Mundo Obrero

POLÍTICA

Denuncia: Carlos Tomada persigue delegados y privatiza áreas del Ministerio de Trabajo

Los trabajadores de la cartera que conduce Tomada desde hace once años, denuncian un proceso de tercerización y sistemáticas acciones de “violencia laboral”.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Jueves 26 de marzo de 2015 | Edición del día

Desde “Mundo Obrero” venimos difundiendo y dando espacio a distintos sectores de trabajadores que denuncian y manifiestan su descontento ante las condiciones laborales, la precarización, el vaciamiento, las persecuciones sindicales y las medidas antidemocráticas que se toman cuando los trabajadores responden a los ataques.

El gobierno nacional, a través del Ministerio de Trabajo que comanda Carlos Tomada, viene interviniendo en distintos conflictos de los últimos tiempos. El caso más emblemático es Lear y fue para resolver en favor de las patronales que atacan y persiguen. Siempre dejan correr los atropellos y manejos de las patotas de los sindicatos como el SMATA, con Pignanelli a la cabeza, ni siquiera respetando las propias leyes que redacta en sus oficinas ni sus campañas contra el trabajo en negro.
Tomada, que en cada aparición pública dice estar orgulloso de este gobierno que da un “combate a muerte al trabajo en negro, que ha creado millones de puestos de trabajo", dirige un ministerio que rebalsa de trabajo precario, tercerizaciones y persecuciones gremiales.

Sebastián Scarano es ingeniero en sistemas y trabaja en la Dirección de Sistemas Informático del ministerio desde 1999. Él es delegado general adjunto de la Junta Interna de ATE en el Ministerio de Trabajo de la Nación y nos relata la cruda realidad que se vive en las dependencias estatales, en particular “en la Casa de la defensa de los derechos laborales” que dirige Tomada.

¿Cómo se inicia el conflicto?

  •  Este conflicto se inicia cuando hay un intento por parte de las autoridades de tercerizar todo el área de desarrollo. Estamos hablando de cincuenta profesionales que a lo largo de veinte años desarrollaron todos los sistemas que hoy se usan en el Ministerio de Trabajo, son sistemas sensibles que manejan la información de las negociaciones colectivas, la gestión de los planes sociales de trabajo, la información que relevan todos los inspectores que buscan trabajo en negro en el país. Tareas que son importantes para el Ministerio y para toda la sociedad.

    Imagen: oficina de Sistemas llena

    Hace aproximadamente tres años la directora del área, Mónica Alcibar decide tercerizar el área y para eso desarma los equipos de trabajo, nos quita tareas, nos rebaja las funciones a todo el personal y al mismo tiempo va impulsando licitaciones millonarias en las que casualmente siempre gana la misma consultora: la empresa GLD Consultores.

    En 2011 hubo una licitación por un U$S1 millón y medio por 80.000 horas de desarrollo que es específicamente el trabajo que hacen los trabajadores de informática, desarrollar sistemas. Luego en 2013 otra licitación por u$S 3 millones, que otra vez gana GLD. Además a un empleado de la consultora que trabajó para ellos durante más de quince años, Rubén Martínez, lo contrataron de un día para el otro desde el Ministerio, lo quieren poner de jefe de todos los profesionales que trabajamos en el lugar y le asignan la tarea de controlar a su antiguo empleador. Ahí nos dimos cuenta claramente cuál era el plan y empezamos a tomar medidas de fuerza para defender nuestros puestos de trabajo.

    Imagen: licitación GLD

    ¿Cómo reaccionó el Ministerio ante su lucha?

  •  El Ministerio empezó a aplicar sistemáticamente acciones de violencia laboral, con quite de tareas, rebaja de funciones, pusieron de jefe a personas sin ningún tipo de capacidad ni formación técnica, incluso nos mudaron compulsivamente. Un día llegamos a nuestro trabajo y estaba medio vaciada la oficina, nadie nos había avisado nada. Incluso recibíamos llamados que nos decían que no trabajamos más en el Ministerio de Trabajo y que nos teníamos que ir a otro organismo, a trabajar a la ANSES.

    Hicimos muchísimas medidas de fuerza, conferencias de prensa, protestas en la puerta, ruidazos al interior del Ministerio. A raíz de la presión el ministro Tomada se reunió con nosotros y con nuestro Secretario General en un par de ocasiones, siempre dijo que iba a encontrar la solución, pero a los pocos días teníamos nuevos aprietes.

    Actualmente, lo que hace todavía más escandalosa la situación, es que los delegados gremiales estamos aislados del resto de los trabajadores, quedamos en un piso abandonados, donde no hay nadie que trabaje en la Dirección de Sistemas. No tenemos ninguna tarea asignada, nos sacaron todos los proyectos que teníamos.

    Imagen: oficina de Sistemas vaciada

    Enviamos telegramas laborales que nunca fueron contestados y ahora el Ministerio nos envió un telegrama diciendo que ya no teníamos que trabajar más en el Ministerio, expulsando a un delegado que fue elegido por sus compañeros y sabemos que la intención es dejarlo en la calle. Ante este panorama nosotros seguimos con las medidas de fuerza y también estamos impulsando la denuncia de esto por todos los medios posibles. Ahora buscan la manera de retroceder con esto y logramos que dieran marcha atrás con la medida contra el delegado, pero somos concientes que la intención original era despedirlo.

    ¿Recibieron solidaridad de otras dependencias, de ATE, tanto de nación como de la Ciudad de Buenos Aires?

  •  Sí, claro. En todas las medidas que hicimos, todas las protestas en la calle, siempre hubo una participación muy importante de todos los trabajadores de ATE, incluso logramos también involucrar a otros actores. En tres oportunidades diputados nacionales le enviaron pedidos de informes al exjefe de Gabinete Jorge Capitanich preguntándole por qué se están tercerizando las tareas, por qué se está expulsando al personal y no hubo ninguna respuesta. Incluso varios diputados firmaron un proyecto de resolución en el cual repudian la violencia laboral y el vaciamiento ejercido contra los trabajadores.

    Un proyecto que lleva la firma de Víctor De Gennaro, Claudio Lozano, Nicolás Del Caño, Néstor Pitrola, Facundo Moyano, es decir todos diputados muy ligados al mundo del trabajo. Cuando las personas escuchan esto se dan cuenta de lo escandaloso que es. Además de que hay un perjuicio muy importante para la sociedad porque esto involucra sistemas que manejan información sensible y que están puestas en manos de consultoras privadas, que tienen permiso de acceder directamente a los servidores de producción.

    Lo llamativo es que es el propio Ministerio de Trabajo el que los está persiguiendo a ustedes, tercerizando áreas para hacer un negocio

  •  Tal cual. Nosotros siempre hablamos del doble discurso que tiene el Ministerio. Cuando empezó este conflicto nosotros decíamos que esto era un rebrote menemista, porque tiene todos los elementos: están vaciando un sector, están haciendo contratos con consultoras en millones de dólares que se pagan con créditos de organismos internacionales. O sea que aumenta la deuda externa. Y este gran curro lo van a pagar nuestros nietos. Además ponen amigos que no saben nada y lo último que faltaba, además de la violencia laboral, es la persecución gremial. No es menor que a un delegado gremial lo hayan querido sacar del Ministerio de Trabajo.

    Nosotros que seguimos los conflictos sabemos que este gobierno, vía el Ministerio de Trabajo, tiene un largo historial de haber actuado así sobre otros conflictos. Lo más relevante últimamente fue el conflicto de Lear, que con un fallo de reincorporación, fue el mismo Ministerio de Trabajo que ayudó a revertirlo. ¿Lo ves como un plan sistemático que abarca más de lo que les corresponde a ustedes?

  •  Por supuesto. El Ministerio está haciendo en casa lo que impulsa en el resto del mundo del trabajo, no nos cabe ninguna duda. Nosotros con los compañeros de Lear nos solidarizamos, hemos participado de las marchas, muchos trabajadores del Ministerio han aportado al fondo de huelga, incluso hemos discutido el tema con el Jefe de Gabinete y ellos hicieron esta fantochada de permitir este Preventivo de Crisis retroactivo y te lo defienden y no se les mueve un pelo. Ellos tienen muy claro cuál es su rol.

    Nosotros con mucho esfuerzo logramos, desde que somos Junta Interna, instalar en la opinión pública que en el Ministerio de Trabajo hay trabajo precario, trabajo en negro y bajo cualquier modalidad de contratación para darle algún tipo de cobertura “legal”. Estamos hablando de que más del 70% de los trabajadores puede ser despedido sin causa, sin preaviso y sin la indemnización que tiene cualquier trabajador del ámbito privado. Esto es lo que se vive en el Ministerio de Trabajo. Y a esto ahora le sumamos además la violencia laboral ejercida de expulsar a delegados con la clara intención de dejarlos en la calle.

    ¿Esta persecución tiene que ver con tratar de favorecer a otros sindicatos dentro del Ministerio?

  •  Sí. Está UPCN, que siempre jugó a favor de las autoridades. Eso no es nada nuevo. Igual no pudieron entrar en los trabajadores que enseguida se dieron cuenta cuál es su rol. Nosotros esto lo vemos como parte de una necesidad de asegurar un negocio frente al cambio de gestión.

    Nosotros siempre decimos que este es un gran negocio de las consultoras, que no se trata de vender sistemas, sino vender dependencia. El día que no te anda algo los tenés que llamar a ellos y eso es lo que están instalando acá y para eso el primer obstáculo éramos los trabajadores que hicimos todos los sistemas, resistimos luchando y para eso necesitan sacarnos del medio.

    ¿Tiene que ver con un intento de aplicarlo en todas la dependencias? Vos antes decías que hay un 70% de trabajadores con distintas contrataciones

  •  Nosotros estamos en contacto con varios organismos y vemos que se viene dando en varios lugares: en el Banco Nación, en ANSES, en AFIP, que avanzan sobre los sectores informáticos. En el tema desarrollo de sistemas, a diferencia de lo que es la compra de equipamientos, es muy fácil dibujar e inventar servicios que no se dan. Nosotros sabemos que esta consultora ha cobrado cifras millonarias por reingeniería de procesos que jamás se hicieron, por sistemas que no desarrollaron ellos.

    ¿Cómo piensan continuar, qué medidas piensan tomar?

  •  Además de todas las medidas legales, lo que estamos haciendo es continuar con las medidas de fuerza, vamos a seguir denunciando esto hasta en los organismos internacionales. Vamos a discutir en asamblea cómo seguir las medidas de lucha, si no dan marcha atrás. Hay otros sectores de ATE que están teniendo graves problemas. Las últimas elecciones de la Junta Interna de ANSES fueron impugnadas por el Ministerio de Trabajo.

    Esto es gravísimo, en el Ministerio de Justicia están obligando a hacer las elecciones de vuelta. Vemos que en este último tiempo están decididos a avanzar sobre la organización de los trabajadores. Así que en ese sentido nos parece que el traslado de un delegado del Ministerio de Trabajo, sí responde a un plan en los últimos coletazos de esta gestión. Así que creemos hay que dar una respuesta contundente de todo el sindicato.







    Temas relacionados

    Carlos Tomada   /    Ministerio de Trabajo   /    Mundo Obrero   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO