Internacional

PEC 241 - ENMIENDA CONSTITUCIONAL

Diputados brasileros deciden congelar el gasto público por 20 años

La Cámara baja de Brasil celebró este lunes la aprobación de un fuerte golpe a la salud y educación de los trabajadores. Diputados aliados al gobierno golpista celebraron la tragedia del pueblo pobre.

Martes 11 de octubre | 11:24

Fotografía: Lula Marques/AGPT

Este lunes, los diputados aliados al gobierno golpista de Michel Temer, una banda de corruptos y privilegiados, rieron y celebraron la tragedia de los trabajadores y el pueblo pobre de Brasil. Con un falso discurso de responsabilidad con la vida del trabajador aprobaron una enmienda constitucional que congela el gasto público por 20 años.

Con la aprobación de la enmienda (PEC) “del techo” , “PEC del Fin del Mundo” o “PEC de la muerte”, los políticos de los empresarios muestran que pueden asestar ataques –y lo seguirán haciendo- contra los trabajadores y el pueblo pobre.

Con 366 votos a favor, 111 en contra y 2 abstenciones, fue aprobada en primera instancia en la Cámara de Diputados el Proyecto de Enmienda Constitucional (PEC) 241. Se consolida con una significativa demostración de fuerzas de la base parlamentaria del gobierno golpista un gran ataque a la clase trabajadora, pobre y periférica de Brasil.

Como ejemplo de capacidad para aplicar ataques profundos a los trabajadores, precarizar los servicios públicos del país dejándolos bajo la mira de los halcones empresariales privatistas, el gobierno golpista demuestra a los sectores de la burguesía empresarial y financiera que es capaz de concretar sus deseos más perniciosos.

Si hubiese fallado, habría sido un golpe al estómago del proyecto golpista. La enmienda del techo era, para el gobierno golpista, un divisor de aguas. No fue en vano que Temer gastó muchas fichas para que fuese aprobada. Exoneró a tres de sus ministros de sus cargos para que pudiesen votar a favor de la enmienda, una absurda maniobra expresión de desesperación o una muestra a los empresarios de que hará todo a su alcance para que no haya desvíos en la aprobación de los ataques ala población.

Además, en la noche del domingo Temer realizó una millonaria cena a 200 de sus diputados compañeros de golpe, con lujos y pompas característicos del modo de vida de estos políticos, hace mucho ya familiarizados con la buena vida y ostentación de la burguesía, empresarios y banqueros. Acompañados de vinos importados, quesos y champañas, los diputados recibieron la última orientación de su anfitrión presidente golpista Michel Temer para la votación de este lunes.

La primera de ellas fue maniobrar las reglas del propio reglamento interno de la Cámara y burlar la necesidad de que se realicen dos sesiones ordinarias antes de la votación de una enmienda constitucional. Ante el fracaso de la que sería la primera sesión, el viernes pasado, debido a la ausencia de diputados, estos decidieron votar un requerimiento que ignora las reglas de su propia casa, cuyo objetivo era no demorar más el cumplimiento del incontrolable deseo de desangrar a la población pobre de Brasil.

A continuación, la orientación era afinar el discurso en defensa de la enmienda. En el intento de convencer a sus oyentes de la necesidad de la enmienda, utilizaron falacias de las más descabelladas, como demostró el diputado Darcísio Perondi (PMDB de Rio Grande do Sul), que argumentó que la enmienda no se traba de un recorte en los gastos públicos en salud, educación y servicios básicos. El congelamiento por 20 años del presupuesto destinado a esas areas vitales, que está sujeto a la inflación, significa que si hay crecimiento económico en el próximo período, no será revertido a ellas. Según el diputado, eso no es recorte sino una “reducción de gastos primarios”. Bello eufemismo para intentar convencer de que no se trata de desangrar los servicios vitales a la vida del trabajador.

En tono casi de amenaza, afirmaron que si la enmienda no fuese aprobada, habría necesariamente que elevar los impuestos, “sacarle más al bolsillo del contribuyente”. Solo para quien piensa que la crisis debe ser resuelta necesariamente por la vía de los recortes en los servicios básicos o un aumento en el costo de vida de los trabajadores, pero nunca por recortes a los privilegios de los políticos y fortuna de los empresarios, banqueros, los ricos, es que puede tener sentido un discurso de este tipo.

Solo desde la lógica de sectores que condujeron el golpe parlamentario en Brasil para poner en pie un gobierno lamebotas de los mandatarios del imperialismo y aplicar la agenda de ataques profundos a los trabajadores con más ímpetu que el proyecto de conciliación de clases del PT podía hacer es que se puede defender este golpe contra la salud y educación públicas.

No podría venir sino de estos políticos millonarios y políticos la sádica celebración de una tragedia de estas proporciones, que incluyó selfies, banderas, chaias, como si fuesen héroes nacionales y populares, como intentó pregonar Temer.

Un primer paso para mayores ataques, pero que no vendrán sin lucha

La aprobación de la “enmienda del techo” es el primer paso de una secuencia de ataques como la reforma previsional y la reforma laboral, que vendrán con mucho más vigor y confianza por parte de estos políticos reaccionarios. Temer consolidó su base de gobierno con fuerte expresión y prometió que no tolerará obstáculos a en la marcha hacia el abismo al que quiere dirigir a los trabajadores.

La deuda pública que estos políticos están tan preocupados por saldar destinando todo el crecimiento económico futuro, incluso el que sería destinado a la salud y educación, no fue generada por el pueblo trabajador, por lo tanto no tiene que ser pagada por él. Si es en su nombre que se planifican todos estos ataques, la defensa del no pago de la deuda es un principio. Los ricos, sean políticos, empresarios o banqueros, son los que están en deuda, por lo tanto deben pagarla con sus fortunas y privilegios.

La votación de la enmienda debe pasar aun por una segunda votación en la Cámara para luego ser discutida en el Senado. Los trabajadores y la juventud como aliada tienen, en el próximo período, la posibilidad de plantarse frontalmente frente a este y próximos ataques, de manera de imponer una fuerte derrota al proyecto golpista, así como de pretender la constitución de una fuerza política independiente que se enfrente a estos políticos y la burguesía con la que están alineados.

Ya son más de 120 escuelas ocupadas solo en el estado de Paraná contra esta enmienda y la reforma de la enseñanza secundaria. Por las mismas razones, estudiantes ocuparon las oficinas de la Presidencia de la República en San Pablo. Son ejemplos de los métodos con los que tenemos que poner en pie un gran movimiento nacional contra el proyecto de ataques del gobierno golpista.

Más que nunca, la CUT y la CTB, centrales sindicales que organizan uno de los contingentes más grandes de trabajadores del mundo, deben romper con su criminal parálisis, que solo sirve para que pasen sin resistencia estos avances reaccionarios en curso. Desde las bases del movimiento obrero hay que construir asambleas que preparen un plan de lucha unificado de los trabajadores, para que puedan enfrentar como un solo puño a este gobierno golpista y su nefasto proyecto.




Temas relacionados

Michel Temer   /    Cámara de Diputados   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO