Géneros y Sexualidades

SAN ISIDRO

Dos policías intentaron detener a una joven por amamantar a su bebé en una plaza pública

Luego de que intentaran detenerla sin motivo, quiso hacer la denuncia contra las agentes y en la Comisaría de la Mujer, volvieron a burlarse de la joven madre.

Lunes 18 de julio de 2016 | 11:38

La foto es meramente ilustrativa

La semana pasada, Constanza de 22 años tuvo que hacer un trámite en el Banco Nación de San Isidro. Ella tiene un bebé de 9 meses con el que fue a la sucursal bancaria. Pese a tenerlo en brazos, nadie le cedió el lugar para que la atendieran más rápido, así que como el resto de las personas tuvo que esperar más de una hora hasta llegar al mostrador.

Cuando logró salir su bebé lloraba porque tenía hambre, así que cruzó a la plaza, se sentó y pese al frío comenzó a darle la teta al regordete que reclamaba a los gritos su alimento.

Fue entonces cuando dos mujeres policías se le acercaron y le dijeron “¿No sabe que hay una ley que prohíbe amamantar en público?”. A lo que Constanza respondió “Me estás cargando, no sabía cuál es esa ley”. Las policías la amenazaron con llevarla a la comisaría 1ª por resistencia a la autoridad. Es importante señalar que en esta secuencia insólita, el bebé de Constanza, ajeno a lo que sucedía, intentaba continuar tomando la teta.

La joven mamá finalmente y por temor a que la detuvieran se levantó para irse. Pero antes se acercó a un grupo de varones policías que miraban la escena socarronamente a pedirles la identificación de las mujeres que la habían increpado, obviamente se negaron e incluso se burlaron de ella. Con la impotencia a cuestas intentó hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer, donde se burlaron respondiéndole que no hubo delito, por parte de las agentes, porque no le habían pegado ni a ella ni al bebé.

Aunque cueste creer que esto haya sucedido, la realidad es que la violencia institucional existe y las mujeres deben enfrentarla también en las mismas Comisarías de la Mujer, que es donde el Estado pretende que se reciban las denuncias y se de orientación a las damnificadas. El detalle, no menor, es que también en estos lugares hay policías, y como dice el viejo refrán, entre bueyes no hay cornadas.

Con la impotencia a cuestas intentó hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer, donde se burlaron respondiéndole que no hubo delito, por parte de las agentes, porque no le habían pegado ni a ella ni al bebé.

Hoy Constanza hará una denuncia formal acompañada por un abogado que se ofreció luego de ver la noticia.

Lo ocurrido a esta joven mamá y su bebé se viralizó en las redes, y como suele ocurrir, espontáneamente surgió la convocatoria a un “pique-tetazo” para este sábado próximo en la misma plaza. Una gran amamantada colectiva y pública en la plaza de San Isidro un rato antes de las tres de la tarde.







Temas relacionados

Lactancia   /    Violencia institucional   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO