Juventud

LA MATANZA

Diez años de prisión para el policía que torturó a Luciano Arruga

Este mediodía el Tribunal Oral n°3 de La Matanza condenó a Julio Diego Torales a esa pena por las torturas físicas y psicológicas que recibió el joven en el destacamento de Lomas del Mirador en septiembre de 2008.

Viernes 15 de mayo de 2015 | 15:59

  • Luciano Arruga y Julio Diego Torales
  • Julio Diego Torales al momento de escuchar su condena (La Izquierda Diario)
  • Mónica Alegre junto a uno de sus abogados (La Izquierda Diario)
  • Jueces del Tribunal Oral en lo Criminal n°3 de La Matanza (La Izquierda Diario)
  • Mónica Alegre y Vanesa Orieta tras escuchar la condena para Torales (La Izquierda Diario)
  • Mónica Alegre a la salida de la sentencia (La Izquierda Diario)
  • Vanesa Orieta a la salida de la sentencia (La Izquierda Diario)
  • Dirigentes de SUTEBA La Matanza a la salida de la sentencia (La Izquierda Diario)
  • Christian Castillo, diputado bonaerense del PTS/FIT junto a Vanesa Orieta (La Izquierda Diario)

1 / 9

Galería de imágenes (La Izquierda Diario)

Diana Nora Volpicina, Gustavo Omar Navarrine y Liliana Logroño, jueces del Tribunal Oral en los Criminal n°3 de La Matanza, decretaron una pena de diez años de prisión para Julio Diego Torales. Este policía bonaerense fue el único acusado en el juicio sobre las torturas físicas y psicológicas recibidas por el joven Luciano Arruga, de 16 años, el 22 de septiembre de 2008 en las instalaciones del destacamento de Lomas del Mirador.

Si bien es imposible que Torales pueda haber realizado esos vejámenes en forma solitaria y secreta, sólo sobre él recayó la acusación en esta instancia. Por eso el juicio duró apenas una semana y bastaron los testimonios de Mónica Alegre y Vanesa Orieta (madre y hemana de Luciano) para que quedara claro que Torales era culpable.

Así lo entendieron los jueces y así lo condenaron. Si bien la querella que representa a la familia de Luciano había solicitado 16 años de prisión, los magistrados prefirieron tomar el pedido de la fiscalía, condenando al policía a diez años de prisión.

A la salida de la audiencia era evidente el clima de festejo generalizado (salvo por parte de un par de familiares de Torales y de los abogados defensores, especializados en conseguir impunidad para policías acusados de todo tipo de delitos). La mayor parte de la concurrencia a escuchar la sentencia eran amigos de Luciano, familiares de él y de otras víctimas de gatillo fácil y abusos policiales y miembros de organizaciones de derechos humanos, políticas y sindicales solidarias.

Tanto Vanesa y Mónica como los abogados del CELS y la APDH La Matanza que las representaron en el juicio, manifestaron al salir de la sala de audiencias que este es buen primer paso en el camino de sentar en el banquillo de los acusados a todos los responsables, tanto de esos hechos de septiembre de 2008 como de los más trágicos aún de enero de 2009, cuando Luciano fue detenido por personal del mismo destacamento policial y finalmente desapareció. Vale recordar que durante cinco años la familia de Luciano exigió la aparición con vida del joven, hasta que finalmente en octubre de 2014 su cuerpo fue hallado enterrado como NN en en una fosa del cementerio de la Chacarita.

La Izquierda Diario estuvo presente en el lugar y en la edición de mañana publicará una cobertura completa de esta importante jornada.







Temas relacionados

Julio Diego Torales   /    Policía Bonaerense   /    Luciano Arruga   /    Vanesa Orieta   /    Violencia policial   /    La Matanza   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Juventud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO