Videos

PATEANDO EL TABLERO

Economía: un debate caliente sobre lo que dejan los 12 años kirchneristas

Martes 14 de julio de 2015 | 01:52


ECONOMÍA: UN DEBATE CALIENTE SOBRE LO QUE DEJAN LOS 12 AÑOS KIRCHNERISTAS - YouTube


¿Cuál es el legado económico del kirchnerismo? Bloque 01/03 - YouTube


Relato y realidades del "modelo" : Bloque 02/03 - YouTube


¿A dónde va la economía después del kirchnerismo? Bloque 03/03 - YouTube

Con doce años de gobiernos kirchneristas a punto de cumplirse, el debate sobre la economía que deja el kirchnerismo resulta ineludible.

¿Qué tuvo de nuevo el llamado modelo del que tanto se ha hablado durante el kirchnerismo? ¿En qué medida pesaron las condiciones internacionales favorables como los altos precios de exportación de la soja? ¿Se trato de una década ganada, como afirman desde el gobierno, o una oportunidad pérdida como afirma la oposición? ¿Quiénes fueron los principales beneficiarios de la política económica kirchnerista? ¿Hacia dónde va la economía en el 2016?

Con estas preguntas abrimos el debate en Pateando el Tablero. En el panel, Agustín D’Attellis, economista y miembro de La Gran Makro; Martín Schorr, Sociólogo, Magister en “Sociología Económica”, Docente e investigador Flacso-Conicet; Rolando Astarita, docente de UBA y UNQUI, y Esteban Mercatante, editor de la sección de economía de La Izquierda Diario y miembro del comité de redacción de Ideas de Izquierda. Desde diversas posiciones debatieron sobre el legado del kirchnerismo, los discursos y la realidad de la década, y las perspectivas para lo que viene.

Continuidad con la etapa neoliberal

“Década ganada”. De esta definición partió D’Attellis, para sintetizar el balance del período que va de 2003 hasta hoy. “Se pone a la distribución del ingreso en el centro de la escena”. El economista destacó el rol del mercado interno, el desendeudamiento, y “el hecho de haber cortado vínculo con los organismos de crédito internacionales”. Con esta definición arrancó el debate.

Martin Schorr consideró que “es claro que la economía creció motorizada por sectores distintos” que en los años noventa, y consideró que la economía marcada por los grandes lineamientos del 2003 hasta acá “no es lo mismo que el neoliberalismo desde el punto de vista de la dinámica económica y social”. Sin embargo, se observan desde su punto de vista fuertes continuidades, vinculadas con la política industrial. “Hay muchos aspectos de la herencia neoliberal sobre el entramado que lejos de haberse corregido se profundizaron”. Schorr lo ejemplificó señalando que el déficit en la balanza comercial de la industria (que importa del extranjero más de lo que exporta) explica una parte muy importante de la llamada restricción externa, es decir del freno al crecimiento económico ocasionado por un faltante de dólares, como consecuencia de que los flujos de salida de dólares (importaciones, pago de deuda, fuga de capitales) superan el ingreso de los mismos (exportaciones e inversión extranjera).

Astarita consideró que “en última instancia el cambio (desde 2002) fue en principio de un precio, el tipo de cambio, con la devaluación” de 2002. A partir de allí cambiarían muchos otros precios, entre ellos el salario “que se derrumbo”. Observó que se trata de una industrialización “de raíces muy débiles”, que es lo que explica “por qué se está frenando en los últimos dos años”. Astarita consideró que “los marxistas podemos tener una posición crítica respecto de los gobiernos capitalistas”, por su carácter de clase, pero “podemos considerar una cierta progresividad histórica según si desarrolla las fuerzas productivas o no”. En el caso de la Argentina de la última década, el balance es concluyente: “la estructura atrasada y dependiente del capitalismo Argentino, en lo fundamental no se modificó”.

Mercatante comenzó señalando que Axel Kicillof mostraba, cuando todavía no estaba en el gobierno, que la rentabilidad extraordinaria era la “caja negra” del alto crecimiento argentino, el motor central. Cómo se obtuvieron no es ningún secreto, con el desplome del costo salarial que se produjo en 2002. A modo de síntesis de este período, consideró que desde la llegada al gobierno de Néstor Kirchner se buscó alimentar esta idea de que la mejoría del bienestar de los trabadores –partiendo del bajo piso de 2002- no era incompatible con las altas ganancias sin cambiar sustantivamente las condiciones de atraso y dependencia del país; retomando los compromisos de la deuda, dejando incambiadas todas las conquistas del capital trasnacional. “Esto duró lo que duraron las condiciones extraordinariamente favorables en el plano internacional, y lo que duró hasta que empezaron a agudizarse las contradicciones internas” que emergieron a partir de 2006 y se fueron agudizando.

La política de inversiones, la fuga de capitales y su estrecha relación con las condiciones de la economía argentina, las ambivalencias de una distribución del ingreso, y las perspectivas para el que sucederá a Cristina Fernández, fueron algunos de los puntos centrales de este encendido debate.




Temas relacionados

Videos   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO