Mundo Obrero

AJUSTE

Después de impulsar su vaciamiento, el Gobierno cerró la empresa ArBus

Fue reduciendo al mínimo el servicio durante dos años hasta cerrarlo. Una empresa privada ligada al Gobierno, Manuel Tienda León, es la principal favorecida.

Jueves 15 de febrero | 10:50

ArBus fue creada para conectar los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque en el año 2014. A partir de 2016, con el gobierno de Macri, comenzó un proceso de precarización y vaciamiento que condujo a su cierre definitivo. El mismo tuvo lugar la semana pasada.

Si bien aún no existe comunicación oficial, la medida fue confirmada desde el Ministerio de Transporte de la Nación a cargo de Guillermo Dietrich. El sitio de ArBus está caído y su fanpage dejó de existir. El pasado viernes se transformó así en el último día en el que operó el servicio.

No parece casual que una empresa que aportó a la campaña de Cambiemos en 2015 sea la principal beneficiada. La empresa privada Manuel Tienda León quedará como la única posibilitada para brindar los servicios de traslado desde Ezeiza a Aeroparque y viceversa.

El vaciamiento llevado a cabo por el gobierno implicó importantes recortes en el servicio, eliminando las distintas paradas en la Ciudad de Buenos Aires. De hecho, en los últimos meses sólo funcionaba el servicio entre Aeroparque y Ezeiza.

La finalización del acuerdo entre Aerolíneas e Intercargo (empresa estatal a cargo de ArBus) fue a mediados del 2016 el inicio del desguace. Eso implicó por ejemplo el fuerte ajuste que se aplicó sobre las tarifas de los viajes. Dejó de ser gratuito para quienes viajaran en Aerolíneas Argentinas, y para los trabajadores de la misma aerolínea.

También se puso fin a los valores diferenciales: jubilados, pensionados, empleadas domésticas, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, asignación por embarazo y ex-combatientes de Malvinas (que anteriormente contaban con un 40 por ciento de descuento).

Al mismo tiempo, el Gobierno nacional decidió contratar a Tienda León para que los pasajeros de dicha aerolínea sean beneficiarios de sus servicios en forma gratuita al realizar trasbordos entre Aeroparque y Ezeiza.

Luego de impulsar todo este proceso de vaciamiento, desde la cartera conducida por Guillermo Dietrich utilizaron dos argumentos para justificar la clausura de la transportista: pérdidas y escasa demanda. Las autoridades apuntaron que la compañía registraba un déficit anual de 20 millones de pesos y una ocupación promedio en sus colectivos del 20 por ciento.

ArBus poseía 34 empleados. En un contexto de ajuste y despidos, el Ministerio de Transporte sostuvo que ninguno sería desvinculado: “11 fueron reubicados con nuevas funciones mientras que los 23 restantes serán absorbidos por otras empresas de transporte”

Queda claro con este manejo discrecional y vaciador que atribuir el cierre del servicio a las pérdidas económicas y falta de pasajeros, es un falso argumento de los partidarios de la privatización.








Temas relacionados

Guillermo Dietrich   /    Vaciamiento   /    Ajuste   /    Mundo Obrero   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO