ENTREVISTA

ESOA La Dragona: “Les molestamos porque no estamos dentro de sus áreas de poder”

Entrevistamos a la asamblea del ESOA La Dragona, espacio social del barrio de la Elipa de Madrid, bajo amenaza de desalojo por el Ayuntamiento de Manuela Carmena. Hablamos de su situación actual pero también de su trabajo y su análisis del ataque institucional al movimiento okupa de la capital.

Martes 5 de julio de 2016 | 19:32

El ESOA La Dragona surge hace 7 años y medio en un edificio hasta entonces olvidado a las puertas del cementerio de la Almudena. ¿Cuál era el estado del edificio y por qué decidís ocuparlo?

El espacio fue okupado por la gente joven del barrio de la Elipa, hartas de que Madrid fuese la capital de la especulación, de que no hubiese espacios para el barrio y de que la precariedad juvenil cada vez fuese peor. Se okupó por la necesidad de dotar al distrito de un centro gestionado por todxs y para todxs.

El estado del edificio era lamentable salvo a nivel estructural, ya que había sido restaurado entre 1980 y 1990. La gran cantidad de suciedad acumulada debido al nulo uso del espacio, así como su abandono durante años, hizo que ratas, palomas y demás animales llenasen el espacio entre los montones de escombros, jeringuillas y material abandonado. La tarea no fue sencilla pero el estado en el que mantenemos el inmueble en la actualidad compensa con creces el esfuerzo realizado.

¿Qué actividades se llevan a cabo en el espacio desde entonces?

A día de hoy se cuentan con los siguientes espacios y talleres activos: gimnasio, biblioteca, jardinería y huertos, tienda gratis, taller de bicicletas, taller de percusión, taller de informática, cine, taller de política y taller de radio. Aunque por este centro social han pasado otras tantas actividades como: talleres de idiomas, de pintura, de improvisación musical y de danza, locales de ensayo y un estudio de grabación, una ludoteca infantil, etc.

Desde el ESOA La Dragona también se han apoyado campañas de luchas y resistencia ante la represión o el recorte de derechos, ¿queréis hablarnos de alguna de ellas?

Las campañas han sido similares a las que suelen surgir o estar relacionadas tanto a movimientos sociales como al pensamiento antagonista. Desde campañas de apoyo a presas de cualquier estado y nacionalidad, jornadas contra la represión policial, eventos de visibilización de las sexualidades no normativas, a soporte intervecinal sobre asuntos de barrio y apoyo a trabajadores, personas desahuciadas...

Actualmente vuestro trabajo se ve amenazado por la intención de desalojo del Ayuntamiento de Madrid, ¿cuál es la situación?

La orden de desalojo está tramitándose: tras la ultima reunión con la concejala Yolanda Rodríguez, ésta dio vía libre para que la orden siguiese su curso, por lo que estamos a la espera de nueva información.

¿Cuál es vuestra postura y qué líneas vais a seguir frente al posible desalojo que se avecina?

La postura es muy clara y queda reflejada en nuestro comunicado: la okupación no es un fin sino un medio para crear estructuras ajenas al Estado, el ayuntamiento o cualquier "ente" autoritario, sea cual sea su naturaleza.

Nuestra intención es seguir dando vida al espacio, seguir con las actividades que realizamos semana tras semana, con asambleas, jornadas de trabajo... seguir el transcurso normal del ESOA pero teniendo claro que la orden puede hacerse efectiva en cualquier momento. Ya hemos comenzado con una campaña de soporte a la casa y estamos recibiendo mucha ayuda y apoyo por parte de colectivos externos. El viernes 22 de julio tenemos previsto hacer una manifestación que vaya desde el Dragón de la Elipa hasta el ESOA, en donde ofreceremos comida y música a los que se animen a pasar. Ese viernes 22 será el primer día de una semana llena de actividades en la que queremos acercarnos a la gente del barrio, así como gente de otros barrios, para que se acerquen a participar y a conocernos en el caso que aún no lo hayan hecho.

Además de vuestro caso, estamos siendo testigos del derribo del CSOA La Morada, el instantáneo desalojo del CSOA La Osa Morada o la amenaza de desalojo del Solar Maravillas. ¿Por qué ese interés de la Comunidad y el Ayuntamiento en acabar con el uso alternativo de espacios públicos o abandonados?

Creemos que les molestamos. Les molestamos porque no estamos dentro de sus áreas de poder. Los centros sociales okupados y autogestionados son espacios en los que la institución no tiene cabida, espacios de crecimiento colectivo en los que se intenta trabajar sin ningún tipo de opresión. A las instituciones, ya sea las dirigidas por el PP, Ahora Madrid o cualquier otro partido político, esto no les interesa, les es mucho más cómodo y útil controlarnos, saber qué hacemos y qué no, sobre qué aprendemos, sobre qué debatimos, en qué estamos gastando nuestro tiempo.

Quieren tener el poder de evitar que se dé una charla sobre un tema que no les interesa que se hable o que las personas represaliadas no tengan un espacio donde conseguir dinero con eventos para pagar sus multas. Pero gracias a estos espacios okupados que se escapan de los barrotes de las instituciones, este tipo de actividades pueden seguir realizándose.

Teniendo en cuenta la situación del movimiento okupa madrileño ¿creéis en la necesidad de organización y coordinación? ¿Qué respuesta planteáis desde La Dragona?

Creemos en ambas e intentamos llevarlas a cabo. Las respuestas son tantas y tan variadas como las personas que participan en la asamblea del ESOA La Dragona, en el caso de este espacio social okupado.

Mientras los centros sociales sufren la amenaza o realidad del desalojo, el autodenominado Hogar Social Madrid realiza sus actividades xenófobas sin la intervención de las instituciones. ¿Qué opinión os merece el HSM y la falta de respuesta institucional?

Es vergonzoso que existan espacios como el HSM en el que sus miembros realizan agresiones más que reiteradas y en el que se realizan actividades xenófobas, homófobas, machistas y con claros componentes autoritarios sin olvidarnos de su segregacionismo o de su dudosa financiación. De las instituciones, ¿qué podríamos decir?: es desde ellas desde donde se garantiza la mal denominada "paz social" y desde su nombre desde donde se firman las condenas y las condenaciones.

Nosotrxs damos un servicio al barrio, a todo el barrio, no diferenciamos por país de origen ni por tendencia sexual. No privatizamos un espacio para un grupo de gente, lo liberamos para que, desde el respeto y la solidaridad, todxs puedan hacer uso del mismo.

Por último, ¿por qué Madrid necesita espacios sociales como La Dragona?

No es que Madrid o cualquier ciudad necesiten espacios de este tipo: éstos surgen como confrontación colectiva, como respuesta a una realidad cada vez más predeterminada. La okupación de espacios es una herramienta de medios y un fin: una herramienta de medios como protesta ante la propiedad privada, la especulación que surge de la misma y el consecuente autoritarismo que genera en base a que se perpetúa un sistema de esclavismo que empieza desde la educación más temprana, en la cual nos enseñan que una persona triunfadora ha de pasar indefectiblemente por estudios, trabajo asalariado para sostener un consumismo innecesario, por no hablar de otras formas de perpetuación del sistema tradicional, como puede ser el matrimonio. Con la okupación se protesta frontalmente ante ese estilo de vida, demostrando de facta, non verba, que la posibilidad de ejercer el derecho a la existencia fuera del sistema es real y que la autogestión funciona si se da el apoyo mutuo necesario entre personas. Es un fin, además, que es la organización libertaria de personas en igualdad de condiciones y derechos, la autogestión de nuestras decisiones, deseos y vidas propias






Temas relacionados

ESOA La Dragona   /   Okupas   /   Ahora Madrid   /   Autogestión   /   Madrid   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO