Mundo Obrero

SAN LUIS

Docentes e investigadores universitarios adhirieron al paro nacional por 48 horas

En el marco del paro y las jornadas nacionales de protesta convocadas por las federaciones de trabajadores universitarios para el 27 y 28 de octubre, docentes e investigadores de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) se sumaron a las medidas.

Sábado 29 de octubre de 2016 | Edición del día

Foto/EFE

La última semana del mes de octubre se tiñó del color de la lucha nacional de los docentes e investigadores de las universidades públicas de todo el país con dos importantes jornadas de paro, protesta y movilización.

Los claustros de docentes e investigadores de la UNSL, también fueron protagonistas de tales medidas y acciones.

Al respecto, La Izquierda Diario pudo conversar con Arturo Gómez, Secretario Gremial de ADU (Asociación de Docentes Universitarios).

¿En qué consisten las medidas y acciones de lucha que han convocado?

Este es un paro más en el marco de un plan de lucha nacional de CONADU Histórica (Federación Nacional de Docentes Universitarios), al que instamos a que se sumen otras asociaciones de base. Así, todas las universidades nacionales y colegios pre-universitarios de todo el país a este paro de 48 horas para exigir una recomposición salarial acorde a la inflación que estamos viendo, la eliminación del impuesto al salario, un reajuste presupuestario en las universidades, y mayor presupuesto para becas, ciencia y tecnología.

¿Cómo viene esta lucha después del gran movimiento universitario que se generó a comienzos de año a nivel nacional con la gran marcha educativa? ¿Cuál es la situación actual al respecto?

Ha habido idas y vueltas. Ahora, estamos pidiendo que nuestros salarios estén por encima de la canasta familiar, ya que es uno de los más relegados del Estado. Por eso, llevamos adelante un plan de lucha nacional. También, estamos exigiendo la aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo y que haya un financiamiento del mismo, porque de lo contrario es letra muerta si no hay dinero suficiente para hacerlo. Asimismo, queremos que este convenio se aplique en todas las universidades del país debido a que, por ejemplo, en la UBA, con la complicidad de otras federaciones se ha firmado un convenio colectivo a la baja; lo mismo en la Universidad Nacional de Córdoba donde el sindicato de base de allí firmó un acuerdo a la baja con la patronal rectoral, atendiendo al acuerdo político que tienen y desoyendo la demanda de los trabajadores. Es por esto que de nuestra parte estamos pidiendo que la aplicación del convenio sea universal y única para todo el país.

¿Cómo ves la tregua y el pacto social entre el gobierno nacional, los empresarios y las centrales sindicales?

En la Argentina tenemos mucho para hablar en relación a eso. En los principales sindicatos vemos que están a la cabeza muchos empresarios y burócratas que priorizan los vínculos empresariales por sobre los intereses de los trabajadores. Nosotros, desde ADU, estamos pidiendo un paro general para frenar el ajuste y los despidos. Sin embargo, somos conscientes de que a ese paro general hay que construirlo, desde las bases, con discusión, debate y tejiendo lazos entre las distintas organizaciones que estén dispuestas a salir a la calle. Ya no se puede esperar mucho más de los burócratas. Han tenido un año para demostrarnos que están muy lejos de los intereses de los trabajadores. Entonces, creo que son las bases y los sindicatos consecuentes los que tienen que salir a pelear y dejar de lado algunas diferencias que lo único que hacen es hacer juego a la burocracia y a la patronal.

¿Qué opinión tenes acerca de ciertas conducciones gremiales afines a los partidos políticos, es decir, al oficialismo macrista y la oposición?

Hay muchos sindicatos que fueron oficialistas antes, en los últimos diez años, y son oficialistas ahora. Tal es el caso de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción) y otros muchos sindicatos que lo único que hacen es cambiarse de camiseta dependiendo quién esté al frente de tal o cual cargo o gobierno. Nosotros defendemos y seguiremos defendiendo la independencia de los sindicatos, la independencia de cualquier patronal y es por eso que debemos profundizar la democracia de base, de debate y llevar adelante las demandas que nacen desde las bases mismas y que son consecuentemente de los trabajadores.

¿Cuál es la participación de los estudiantes y de la comunidad universitaria frente a esta lucha contra el gobierno nacional?

El sector estudiantil no es ajeno a la burocratización. Las federaciones universitarias y la mayoría de los centros de estudiantes están cooptados por las burocracias vinculadas a los gobiernos de los rectorados, a los gobiernos provinciales o nacionales. Me parece que es un desafío que los trabajadores docentes y los estudiantes generemos lazos de debate fraterno en relación al lugar que debemos ocupar en las universidades públicas y en el sistema público en general porque lo que sí se viene es un avance fuerte de lo privado sobre el sector público. El recorte en ciencia y tecnología tiene como fin nuevos acuerdos con el sector privado que tapen los huecos que el Estado deja de manera planificada. En este sentido, creo que todo lo que estamos viendo en cuanto al ajuste de presupuesto universitario no es algo que comenzó hace 8 meses, sino que es una política que está en la letra de la Ley de Educación Superior, nunca modificada por ningún gobierno desde que se sancionó.








Temas relacionados

Paro nacional   /    San Luis   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO