CORREO DE LECTORES // TUCUMÁN

Denuncian persecución de la delegada comunal de La Florida

Una lectora nos envía una denuncia a la delegada Inés Gramajo.

Sábado 30 de septiembre | Edición del día

¿Mi nombre? Cómo me conocen en mi pueblo: Morocha Carabajal. Por este medio quiero denunciar la persecución y hostigamiento que viene sufriendo mi hermano Juan Carabajal, empleado de la comuna de La Florida e integrante del sindicato. Pero no es por eso que lo persigue, lo hacen por ser hermano de quien denunció ante las autoridades de Derechos Humanos a Jorge “Feto” Soria como entregador, junto a Víctor “Pecho y tabla” Sánchez, de los militantes de la Juventud Peronista en 1975, luego en 1976 de la detención y desaparición. Algunos tuvimos la suerte de volver, otros no.

La delegada comunal Inés Gramajo sigue las directivas de Chicho Soria, su marido, y persigue a mi hermano. El 14 de septiembre la señora no recibió a los sindicalistas porque estaba Juan Carabajal. ¿Sabrá la señora que es discriminación? Es mi hermano, entonces no lo reconoce como integrante del sindicato y le niega entrar a la comuna cuando él tiene más de 30 años de servicios.

El 1 de septiembre mandó a los serviles (Daniel Sotelo) que paga con plata de la comuna para que golpeen a mi hermano. Él tiene operado ambos ojos, cirugía reciente, y hay testigo de que le sangro ambos ojos y ni la policía que está al lado hizo algo.

La señora delegada comunal se fue de vacaciones y los empleados reclamando por sus salarios, ya que se los quieren descontar a todos los que se afiliaron al sindicato. Yo no miento, hay audio donde Chicho Soria, que nada tiene que hacer en la comuna, amenazan con sacarles el trabajo. La comuna tenía que haber sido intervenida, pero el gobernador Juan Manzur, como el anterior José Alperovich, están encubriendo a Chicho Soria.

Esto sucede en un pueblo que en la antesala del golpe cívico-militar del 76 luchó para que el ingenio no fuera intervenido ya que eso hubiese significado el cierre. Fue en 1974, gobierno de María Estela Martínez de Perón, colaboradora de los militares. Allí trabajaba mi padre Manuel Carabajal y hermano Laurindo Rafael Carabajal. Tomaron al ingenio y fueron los pobladores que defendieron su fuente de trabajo. ¿Dónde están sus herederos? ¿Por qué tienen miedo, a quien le temen? Hubo muertos en un pueblo de gente de trabajo, tranquila, el padre Viroche anduvo acompañando a los sindicalistas de la comuna, denunció la droga, la impunidad que existe en La Florida, y ¡oh! ! casualidad apareció muerto, yo veía las caravanas de motos y todo un pueblo reclamando justicia, hoy da pena ver no más de 50 personas que siguen recordando a Juan Viroche, ¿donde están las caravanas que salieron a mostrarse ante las cámaras? Me da a pensar que solo se muestran para aparentar cuando hay cámara de TV.

No voy a permitir que quede impune el atropello que sufrió Juan Carabajal, mi hermano, y no voy a callar y seguir denunciando al Feto Soria de ser el responsable de la desaparición de mis compañeros : el sindicalista Martin Décima, el soldado Alfredo “Fredy” Coronel, el agricultor de la colonia 4, Juan Carlos Llanos, de los "changos " de la colonia 5 de Louisiana, el japonés Diaz, los hermanos Cajal, los López, los hermanos Romero, Manuel Tajan. Por todos ellos es que no puedo callar. Mis cumpas, ¡presentes! ¡HLVS!






Temas relacionados

Tucumán

Comentarios

DEJAR COMENTARIO