Política Venezuela

DIALOGO EN VENEZUELA

Diálogo entre chavismo y oposición bajo tensión luego de un día de encuentros por separado

El gobierno de Maduro y la oposición se reunieron este martes por separado con los mediadores internacionales pero dándole continuidad a las mesas técnicas de diálogo, más allá de las declaraciones altisonantes.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Miércoles 7 de diciembre de 2016 | Edición del día

A pesar de que no se realizó la reunión plenaria conjunta de la mesa de diálogo prevista para este martes entre el gobierno y la oposición, y de los alardes de la oposición de retirarse de las mismas, las reuniones terminaron realizándose aunque por separado con los mediadores. pero continúan las reuniones de las mesas técnicas conjuntas y se planifica una nueva reunión plenaria para inicios del año entrante.

Como siempre las reuniones estuvieron caracterizadas por el hermetismo y solo se dieron a conocer declaraciones públicas de cada una de las partes, así como una más oficial de los mediadores, formalmente llamados de facilitadores, de los acuerdos que se habrían alcanzado luego de que se amenazaba de un congelamiento de las mismas. Lo curioso es que las reuniones que se habrían realizado por separado, tuvieron lugar en el mismo hotel, por lo que incluso no podría descartarse, tomando en cuenta el secretismo, y porque ya se ha hecho en otros momentos, no se haya dado alguna reunión más discrecional entre las partes.

Monseñor Claudio María Celli, enviado del Vaticano para acompañar el diálogo político, dijo este martes que el proceso del diálogo será "reactivado" el próximo 13 de enero pues a partir de ahora se iniciará lo que dio en llamar “una etapa de revisión” que permita la "consolidación y sostenibilidad" de las conversaciones. El enviado del Papa detalló que: "hemos solicitado a los poderes públicos no aprobar o abstenerse de dictar decisiones que dificulten la relación entre ellos o el proceso de diálogo hasta el 13 de enero de 2017. Enfatizando que "ese plazo, según acordamos, será utilizado para trabajar de manera inmediata en las mesas temáticas del diálogo nacional".

Es decir, si bien en cuanto a los encuentros formales conjuntos de las partes se han postergado, las reuniones de las llamadas mesas “técnicas” entre el chavismo y la oposición, que es donde se van articulando por separado las distintas fases de lo que se va acordando, se continúan realizando normalmente y sin interrupciones, y para esta misma semana ya están pautadas las primeras reuniones. Por lo pronto, en las mesas técnicas se discutirán temas como "justicia y derechos humanos", así como "la generación de confianza y cronograma electoral", de acuerdo a lo mencionado por Monseñor Celli.

Aunque es más que evidente que la carta enviada por el Vaticano y firmado por el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Perolin, que creó fuerte recelo en el gobierno, habría tenido su efecto. En este sentido es que Monseñor María Celli hacía resaltar que en el marco del proceso de diálogo "se planteó la necesidad de establecer un mecanismo de verificación" de los acuerdos, reiterando que "destacamos que, si bien existen evidentes resultados positivos, aún quedan temas en la agenda que están pendientes por resolver, tal cual lo expresaron los representantes de las partes". Agregando que por ello se ha considerado que se debe iniciar una etapa que lleve "hacia la reactivación, consolidación y sostenibilidad del diálogo nacional" para lo cual ha sido presentada a las partes "una propuesta de trabajo". Aunque sobre dicha “propuesta de trabajo” no dieron ninguna información siempre en el marco del secretismo de las discusiones y que nunca hacen públicas a no ser declaraciones muy generales.

Buscando bajarle a las declaraciones altisonantes que a cada tanto realiza el chavismo y la oposición, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, indicó que la Unasur y el Vaticano, como acompañantes de este proceso, le solicitaron a los actores políticos de cada uno de los bandos "que se hiciera un cese al fuego mediático" pues las declaraciones que se hacen por estas vías "en no pocas ocasiones crean confusión". También apuntó que se realizó un exhorto a los distintos órganos del poder público "para que pospongan esta utilización de los espacios institucionales (...) que se presten para hacer a través de ellos debates políticos". "Creemos que no le conviene al país la politización y mucho menos la partidización de sus instituciones, creemos que se necesita por supuesto el equilibrio institucional", agregó. Aseguró que se va a continuar trabajando en las "próximas semanas" para comenzar el año 2017 con "suficientes resultados para realizar una nueva plenaria a través de la cual se solemnizarán estos compromisos".

Como vemos, más allá del guerrerismo mediático, se continúan tejiendo los acuerdos, y muy distante se estaría aún que el tan mentado diálogo se haya roto más allá de la tensión reinante alrededor del mismo, sino no se hubiese anunciado una fecha precisa para una próxima plenaria general entre las partes, y que incluso las reuniones de las “mesas técnicas” continúan dándose, más aún, que en el marco de los resultados de la jornada de hoy “buenas noticias” se anunciarían la semana entrante sobre la llegada de medicinas y alimentos al país de acuerdo a lo declarado por Samper.

Por eso, tanto las declaraciones que desde el chavismo y desde la oposición se dieron a conocer al final de la jornada de este martes, donde cada uno sostiene que no cumplen los supuestos acuerdos alcanzados hasta el momento y tensan la cuerda, indicando, como lo hace la oposición que evaluarán la propuesta de los mediadores para ver si continúan o no, o el chavismo sosteniendo que "trabajará" en las propuestas que se plantearon este martes, parecieran ser más para las galerías.

En este sentido, habrá que esperar el correr de los próximos días sobre los caminos más precisos de la llamada “hoja de ruta” que conjuntamente firmaron chavismo y oposición el pasado 12 de octubre durante al segunda reunión plenaria, que dieron en llamar “Convivir en paz”, y sobre la que nadie ha sostenido que no va más, a pesar de las tensiones de los últimos días. Una hoja de ruta que como ya explicamos en un artículo anterior muy lejos está de beneficiar al pueblo trabajador, y está bien acorde a los intereses tanto del gobierno, la oposición y los sectores económicos dominantes.






Temas relacionados

Política Venezuela   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO