Internacional

ISRAEL PALESTINA

Día internacional de solidaridad con Palestina: 69 años de ocupación ilegal y limpieza étnica

Se cumplen 69 años de la partición ilegal de Palestina por las Naciones Unidas, punto de partida para la fundación del Estado de Israel sobre la ocupación y aplastamiento del pueblo palestino.

Josefina L. Martínez

Historiadora | Madrid

Martes 29 de noviembre | 17:02

Foto: CISJORDANIA, 28/11/2016.- Varios palestinos muestran retratos de sus familiares durante una manifestación para pedir a Israel que les entregue los cadáveres de los palestinos asesinados. EFE/Abed Al Hashlamoun

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución 181 para la partición de Palestina en dos Estados, otorgándoles el 56% de territorio a los sionistas. Una comisión especial se había tomado 9 meses para “estudiar la situación” después de la retirada de los británicos. Entre los que votaron a favor de la resolución estaban Estados Unidos y la URSS.

En febrero de 1947, los británicos habían anunciado su decisión de retirarse de Palestina (donde habían impuesto un Mandato colonial desde 1918) para dejar en manos de la ONU la resolución de su futuro. Desde la década de 1920, con el aval de los imperialistas británicos, había aumentado la penetración de colonos israelíes en Palestina. El movimiento sionista promovía la colonización y proclamaba la necesidad de un Estado judío en territorio palestino. En 1917, Lord Balfour había prometido al movimiento sionista la creación de un “hogar nacional para los judíos en Palestina”. En 1937 los británicos plantean por primera vez la idea de la “partición” de Palestina entre los habitantes nativos palestinos y los colonos israelíes.

Ben Gurion, el dirigente del movimiento sionista desde mediados de la década de 1920 hasta los años ´60, había reclamado en 1942 la totalidad del territorio de Palestina para la fundación del nuevo estado.

La resolución reaccionaria de las Naciones Unidas

La resolución 181 de las Naciones Unidas marca un punto de inflexión en la historia del pueblo palestino.

En diciembre de 1947 los palestinos constituían la amplia mayoría de la población: dos tercios del total. Solo un tercio eran colonos judíos, pero en su mayoría habían llegado después de 1920, bajo protección británica. Del total de la tierra cultivada, la mayor parte pertenecía a la población nativa y sólo un 5,8% estaba en manos de colonos judíos. La mayoría de los judíos se habían asentado en las ciudades, y existían colonias judías aisladas en el campo.

Pero a pesar de todo esto, la ONU asumió el punto de vista de los sionistas y les entregó más de la mitad del territorio palestino para la constitución de su nuevo Estado. Sin considerar en lo más mínimo los intereses de la población palestina, que se oponía a la partición y efectuando una distribución completamente desigual de los territorios en favor de las fuerzas de ocupación.

El historiador palestino Waled Khalidi se refiere al contenido colonial de la resolución de la ONU: “La población nativa de Palestina, como la población nativa de cualquier otro país del mundo Árabe, Asia, África, América y Europa, se negaba a dividir la tierra con una comunidad colonizadora.” La resolución de las Naciones Unidas “legaliza” esta ocupación, dotando de un barniz “democrático” a una ocupación sangrienta e ilegal.

El historiador israelí Ilan Pappé señala, además, que la resolución entregaba la mayor parte de la tierra fértil, casi todo el espacio urbano y rural judío, e incluía más de 400 aldeas palestinas. Se le entregaba más de la mitad del territorio palestino a un movimiento completamente reaccionario, que anunciaba públicamente su intención de “desarabizar” palestina.

Los sionistas aceptaron la resolución 181, festejaron el reconocimiento internacional para su proyecto imperialista, y utilizaron la resolución para lograr sus objetivos originales, que eran apropiarse de la mayor parte del territorio palestino. Solo un año más tarde habían logrado ocupar el 80% del territorio, después de expulsar a más de 800.000 palestinos.

El 14 de mayo de 1948, el líder sionista Ben Gurion declara la independencia del Estado de Israel, un día antes de la expiración del mandato Británico sobre Palestina. Para el pueblo Palestino, el 15 de mayo representa el inicio de la Nakba (la catástrofe), el éxodo masivo impuesto por las fuerzas armadas israelíes, la destrucción de cientos de aldeas y las masacres de miles de palestinos. El comienzo de una ocupación colonial que continúa hasta el día de hoy.

En un año, entre fines de 1947 y 1948, 531 aldeas y once barrios urbanos fueron ocupados, destruidos y sus habitantes expulsados. Al finalizar el año 1948, el 85% de los palestinos que vivían en la zona que ocupó el Estado de Israel se convirtieron en refugiados. Según datos publicados por BADIL (Centro de Documentación para los Derechos de Residencia y de los Refugiados), existían en 2007 unos 7 millones de refugiados y desplazados palestinos en el mundo.

Desde entonces el Estado de Israel no ha hecho más que avanzar sobre el territorio del pueblo palestino, al que se le ha negado el derecho a su propio estado, transformado la Franja de Gaza y Cisjordania en cárceles al aire libre, bajo el hostigamiento permanente de las fuerzas de ocupación, que han generalizado las torturas, persecuciones y asesinatos masivos.

Este 29 de noviembre el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que se necesitan "pasos urgentes" para retomar la solución de “dos Estados” para resolver el conflicto palestino. El secretario general de la ONU sostuvo que “los líderes israelíes y palestinos aún apoyan la solución de dos Estados para poner fin al conflicto, según un comunicado de la oficina de la organización en Ginebra”.

Sin embargo, los padecimientos inconmensurables del pueblo palestino desde la aprobación de la resolución 181 son una demostración trágica de que la propuesta de “dos Estados” ha sido desde el comienzo completamente funcional al avance de los sionistas. A 69 años de la reaccionaria resolución de la ONU se confirma que no podrá conquistarse un Estado propio, laico y no racista, sobre la totalidad del territorio palestino, sin la destrucción del estado sionista de Israel y la expulsión del imperialismo, en la perspectiva de una Palestina obrera y socialista.




Temas relacionados

#ResistePalestina    /    Estado de Israel   /    ONU   /    Israel   /    Palestina   /    Historia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO