Sociedad

UBA

Discriminación ideológica a un docente

“Nunca va a ser titular alguien que apoya la producción pública de medicamentos, eso sería nocivo para los laboratorios comerciales.” Así concluyó el concurso que dejó afuera del cargo de Profesor Titular de Farmacología en la Facultad de Medicina de la UBA al Doctor Pedro Politi. Lo entrevistamos en esta nota.

Manuela Vizcarra

Estudiante de Medicina - UBA

Camila Gonzalez

Estudiante de Medicina - UBA

Julia Martinez

Estudiante de Medicina - UBA

Viernes 17 de octubre de 2014 | Edición del día

¿Qué clase de profesional se busca formar en la Facultad de Cs. Médicas de la UBA?

Hay una clara idea de profesional, desde hace varias décadas, que es: “salvate solo”, “arreglate con las tuyas”, “no saques los pies del plato” y “con eso no te metas”. Ese es el curriculum oculto, paradigmas de “mi hijo el Doctor”, de la escalera mecánica de ascenso social. Incluso las carreras conexas demuestran que existe un verdadero apartheid acá, que no es racial y que es básicamente social. La formación de los futuros profesionales, los futuros trabajadores de la salud está teñida de aspectos de poder y de aspectos de clase.

La Facultad de Medicina está muy lejos de formar profesionales que tengan como primera prioridad la salud de la sociedad. El actual es un profesionalismo aséptico que administra políticas enlatadas, la base de una visión neoliberal de la Ley de Educación Superior (LES), de los noventa, embebido de Banco Mundial, de CONEAU. Si los noventa eran malos, como dice el discurso oficial ¿Por qué seguimos tan noventistas? ¿Por qué sigue vigente? Va a cumplir 20 años ya. Esta Ley se encarga de instruir técnicos que no cuestionen las órdenes, la idea es que tengan una capacidad de reflexión limitada y que además estén preocupados por ir adquiriendo más técnicas.

Es decir, devaluar los contenidos de grado para ofrecerlos por otro precio, por afuera del menú, como el postre y el café. Y esta es una facultad pública, pagada con el presupuesto nacional, que surge por una política impositiva que le carga al trabajo hasta el 35% de impuestos, el impuesto a las ganancias, y que le carga a los trabajadores cuando van a comprar sus alimentos el 21% de IVA.

Por otro lado, está la abierta y desenfadada vinculación de la facultad con el complejo médico industrial (diagnóstico, farmacéutico, de equipamiento). Justamente este complejo que hace gastarle dinero al sistema de salud, financiado por la misma política impositiva, sin un beneficio para el paciente, mediante el abuso de prácticas y medicamentos. La facultad forma para reproducir el modelo más favorable al poder.
Esto sucede mientras miles de docentes jóvenes no tienen ni siquiera ART. Es la facultad de la UBA que tiene mayor cantidad de docentes que trabajan y no cobran, 7800 aproximadamente. Es una barbaridad, es decir, y que eso se disfrace de vocación…
Ahora, estudiantes y docentes interesados en el conocimiento o en la reflexión son silenciados, hoy lo que vemos es un pensamiento único, persecución o agresión a lo distinto, verbal o física.

Desde el punto de vista neoliberal, la educación pública es un costo y la mejora en la calidad educativa viene de la mano de medidas de mercado que introduzcan criterios de “eficiencia”. Es por eso que fue creada la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación universitaria (CONEAU), para implementar reformas educativas, moldeando la Educación según “estándares de calidad”.

Por otro lado, los posgrados, que se basan en quitarle contenidos y valor a la formación de grado, y el hecho de que estos se dicten en universidades estatales, financiadas por presupuesto públicos, genera un verdadero negocio.
Dentro de la compleja estratificación laboral docente existe una desigualdad inmensa en cuento a salario. Dentro de esta trama las autoridades, que representan la minoría de los trabajadores de la Universidad, son los que se han visto más beneficiados con salarios de privilegio.

Una minoría, que puede elegir y ser elegida, conduce el rumbo de la Universidad, sobre la inmensa mayoría de estudiantes, profesores no concursados y no docentes.

La democratización en la elección de autoridades mediante el sufragio universal con voto directo y mayoría estudiantil en los órganos de gobierno, es una demanda pendiente, como así también que las autoridades ganen igual que un docente.

Usted conoce la situación en Lear y Donnelley, ¿qué relación encuentra entre la pelea contra los despidos en el marco del ajuste, y las consecuencias que esto puede traer a la salud?

Si va a haber más gente desocupada va a haber más gente con graves necesidades habitacionales o nutricionales o educacionales que a corta y a larga va a repercutir sobre su salud: su salud mental, salud física, la salud de sus hijos. Lamentablemente vemos más despidos por venir. Uno sabe que las automotrices están echando gente, hay distintas líneas de interpretación, ciclos oscilantes pero ¿por qué tiene que ser así? Bueno, porque eso es lo que le conviene al poder.

Entonces, ¿quién tiene que pagar los platos rotos de esto? La pregunta va, si lo tienen que pagar aquellos a los que se les saca el 21% de IVA … y hasta el 25% de su salario o si hay gente que ha colectado lo suficiente como para y que tiene las herramientas como para haber hecho un fondo anticíclico, no sé… Estamos hablando de una década.

En relación con esto, ¿qué alternativa usted observa?

Me parece interesante lo de Zanón en la medida en que lo que logró es sobrevivir varios asaltos militarizados que querían sacarlos y que utilizó una estrategia que podría servirle a la UBA, que podría servirle a Donnelley, que son profundos y fuertes lazos con la comunidad. Zanón le dio porcelanato a las escuelas, hospitales, salitas de Neuquén que lo pidieron y si no era de Neuquén también. El concepto Zanón en Neuquén es una vaca sagrada, son intocables. Porque eso de no tener patrón requiere de un esfuerzo adicional de que con tus compañeros y compañeras vos vas a trabajar y no vas a permitir que nadie taladre el bote.

Y por la información que tengo, Donnelley parece que está levantando un estandarte muy alto y un nivel de compromiso y de participación muy alto, esto es lo que yo sé a la distancia. Así que me parece interesantísimo, si Donnelley puede representar otro tipo de ejemplo rutilante, de una manera diferente, porque las circunstancias son diferentes que las de Zanón, sería otra estrella más en ese firmamento. Así que sería maravilloso, me parece que están en camino.







Temas relacionados

Discriminación   /    Docentes   /    Universidad de Buenos Aires (UBA)   /    Universidad   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO