Política Venezuela

NEGOCIO PARA GOLDMAN SACHS

Desfalco: el Gobierno de Maduro remata bonos de PDVSA para pagar la deuda externa

En medio del desabastecimiento y la falta de medicamentos el gobierno de Maduro le vendió a Goldman Sachs acciones de PDVSA a un tercio de su valor con el objetivo de conseguir dinero para pagar la deuda externa.

Lunes 29 de mayo | 15:41

Según el diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ), el banco de inversión Goldman Sachs Group Inc. compró aproximadamente 2.800 millones de dólares en bonos de la petrolera estatal PDVSA, que estaban en poder del Banco Central de Venezuela (BCV). La cuestión es que los compró a tan solo el 31% de su valor real, en una acción desesperada del gobierno por conseguir dinero para “cumplir” sus compromisos con los acreedores internacionales. Al gobierno no le importa desangrar al país con los multimillonarios pagos de la deuda externa en medio de la catástrofe económica que cada día recae con más fuerza sobre los trabajadores y el pueblo venezolano.

De acuerdo al reporte del Wall Street Journal de este domingo, Goldman Sachs ha cerrado la compra de bonos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) con un descuento del 69%. La firma estadounidense acordó pagar al Banco Central de Venezuela 865 millones de dólares, 31 céntimos por dólar, por la adquisición efectiva de títulos emitidos en 2014 con vencimiento en 2022 por un valor de 2.800 millones.

Además de la desesperación del gobierno para obtener liquidez a la mayor brevedad para hacerle frente a los vencimientos de la deuda externa, también tiene la necesidad de contar con dólares para liquidar en el nuevo Dicom (venta de divisas en el mercado interno) en las próximas semanas.

Como telón de fondo de esta operación está una de las mayores crisis políticas desde que Maduro asumiera el gobierno y que ya se extiende por dos meses consecutivos con una oposición que mantiene jaqueado al gobierno, y en medio de una crisis económica que se arrastra con niveles de hiperinflación y una brutal caída del producto interno bruto.

Con Maduro o la oposición, un negocio redondo para Goldman Sachs

Incluso se especula que la movida de firma estadounidense apunta a un negocio más que redondo frente a un eventual cambio de gobierno. De esta manera, y de acuerdo a las fuentes relacionadas con la operación habrían manifestado a The Wall Street Journal que “Goldman Sachs está apostando a que un cambio en el gobierno podría más que duplicar el valor de la deuda, que negocia a tasas muy rebajadas con rendimientos de alrededor de 30% debido a los miedos crónicos por un default”.

Desde el gobierno no han hecho declaraciones al respecto, de acuerdo al medio estadounidense “un alto funcionario venezolano de finanzas confirmó el acuerdo, pero se negó a dar más detalles”. Se destaca que Goldman Sachs no habría hecho la transacción con el Gobierno de Maduro, sino que compró los bonos a través de un corredor sin nombre, según dijeron a The Wall Street Journal tres de las personas al tanto de la transacción. Aunque es muy común que desde el gobierno se recurran a este tipo mecanismos para la venta de bonos, centralmente los más atractivos, los de PDVSA.

De acuerdo a declaraciones del propio gobierno, este año tendrían que pagar 17 mil millones de dólares, de los cuales hasta finales de abril se cancelaron un poco más de tres mil millones.

La oposición de derecha salió a rechazar la operación. Ángel Alvarado, miembro de la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional, dijo que “Goldman se está poniendo en el lado equivocado de la historia con este acuerdo” y aseguró que una hipotética futura administración de la oposición se abstendrá de hacer negocios con Goldman Sachs. Se trata de un gesto desesperado ante lo que consideran un respaldo al gobierno de Maduro, pero la oposición venezolana ya demostró una y mil veces que pagará la deuda externa tanto o más puntualmente que Maduro. En cuanto al remate de la petrolera estatal, los negocios con multinacionales extranjeras, y pago de la deuda entre gobierno y oposición no hay ninguna diferencia sustancial.

Te puede interesar: En medio de la profunda crisis, Venezuela pagará USD 17 mil millones por deuda externa

Pagador serial

Para hacer los pagos, el Gobierno, con escasez de dinero, ha tenido que recurrir a una serie de medidas ad hoc, incluyendo hipotecar a Citgo Petroleum Corp, la filial estadounidense de PDVSA. Recordemos que Venezuela ha venido pagando puntualmente la deuda externa, y según declaraciones del propio Maduro en tres años que va de la crisis pagaron más de 60 mil millones de dólares.

El propio Wall Street Journal remarca que “Los bonos venezolanos se negocian ampliamente debido a sus fuertes retornos y al compromiso incesante de Maduro de cumplir con las obligaciones de deuda a pesar de las dificultades para pagar las importaciones de alimentos”.

Incluso, para no caer en situación de cesación de pago, en el 2016 PDVSA logró postergar hasta el 2020 el pago de 2.798 millones de dólares en bonos que vencían en 2017, al canjear el equivalente a 39,4% de las notas en manos de inversores. Pero lo que no dijo es que este canje de bonos se pudo concretar luego que PDVSA realizara una operación en la que decidió emplear el 50,1 por ciento de las acciones de Citgo, su filial en Estados Unidos, como respaldo para dicha operación de canje. Y en diciembre se hizo público también que PDVSA comprometía el restante 49,9% de acciones de Citgo, a la estatal petrolera rusa Rosneft, como garantía para apalancar un nuevo financiamiento. De esta manera quedaban comprometidas el 100% de las acciones de Citgo.

Te puede interesar: PDVSA sobreendeudada hipoteca Citgo: ¿fin del relato de la “soberanía petrolera”?

Los bonos de Pdvsa 2022, comprados por Goldman Sachs la semana pasada —puntualizó el medio norteamericano— habían estado hasta hace poco en poder del BCV. “Las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela aumentaron en 442 millones de dólares hasta los 10.800 millones de dólares el jueves, el día en que se completó el acuerdo de bonos, según cifras oficiales”. Los bonos comprados por la firma estadounidense, fueron emitidos por PDVSA en el 2014 con vencimiento en 2022, que posteriormente fue adquirido en su totalidad por el BCV por un monto de 3.000 millones de dólares, los que luego se habrían entregado a un intermediario, y ahora han caído en manos de Goldman Sachs, en una jugosa operación.

Todas estas operaciones de remate no solo de bonos sino también de activos del país, se dan en el marco de la continuidad del giro en las políticas en materia petrolera y en áreas como minería con el Arco Minero del Orinoco emprendidos por el gobierno de Maduro. Así vemos, cómo el gobierno decide cumplir los compromisos con los acreedores internacionales a costa de rematar el país, mientras hace caer sobre los trabajadores y el pueblo pobre la agobiante crisis económica. Con los miles de millones de dólares que se destinan a pagar la deuda se podrían resolver rápidamente los problemas básicos de desabastecimiento y falta de medicamentos, pero ni el gobierno de Maduro ni la derecha de la MUD están dispuestos a dejar de hacerlo.








Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Banco Central de Venezuela (BCV)   /    Derecha Venezuela   /    Política Venezuela   /    PDVSA   /    Venezuela   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO