Política

OPINIÓN

Desde Ramos Mejía a Atlanta: una experiencia inolvidable

Desde el local de Ramos Mejía salió una nutrida delegación de estudiantes, trabajadores y mujeres. Muchos de ellos participaron por primera vez de un acto con la izquierda. Aquí sus testimonios.

Meke Paradela

@mekepa

Miércoles 23 de noviembre | Edición del día

1 / 1

Antes del mediodía comenzamos a llegar y nos fuimos sumando en la charla, el mate, preparar las banderas y almorzar juntos, abuelos y jóvenes, trabajadores, mujeres y estudiantes. A las 14 a los micros y en la columna sobre Av. Corrientes se sumaron compañeros. El sol de las primeras horas de la tarde nos fue acercando al estadio. Agrupando nuestras ganas y nuestra fuerza llegó Atlanta y la noche nos encontró con los puños en alto y una sola voz. De esta experiencia las palabras de los protagonistas.

“El sábado 19/11/16 viví mi primera experiencia con el FIT. El folklore comenzó en los alrededores de la cancha cuando ya percibía la pertenencia a un grupo de personas que se preparaban entusiasmadas como yo para un acto histórico, con ansias de llegar a Atlanta y ser parte de un momento incomparable donde los tres brazos de la máquina se unirían con un fin, luchar y defender sus ideales. Trabajadores, estudiantes, mujeres, niños, jóvenes, adultos. Nada fue el limitante para agitar un estadio que clamaba socialismo. Sentada en la tribuna observaba la unión y las ganas de tanta gente de terminar con el capitalismo, que sólo genera desigualdades y fomenta el machismo. Fue una experiencia inolvidable, cada orador te atravesaba el corazón con sus palabras y te hacía sentir que una realidad diferente es posible si estamos juntos. La máquina está en funcionamiento, obreros al poder” Jimena (Terciario Nº46)

“Tuve una experiencia inolvidable: asistí por primera vez a un acto del FIT y ahora puedo decir que fue realmente emocionante compartir con miles de personas la simpatía y el anhelo de un mundo diferente. Sin ser argentina siento mía la lucha de la clase trabajadora que así como en Colombia, mi país natal, lleva el mismo grito de dolor e injusticia. Tengo confianza en los actuales representantes de este partido y sobre todo, en los jóvenes que llenaron las tribunas de Atlanta que al igual que yo y algunos compatriotas, participamos en otras luchas pero por los mismos derechos básicos. Intentaremos un rumbo diferente sin importar en qué lugar del mundo estemos, lejos de nuestras raíces y seres más queridos, podemos sentirnos orgullosos de que aunque sea intentamos pensar y actuar diferente a los que pretenden reprimirnos. Vivan los trabajadores del mundo” Dani Guzmán (trabajadora de call center)

“Como trabajador independiente (no militante), la experiencia en el multitudinario acto de Atlanta me dio una sensación de crecimiento como una fuerza política emergente que los trabajadores empezamos a valorar en el contexto político de las crecientes medidas de ajustes y tarifazos contra los más vulnerables de la sociedad de este gobierno ceoliberal. Si bien somos muchos los que observamos al FIT como una nueva alternativa, en Atlanta se plasmó y lo sentí así al encontrarme con vecinos que si bien no comparten cuestiones doctrinarias se ven representados por sus dirigentes tantos políticos como gremiales. Al FIT le queda la reconstrucción de la nueva fuerza donde la masa de los trabajadores se sientan captados por sus programas y su ejemplo de sus dirigentes. Cerrando estas breves palabras de sensaciones vividas en una emotiva tarde, se les presenta la titánica tarea de eliminar los temores inducidos a los trabajadores de que izquierda viene a romper el orden establecidos para sumirlos en el caos” Martín (UNLaM)

“Me tocó participar de algo muy bueno: estuve en Atlanta con la izquierda, mucha gente nueva, recuerdos de militancia y ganas de hacer cosas por nosotros los laburantes, que al fin y al cabo somos todos. Hay mucha gente nueva y con ganas y fuerza. Abramos los ojos a otras alternativas, no nos quedemos con más de lo mismo siempre”. Guillermo (trabajador)

“El acto estuvo muy bueno, espero que se repita y que seamos más y más la próxima. Felicitaciones a todos los que lo organizaron” Emilio (trabajador aceitero)

“¿Que viví en Atlanta? Además de un acto político que me representó con total claridad, vi unión, fuerza, voluntad colectiva organizada, capaz de lograr el cambio, ese cambio que todos y todas queremos. Vi jóvenes comprometidos, inteligentes, que saben lo que quieren y que no se dejarán engañar. Jóvenes con convicción, luchando por sus ideales. Sin dudas vi corazón, sentimiento, arte, música. Vi mujeres que no permitirán que se las intente borrar de la agenda política nacional. Mujeres que ven sus derechos atacados, mujeres que siempre fuimos, somos y seremos protagonistas en cada paso de la historia, y hoy más que nunca unidas bajo la misma bandera: ¡si maltratan a una, nos movilizamos miles! Vi familias completas: padres, madres, niños, jóvenes, abuelos que querían ser parte de esa gran unidad de esa multitud solidaria, digna, trabajadora, con deseos de igualdad. ¡¡Fuimos un corazón con forma de cancha!!” Lorena (estudiante)

“Lo que me dejó Atlanta es una emoción muy grande, casi indescriptible, que nunca sentí en un entorno político. Verse rodeado con tanta gente de distintos ámbitos, y que tienen la energía suficiente para luchar, hacer crecer y fortalecer cada vez más el FIT, me dieron ganas de participar más activamente desde el PTS que es el espacio con el cual me veo más identificado desde hace algún tiempo y me acerco cada vez que puedo a aportar mi granito de arena”. Ivan Fostyk (trabajador)

“Lo que me pasó fue gratificante y esperanzador, ver tanta gente que no es arrastrada por migajas. Vi compromiso, conciencia, transparencia, solidaridad, libertad, fuerza, futuro. También algo que pude ratificar es que es una fuerza que crece a pasos agigantados. Nunca fui un militante y quizás nunca lo sea pero mi corazón siempre estuvo y estará del lado izquierdo. Me siento agradecido por la oportunidad de compartir con mi familia tan lindo día” Pablo (comerciante)

“Realmente me pareció espectacular. Digno de tildarse como evento histórico de izquierda. Si bien el mismo tuvo un retraso de más de dos horas, pude apreciar cómo el estadio se iba llenando con el correr de los minutos. Fue fantástico y hasta lo comparé con la violencia en el fútbol. Y en esto hago hincapié porque pudimos asistir a un estadio y disfrutar del espectáculo: por un lado, familias, amigos, y gente de todas las edades palpitando sin temor y con alegría (alegría no PRO) lo que estaría por venir. Por otro lado, era emocionante ver cómo ingresaban a Atlanta los simpatizantes de los distintos partidos políticos sin necesidad de roce entre sí, sino con entusiasmo y ánimo de disfrutar de un evento que sería histórico. Incluso por momentos mezclándose los unos con los otros. Si bien hay diferencias entre ellos, el objetivo era el mismo y lo cumplieron: participar del acto histórico y llevar al FIT como principal (y única) bandera de lucha en estos tiempos tan duros” Daniel (administrativo)

“Fue una experiencia maravillosa. Muy emocionante ver miles de jóvenes con convicciones, orgullosos de militar en partidos representativos de nosotros, la mayor clase, la trabajadora. Feliz de haber tomado la decisión de acercarme al PTS y a Pan y Rosas, partido y organización con reivindicaciones tan nuestras y con representantes dignos de ser escuchados, coherentes, consecuentes. Maravilloso cierre entonando La Internacional: todos con el puño en alto convencidos de que el "día que el triunfo alcancemos ni esclavos ni hambrientos habrá, la tierra será el paraíso de toda la humanidad". Victoria (trabajadora)

“Estuvo bueno, la pase bien, ansioso por la espera. El acto muy cálido, los compañeros. Después es una lástima que no todos hayan entendido la consigan de fortalecer el FIT y armaron otro “FIT”(Frente de Izquierda y Socialista) justo cuando estuvo el acto. La parte del cierre con el coro cantando La Internacional me gustó mucho” Julieta (administrativa)




Temas relacionados

Ramos Mejía   /    PTS   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO