Sociedad

VIVIENDA Y PRECARIEDAD

Desahucio de la vergüenza en Barcelona: una familia con tres hijos en la calle

Sucedió en la noche del jueves, poco antes del toque de queda. Los vecinos de Nou Barris intentaron impedirlo sin éxito pero los mossos d’esquadra actuaron con la fuerza. El Govern es responsable.

Viernes 30 de octubre | Edición del día

Al parecer el toque de queda esconde otras intenciones más que evitar la propagación del Covid. Poco antes de las 22 horas, horario en el que el por decreto del gobierno se establece el toque de queda, los Mossos d’Esquadra desalojaron en Nou Barris, Ciutat Meridiana, a una familia con tres niños, uno de ellos recién nacido.

El primer intento de desalojo se produjo por la mañana sin que la familia lo supiese, cuando no estaban en la casa. A la tarde, al regresar, se encontraron que lo que por dos años había sido su hogar, ahora tenía la cerradura cambiada y no podían acceder. Una situación que sería desesperante para cualquiera.

La familia fue desalojada definitivamente tres horas antes del toque de queda, cuando la policía volvió hasta el hogar de la familia a sacarlos por la fuerza. Decenas de vecinos del Nou Barris se concentraron frente a la vivienda para intentar impedir el desalojo, pero no pudieron evitarlo.

Según IRIDIA, Eduard Sallent, el jefe delos Mossos d’Escuadra, había reconocido a SER Catalunya, que el desalojo había sido sin una orden judicial.

A medida que la crisis económica se vaya profundizando, veremos más intentos de desahucios como este y otros que están ocurriendo en todo el Estado.

Este caso terrible en Barcelona se asemeja al de una familia que fue desahuciada con cuatro menores el pasado martes en Carabanchel, Madrid. Ese mismo día, el ministro de Transportes y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha respondido que le "impactó" ya que "lógicamente, el decreto que planteamos no permite los desahucios. En teoría, no tiene que plantearse ninguno porque los suspendimos durante el estado de alarma”.

Pero como no podría ser de otra manera “su impacto” no se tradujo en ninguna medida que acabe con este verdadero drama contra el derecho a una vivienda que sufre la clase trabajadora y el pueblo pobre. El gobierno en vez de adoptar medidas populares para la clase trabajadora defiende los intereses de los dueños de las propiedades haciendo que la crisis la paguemos nosotros.







Temas relacionados

Desahucios   /    Derecho a la vivienda   /    Vivienda   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO