Política

NACIONAL

Durmiendo con el enemigo: Macri pidió una solución “amigable” por Malvinas

Luego de la polémica desatada por el acuerdo bilateral firmado con Gran Bretaña, el presidente aseguró que espera una “solución amigable” y afirmó que "hay que bajar ansiedades”.

Miércoles 21 de septiembre de 2016 | Edición del día

“Hay que bajar las ansiedades”. “No hay ningún acuerdo”. Escueto y limitado, como ya es costumbre, Mauricio Macri se refirió así a la polémica desatada por Malvinas y al acuerdo económico bilateral que permite la explotación pesquera e hidrocarburífera de Gran Bretaña en las islas.

El documento fue criticado no sólo por gran parte de la oposición, sino incluso por una parte del oficialismo, ya que el acuerdo borra la pretensión formal de sostener la soberanía argentina de Malvinas en pos de favorecer los intereses de las grandes empresas imperialistas que allí operan. Por las críticas recibidas, en su discurso frente a la Asamblea General de la ONU el presidente debió referirse al asunto y aclarar que espera “resolver amigablemente la disputa de soberanía que tenemos hace casi dos siglos por las Islas Malvinas” y reiteró “el llamado al diálogo” con el Reino Unido. “Hemos dado muestras de interés en avanzar en nuestra relación bilateral, que puede y debe ser mutuamente beneficiosa. Por eso confiamos, también, que será posible activar una solución definitiva a este prolongado diferendo", sostuvo Macri.

“El prolongado diferendo” no es ni más ni menos que el histórico y justo reclamo de soberanía por parte de Argentina sobre las islas, que forman parte integral del territorio nacional y que el imperialismo británico usurpó en 1833. Sutil expresión para referirse a la política colonialista por parte de Gran Bretaña, que no conforme aún pretende avanzar en la mayor expoliación de los recursos naturales de las islas ejerciendo el control de la navegación, la pesca y la extracción de petróleo.

Luego de su discurso, Macri dialogó con Theresa May, Primera Ministra del Reino Unido. Consultado por los periodistas, continuó con su línea argumentativa y afirmó estar “listo para comenzar un diálogo abierto que incluya el tema de la soberanía” y que la mandataria británica estaría “de acuerdo”.

Sin embargo, sus declaraciones no parecen ser más que malabares para salir de la polémica. Tan sólo 6 meses atrás, el Reino Unido había rechazado el dictamen de la ONU que extendía los límites marítimos de la Argentina y reconocía la disputa por la soberanía de las islas. Hace apenas un mes, May había enviado una carta al Gobierno argentino en la cual proponía remover “las medidas de restricción de los hidrocarburos” y ni se mencionaba la palabra soberanía.

El comunicado firmado recientemente de manera conjunta entre Argentina y Gran Bretaña habla de “remover todos los obstáculos que limiten el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas” pero, nuevamente, la disputa por la soberanía brilla por su ausencia. Por si fuera poco, horas después del encuentro entre Macri y Theresa May en la ONU, la canciller Malcorra aseguró que “no se habló de una hoja de ruta” y concluyó que, a pesar de que la soberanía es un tema a debatir, “de ahí a decir que el tema ya está en la mesa y que ya hemos acordado avanzar en el tema, hay un gran recorrido".

Evidentemente, el camino para “volver al mundo” que impulsan Macri y su Gobierno es un nuevo ciclo de entrega nacional y de subordinación frente al capital imperialista. Ninguna solución “amigable” puede esperarse durmiendo con el enemigo.








Temas relacionados

Theresa May   /    Susana Malcorra   /    Gran Bretaña   /    Colonialismo   /    Mauricio Macri   /    Islas Malvinas    /    Reino Unido   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO