Política

ANIVERSARIO

Diciembre arde, hoy como ayer

“Cuando el Poder Ejecutivo vuelve a desplegar la represión de la protesta popular, la historia regresa como un boomerang”, dicen los familiares de los asesinados el 20 de diciembre de 2001.

Adriana Meyer

Periodista

Sábado 23 de diciembre de 2017 | Edición del día

Foto Nicolás Solo/Indymedia

A dieciséis años de la masacre que dejó la represión del gobierno de Fernando de la Rúa en retirada, los familiares de las víctimas que fueron asesinadas en las calles del centro porteño emitieron un lúcido y contundente texto, con un uso del lenguaje que supera el de un mero comunicado.

Alertan sobre un manto de sombra que se cierne sobre los pocos condenados del caso, cuyas penas podrían ser revocadas o no ser de cumplimiento efectivo si la impunidad vuelve a imponerse.

Leé también A 16 años del 2001: De la Rúa y su camarilla de asesinos impunes

Sobran las palabras, las tienen ellos. El texto completo se reproduce a continuación.

Hoy, como ayer. Los mismos planes de hambre y destrucción. El neoliberalismo lastimando la piel. El vacío que provoca en las almas el Estado ausente. El cinismo de los gobernantes irritando con sus palabras. El llanto de los ojos de los pibes con hambre. El grito de los padres sin herramientas. La desazón de todos los sin nada.

La palabra precisa podría ser tristeza. Podría ser bronca. Pero sigue siendo lucha

Llevamos 16 años con esta batalla al hombro. Tuvimos que recorrer un largo juicio que no obtuvo todos los resultados que esperábamos, con el agravante de que el veredicto aún no fue confirmado. Como todas las dilaciones que debimos soportar, esta es una más.

La Cámara Federal de Casación debe expedirse respecto de la cárcel efectiva de Enrique Mathov (exsecretario de Seguridad), Rubén Santos (exjefe de Policía), Norberto Gaudiero (exdirector de Operaciones de la Policía Federal) y otros policías.

Los condenados se han encargado de demorar la sentencia, avalados por el Poder Político de turno y el Poder Judicial. El ataque constante de parte de las defensas a algunos integrantes de la Cámara Federal de Casación, está haciendo imposible que quienes tienen que pagar por las órdenes que impartieron, por los delitos que cometieron, vayan presos.

La Jueza Ana María Figueroa, integrante del tribunal que debe revisar la sentencia del juicio, ha sido recusada arbitrariamente por la defensa de Enrique Mathov que presiona para apartarla de la causa. Mathov pretende digitar la conformación del tribunal, lo cual resulta inadmisible y repudiable.

Los abogados de los funcionarios condenados aspiran a que se revoque la condena de sus defendidos o cuanto menos que se les disminuya la pena impuesta, para evitar que sea de cumplimiento efectivo. Pero no lo vamos a permitir. No toleraremos ningún tipo de impunidad. Seguiremos denunciando, como lo venimos haciendo, estos atropellos que parecen no tener fin.

Hoy, como ayer, cuando la UCR casi en su conjunto salió a defender al máximo responsable condenado, Enrique Mathov, a través de una vergonzosa solicitada en los diarios, tenemos que escuchar declaraciones de la diputada Elisa Carrió, minimizando el poder popular, al insistir con la idea de que ella vio cómo se armó el “golpe” a De la Rúa.

No hubo golpe. Hubo un gobierno autoritario y represor, en manos de un incapaz de manejar situaciones a través de la política, y no de la policía. Y un pueblo harto que decidió ponerle fin a políticas impuestas por los grupos concentrados de poder.

Celebramos que se haya condenado por primera vez a los responsables políticos de represión al pueblo en democracia. Esperamos se haga efectivo el cumplimiento de la condena de prisión impuesta por el Tribunal Oral Federal nº 6 para Mathov, Santos y otros funcionarios policiales de jerarquía.

Pero no olvidamos que el expresidente Fernando De la Rúa no fue juzgado, con la anuencia de todas las instancias judiciales que atravesó la causa, y el sobreseimiento final de la Corte Suprema. Aspiramos a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pueda revertir esa decisión y pueda ser también sometido a juicio De La Rúa.

Hoy, cuando el Poder Ejecutivo vuelve a desplegar la represión de la protesta popular, la historia regresa como un boomerang. Se hace necesaria, entonces, la pronta resolución de esta situación, para que los hechos que desembocaron en el asesinato de nuestros familiares y compañeros el 19 y 20 de diciembre de 2001 no se repitan nunca más.

Que la sangre de los caídos no se haya derramado en vano. Pedimos justicia. Y memoria. Penas de cumplimiento efectivo para todos los responsables.

Gastón Riva Presente

Alberto Márquez Presente

Diego Lamagna Presente

Carlos Almirón Presente

Gustavo Benedetto Presente

Los caídos viven en nuestra lucha

Familiares de los asesinados en la represión policial del 20 de diciembre de 2001

*Texto publicado originalmente en Ojos Vendados








Temas relacionados

Enrique Mathov   /    19 y 20 de diciembre 2001   /    Plaza de Mayo   /    Alianza   /    Fernando de la Rúa   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO