Economía

A DÍAS DE LAS PASO

Dólar caliente: superó los $ 18,05 a pesar de histórica intervención del Central

El Banco Central redobló la apuesta para “no hacer olas” con la divisa, pero igual hizo ruido. Problemas acumulados más allá de las PASO. También crujió la bolsa porteña al caer 1,6%, el menor nivel en siete semanas.

Lucía Ruiz

Economista

Miércoles 9 de agosto | Edición del día

El efecto PASO se hizo sentir. El Banco Central triplicó ayer la venta de dólares que había hecho el martes en el mercado primario, pero la divisa perforó la barrera de los $18 para la venta en el mercado minorista, cerrando en torno a $18,05. Las acciones también se desplomaron, reflejándose en una caída de 1,6% en el Merval, en una rueda en que no se salvó casi ningún papel accionario.

Luego de dos intervenciones impulsadas por el Central pero “tercerizadas” en bancos públicos, como el Bapro, el Ciudad y el Nación, esta semana la entidad dirigida por Federico Sturzenegger modificó levemente la estrategia y mostró mayor predisposición a atenuar la suba de la cotización del dólar, al mismo tiempo que decidió mantener inalterada la tasa de política monetaria. El martes el BCRA había vendido por U$S 208 millones para frenar la escalada alcista y ayer vendió U$S 584 millones.

El oficialista diario La Nación justificó esa intervención histórica de la entidad monetaria en la era Macri como un intento de aguar la fiesta de los “grandes jugadores” y no como una medida desesperada por frenar la suba. El diario El Economista calculaba que si continuaba una intervención promedio de U$S 100 millones diaria hasta las elecciones de octubre, la pérdida de reservas para el Central podrían llegar a U$S 5.000.

Pero como todos saben, las PASO y las elecciones son uno de los tantos factores “coyunturales” que pueden impactar en el tipo de cambio por el efecto “cobertura” ante el riesgo de los grandes especuladores e inversionistas y por un efecto incertidumbre. Especialmente, frente a los resultados negativos que arrojan la mayoría de las encuestas en "la madre de todas las batallas", la provincia de Buenos Aires, en donde los índices de desempleo e informalidad afectan especialmente a los jóvenes.

Lo que no se puede es presentar el elemento PASO como la causa principal de la suba del dólar, sobre todo porque las posibilidades de que la cotización descienda significativamente luego de octubre (a, por ejemplo, su valor de junio) son prácticamente nulas.

Lo que el gobierno sabe es que las paritarias ya están pautadas y que la “cláusula gatillo” es una descarada mentira. Por lo tanto, entre las consecuencias bien recibidas por las patronales y el gobierno del movimiento del dólar al alza, es decir de la devaluación, se encuentra la caída del salario medido en términos de dólar. Mientras los trabajadores pierden, en la otra punta, festejan las patronales agrarias y exportadoras por el regalo gratuito.

Te puede interesar: Agropower: con la suba del dólar sojeros ganaron $ 15 mil millones

La baja liquidación de divisas por las agroexportadoras viene siendo uno de los factores que efectivamente deja seca la oferta de dólares. Pero también este comportamiento responde en gran medida a factores especulativos con el nivel de la divisa norteamericana. Entonces, otros elementos importantes deben incluirse en el análisis y sin embargo, son silenciados por los "analistas".

Todos ellos ven con cierta aprobación la política de "intervenir" para luego, supuestamente, retirarse del mercado, en pos de alcanzar una "estabilización macroeconómica". Por el contrario, las críticas son aquellas que exigen más endurecimiento de la política monetaria subiendo las tasas de interés, o aquellas que acusan al "corto" recorte del déficit fiscal como el mal de los males.

Efectivamente, el persistente déficit fiscal es un factor desequilibrante de la economía, explicado en lo fundamental por la pesada obligación de los intereses de deuda y, en relación al déficit primario, por la resignación de tributos clave para el Estado, como la evasiva a aplicar el impuesto a las grandes fortunas y por la reducción de las retenciones a las exportaciones.

Pero además, déficit acumulado suele ser un factor de presión político para exigir "más ajuste" sobre los trabajadores y avalar el mayor endeudamiento externo. Así también, debe apuntarse en forma detacada que el déficit en Balance Comercial registrado en el primer semestre es uno de los más grandes de toda la historia económica del país.

Entre otras omisiones explicativas se encuentra la enorme fuga de capitales avalada por este gobierno. Solo en el primer semestre del año alcanzó a más de 8.000 millones. La "dolarización de carteras", como suelen llamar los especialistas a la tendencia a acaparar divisas tiene su origen en la bicicleta financiera que alimentó la política de Sturzenegger.

Por otra parte, para compensar ese drenaje y el drenaje de dólares por el pago de intereses de deuda externa, el gobierno se endeuda en moneda extranjera. Todas las semanas, el Tesoro o el Banco Central, a su turno, lanzan al mercado distintos tipos de activos y títulos para hacerse de dólares, o de pesos que luego se garantizan en dólares.

En pos de atemperar esa corrida hacia el dólar, el Banco Central creó una distracción llamada Lebac, o Letras del Banco Central. Un caballito de batalla que, aún con la escalada acelerada de la cotización del dólar, aún sigue siendo más rentable que aquél. Pero toda burbuja explota alguna vez, y dos días después de las PASO ocurre un importante vencimiento de LEBAC por $ 535 mil millones. Probablemente el Central intentará renovar una porción importante de aquellas, pero será una prueba dura de roer para la entidad.

Mientras tanto, la suba de un precio gravitante para la economía argentina, como es el tipo de cambio, ya está generando efectos retroactivos en los distintos precios en el mercado local, especialmente a los precios de los productos de consumo básico de la canasta que compra la clase obrera. Así, los salarios no sólo se devalúan en dólares, sino también en forma real: cae su poder adquisitivo.

A días de las elecciones primarias y obligatorias, el dólar muestra aquella gravitación y se posiciona en las tapas de todos los periódicos. Un poco porque efectivamente el dólar dice mucho de los desequilibrios internos, otro poco, porque hay una realidad profunda de la clase obrera que conviene ocultar con tendencias monetarias y mercantiles poco tangibles para una mayoría trabajadora.






Temas relacionados

Elecciones 2017   /    Federico Sturzenegger    /    Mercados   /    BCRA   /    Dólar   /    PASO   /    Elecciones   /    Banco Central República Argentina (BCRA)   /    Dólar   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO