamente, cuando nos conocimos, surgieron las preguntas comunes entre compañerxs, como "¿desde cuándo y dónde militas?" Esa no puede faltar. Son nuestras primeras charlas, las que tenemos en el PTS, como cuando andamos por alguna marcha y conocemos a alguien nuevo. Y de ahí nadie se quiere callar y hablamos y hablamos.... es que para lxs que militamos hace un tiempo esos primeros días de militancia, con el tiempo se empiezan a transformar en tesoros invaluables de la memoria.

En las charlas ue manteníamos, Eduardo me decía: "¿y Yami? ¿Qué andas haciendo?". Yo sabía que el quería que le cuente todo. Automáticamente se ubicaba en posición de hacer equipo, y pensaba conmigo. Yo limpiaba de aquí y de allá, con la cumbia a todo volumen; él escribía, y de a ratos con el noticiero de fondo, se nos salían algunas expresiones fuertes.

Y así eran nuestros días. Yo le contaba con quién discutía, qué tipo de discusiones, cosas así, de la militancia. Y él pensaba conmigo, y algo me devolvía. Yo me iba de su casa muy emocionada porque sus devoluciones te rompían el cerebro.

Lo abrazaba siempre y el respondía al afecto. Se reía, y con Aída, su compañera, nos mirábamos cómplices. Qué compañero maravilloso. ¡Qué gran representante del PTS y el trotskismo!

Me acuerdo que uno de esos días en el sanatorio, viene una enfermera y me pregunta "¿vos quién sos"? Yo lo miro y respondo, "su amiga". Cuando se va, él me dice "vos sos mi compañera, Yami, mi compañera de trincheras" y risas, siempre risas con Edu.

El último día antes de la última operación Edu seguía escribiendo, mirando el noticiero, el celular. Aferrándose a la vida, consciente hasta el final. Nunca dejó de sonreír.

¡Hasta el socialismo siempre, Eduardo!







Comentarios

DEJAR COMENTARIO