Géneros y Sexualidades

25 DE JULIO - DÍA DE LUCHAS EN BRASIL

Día de las mujeres negras en Brasil: ¡estamos juntas con las y los repartidores!

Este 25 de julio es el Día de las Mujeres Negras, Latinoamericanas y del Caribe, y en Brasil, donde reside la mayor cantidad de personas negras, por fuera de África, la fecha coincide con el segundo Paro internacional de las y los distribuidores de aplicaciones. Reproducimos una de las notas publicadas en Esquerda Diario, nuestra sección hermana en este país.

Sábado 25 de julio | Edición del día

Traducción: Brenda Hamiltong

Grazieli Rodrigues
Professora da rede municipal de São Paulo

Este 25J, Día de las Mujeres Negras, Latinoamericanas y del Caribe, coincidió con el segundo paro internacional de las y los distribuidoras de aplicaciones. Junto con las y los trabajadores de la salud, las mujeres negras son condenadas a la limpieza como una de las principales fuentes de ingresos, componiendo con las y los repartidores, las categorías más expuestas al COVID 19 por la precariedad de nuestros trabajos. Debemos fusionar nuestras banderas, con las mujeres negras ocupando las primeras filas de las luchas de nuestra clase, contra el machismo, el racismo y el capitalismo.

Continuando con la reflexión del texto de Cristina Tristán, “¿Por qué es nuestra tarea como Movimiento de Mujeres Negras apoyar el paro de aplicaciones el25J?”, la lucha contra la opresión racial y la explotación de nuestros cuerpos negros, están profundamente conectadas con las luchas de las mujeres negras junto a las y los trabajadores precarizados por la uberización, que generaron las aplicaciones.

Casualmente este año, el Día de las Mujeres Negras, Latinoamericanas y del Caribe, coincidió con la segunda interrupción de las entregas de aplicaciones, o como se la conoce popularmente "pelea de aplicaciones". Si pudiéramos salir a la calle como lo hemos hecho durante años, hoy, las mujeres negras ciertamente marcharíamos junto a esta juventud negra, hija del útero de nuestra clase, de quienes, como nosotras, sufren la crisis capitalista y la combinación de opresión y explotación que busca continuamente robarnos el futuro.

¿Quiénes somos las mujeres que marchamos el 25J?

En Brasil, somos mujeres negras cuya ocupación principal, 132 años después de la "abolición" de la esclavitud, sigue siendo el trabajo doméstico; somos un ejército de madres solteras y encabezamos el 63.3% de los hogares por debajo de la línea de pobreza, siendo responsables de 7.8 millones de personas en nuestros hogares según el IBGE. También somos víctimas del 73% de los casos de violencia contra las mujeres que ocurrieron en 2017; siendo el 66% de las víctimas de homicidio cometidos ese mismo año; y somos 3 de cada 4 mujeres asesinadas por abortos ilegales en el país.

El mismo Estado que no nos otorga el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, es el mismo que nos priva del derecho a la maternidad a través de la explotación de nuestro trabajo, evitando que veamos crecer a nuestros hijos. Si es que no los matan, como pasa todos los días, cuando nos llenamos de bronca al ver que cada 23 minutos un joven negro es asesinado, a menudo por las manos de la policía genocida.

Te puede interesar: Entrevista a Leticia Parks

Junto con la clase trabajadora negra, seguimos pagando las consecuencias de las crisis:

Las mujeres negras, que recibimos un 60% menos que el salario de un hombre blanco, también ganamos menos que nuestros compañeros negros, que cobran un 20,9% más que nosotras. Siendo que, entre los hombres pardos, negros, y las mujeres negras representamos el 55,8% de la población brasileña y el 54,9% de toda la fuerza laboral del país. Es decir, somos fundamentalmente esenciales en la producción, mantenimiento y movimiento de toda la riqueza que se genera y circula en este país, al mismo tiempo que somos nosotros y nosotras, las y los negros quienes, según el IBGE, representamos el 64,2% de la población desempleada y 66, 1% de la población subempleada.

Ya estábamos empleadas de manera precaria a través de la subcontratación, que se triplicó durante los años del gobierno de PT. Después del golpe institucional, estábamos entre las y los más afectados entre la población negra en cada ajuste y ataque económico de los gobiernos golpistas de Temer y más tarde de Bolsonaro, quien fue elegido con un discurso machista y racista que honra a través de sus acciones hasta el día de hoy. Hemos sido empujadas desde 2016 a una condición de trabajo aún más precaria, especialmente en los sectores del transporte y la alimentación, que está vinculada al crecimiento exponencial del empleo "autónomo" a través de aplicaciones y la venta de comida callejera. Además de la realidad del trabajo doméstico cada vez más informal, que nos ubica como la categoría profesional más grande del país, con un total de 6.356 millones de trabajadoras de las cuales: 97% son mujeres y 82% son negras.

Te puede interesar: La historia de las mujeres quilombolas y su lucha contra la esclavitud

Ante la pandemia, nuestras vidas fueron profundamente descuidadas por Bolsonaro, por Mourão, por los congresistas y estafadores del STF, hablan en nombre de las ganancias de los patrones. Mientras tanto nosotras, seguimos siendo la mayoría entre los trabajadores de la salud (85.1% de los trabajadores de enfermería son mujeres y 53% de negros), reconocidas como las heroínas más grandes de esta crisis, y también somos mayoría entre las trabajadoras domésticas y de reparto, estando en las tres categorías profesionales más expuestas a COVID 19.
Cuando hablamos de los repartidores, que enfrentan esta precaria realidad parando como el 1 de julio y hoy en el día de las mujeres negras, latinoamericanas y caribeñas, hablamos de nuestros hijos que están expuestos al encarcelamiento y al genocidio en un sistema que les presenta como única alternativa el trabajo precario.

Te puede interesar: La cuestión negra y la revolución en Brasil

¡Con el personal de entrega, en este 25J, no bajamos nuestras banderas!

Este 25J, nosotras, las militantes del grupo Internacional de Mujeres Pan y Rosas y Quilombo Vermelho, estamos orgullosamente peleando junto a las y los repartidores que enfrentan la precariedad del trabajo que nos roba la vida, tanto en la limpieza como en las bicicletas y motos, que se agudiza durante la pandemia. Nuestro grito en defensa de la vida y nuestros derechos como mujeres negras, latinoamericanas y caribeñas hace eco junto al grito de “Blacks Lives Matter”, que resuena en el mundo gracias a la furia negra que en los Estados Unidos generó un profundo cuestionamiento al racismo y a la policía. Sacudiendo incluso las bases de una posible reelección de Donald Trump, que tiene a su representante de los intereses imperialistas en Brasil, con Bolsonaro y toda el ala militar.

Frente a esta crisis histórica, no daremos ningún paso atrás al denunciar esta realidad que corta nuestra piel a través de la histórica negación de derechos, ubicándonos como el "otro del otro" tal como lo conceptualiza Grada Kilomba, porque no nos resignamos a esta posición, y continuaremos levantando todas nuestras banderas para construir una sociedad en la que no seamos quienes encabezan las terribles estadísticas a las que nos lleva la miseria capitalista.

Para poder dar estas batallas, necesitamos conquistar una serie de derechos que nos han sido negados también en este contexto de pandemia, ya sea por Bolsonaro o por los gobernadores, como João Doria, Mayors o Bruno Covas, quienes incluso tratan de aparecer como los mejores administradores de esta crisis. Los mismos que concentran todas sus energías en hacernos pagar las crisis que ellos generaron.
Por todas estas razones, además de nuestras peleas históricas, este 25J, estuvimos junto a las y los repartidores que se ubican al frente de nuestra clase.

Luchamos por testeos para toda la población, para que nuestra gente no sea la más expuesta a morir por COVID 19. También nos levantamos para exigir una inversión real en SUS, camas y respiradores para todos; para que ninguna madre negra tenga que hacer que sus hijos duerman como la única forma de combatir el hambre. Por lo tanto, luchamos por una ayuda de emergencia de al menos R $ 2000, que es el salario promedio en nuestro país, mientras dure la pandemia, como también el derecho a una cuarentena paga para todos aquellos que no son parte de los servicios esenciales. ¡Solo las mujeres negras y la clase trabajadora de ese país pueden implementar medidas racionales de manejo de la pandemia para que no tengamos que sortear nuestros sueños y convivir con los hijos e hijas de nuestra clase!







Temas relacionados

#PanYRosas   /    #Feminismo   /    Jair Bolsonaro   /    Quilombo Vermelho, agrupación de negros y negras   /    Feminismo socialista   /    Racismo   /    Pan y Rosas   /    Brasil   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO