Cultura

CINE

Democratizar el INCAA, frenar el ajuste

Detrás de las internas y operativos mediáticos de los últimos días el gobierno de Macri dio los pasos para atacar a la comunidad audiovisual. Se propone manejar el Incaa en forma directa para aplicar un ajuste que va a recaer sobre los técnicos, los realizadores, y todos los trabajadores del sector en beneficio de las grandes productoras.

Domingo 16 de abril | 10:42

Fue por esto que el jueves 13 se realizó una función inédita en el Cine Gaumont. Más de mil asistentes, realizadores, productores, técnicos, estudiantes, docentes y artistas de todas las áreas realizamos una asamblea para debatir como defender al cine de los ataques del gobierno. Desde ese día no para de crecer un movimiento de miles que se propone pararle la mano a la política del ajuste.

La movilización del 1A cumplió el papel de hacer creer al gobierno que puede avanzar con total impunidad en sus planes. La política de represión y ajuste se complementa con un proyecto de educación y cultura con grandes negocios para pocos y precarización para muchos. Es en este marco que el INCAA es su nuevo objetivo.

Las internas y el ataque

La operación mediática comenzó en su programa de cabecera "Animales Sueltos" y apuntó a dos destinatarios, Alejandro Cacetta, presidente del INCAA designado por el gobierno de Macri y Pablo Rovito, rector del ENERC elegido por un concurso público organizado por los integrantes de la escuela. Más allá de este burdo operativo o casos de irregularidades que pudieran existir, el objetivo es claramente avanzar con el ajuste. Por eso en estos días continúa una campaña con el periodista Feinnman anunciando nuevos despidos por twitter, y preparativos del gobierno para una política de intervención del Instituto, por lo que se realizará una movilización el lunes.

La gestión de Alejandro Cacetta, un CEO de Patagonik Group, representante de la gran industria, durante este primer período del gobierno PRO ya había comenzado a aplicar un modelo de cine que profundizaba la orientación hacia las grandes productoras e intereses de las empresas capitalistas. El nuevo Plan de Fomento que fue presentado como un primer gran logro de la gestión apuntó claramente a poner cada vez más trabas a la producción independiente y más beneficios a las grandes productoras. Es por esta razón, sumado a la caída de puestos de trabajo en el sector audiovisual y otros ataques como los denunciados por los documentalistas, que durante los meses de su gestión se realizaron asambleas abiertas de distintos sectores, movilizaciones y reclamos. Pero estos avances de Cacetta no fueron suficientes para un gobierno que se propone profundizar el ajuste.

Hace algunas semanas el gobierno anunciaba su objetivo de quedarse con plata del Fondo de Fomento Cinematográfico planteando sacar el impuesto del 10% a la entradas que financia históricamente el cine nacional junto a otros recursos que se generan del sector audiovisual en TV y van al fondo de fomento del cine. Esto quiere decir que el dinero que hoy "sale del cine y financia el cine" lo quieren destinar a otra cosa, y a su vez beneficiar a los grupos multimedios para que sus canales no aporten más recursos. Lo que implica un ajuste directo y ataque a la actual autarquía del INCAA.

Detrás del operativo mediático y el pedido de renuncia está también el objetivo de avanzar con despidos, tras la frase del comunicado oficial "El recambio de Alejandro Cacetta obedece a la necesidad de acelerar y profundizar todos los procesos de mejora administrativa en el INCAA" sumado a los últimos anuncios y los miles de despidos ya realizados en el estado, está claro cuál es el panorama. El combo de ajuste es completo.

En el caso de Pablo Rovito, rector de la ENERC, el operativo mediático intenta desplazarlo para controlar la escuela de Cine, en un ataque directo a la educación pública. Esto provocó un rechazo unánime de la comunidad del ENERC que tras un proceso de lucha y organización había conquistado un método democrático de elección de rector por concurso público, que se aplicó por primera vez para la elección de Rovito. Los mismos estudiantes docentes y no-docentes de la ENERC que lucharon por este método fueron los que iniciaron el actual proceso de lucha y organización convocando a la asamblea de 13 de abril en el Gaumont.

La respuesta

La primer respuesta fue contundente. Después de la masiva asamblea del jueves 13 somos miles difundiendo los reclamos en las redes, organizándonos en las Escuelas, Facultades y en las distintas Asociaciones del sector, y se preparan nuevas movilizaciones para los próximos días. Pusimos en marcha un movimiento que si lo desarrollamos nos permitiría tomar los destinos del cine en nuestras manos. Más de mil personas debatimos y votamos una perspectiva de lucha. Demostramos que podemos convocarnos, organizarnos y plantear nuestras posturas con independencia.

Las distintas adhesiones e intervenciones expresaron a los presentes. Decenas de asociaciones de técnicos (sonidistas, editores, fotógrafos, arte), realizadores y productores de cine independiente, asociaciones de documentalistas, trabajadores de SICA y de ATE-INCAA, docentes y muchos estudiantes de diversas escuelas, a las que se sumaron adhesiones de decenas de asociaciones y escuelas de todas las provincias y países vecinos. Una gran participación fue también la de las "mujeres cineastas", que previamente agrupadas en un grupo de Facebook al levantar las manos para reconocerse en la asamblea demostraron una extensa presencia. Este mapa muestra en forma amplia los protagonistas que día a día hacemos el cine.
No estuvieron presentes la DAC (asociación de directores más reconocidos de la industria) ni las grandes productoras. Hasta el momento algunos sectores de la industria se expresaron repudiando el despido en un comunicado de apoyo a Cacetta y su gestión.

Entre las resoluciones más importantes de la bautizada "Asamblea permanente en defensa del cine argentino" se expresaron el pedido de renuncia del ministro Avelluto, la defensa del ENERC y su método de concurso público, la defensa de todos los puestos de trabajo y la solidaridad con los demás sectores en lucha y la necesidad de avanzar en la democratización del INCAA y el método de elección de su presidente (que hoy es designado a dedo por el poder ejecutivo).

Democratizar el INCAA, frenar el ajuste

La necesidad de democratizar el INCAA es una lucha pendiente, y su necesidad vuelve de manera recurrente. Cada una de las gestiones anteriores mantuvo firmemente los organismos burocráticos de toma de decisiones, y un manejo acorde a la política del gobierno que las designaron, siempre a favor de las grandes empresas productoras. Cada paso a favor de conseguir concursos transparentes, o vías democráticas para decidir aspectos de la producción favorables a la comunidad audiovisual fue conseguida con la lucha, como el actual régimen de financiación de documentales digitales que permitió acceder a la producción a cientos de nuevos realizadores, o como la elección por concurso público del rector del ENERC. Entre otras cosas, ninguna de las gestiones anteriores atacaron el problema estructural de la distribución del cine en nuestro país, que está en manos de un 80% de empresas norteamericanas, y que expulsa de las pantallas todo lo que no sean productos de Hollywood o "tanques" asociados con ellos.

Hasta el día de hoy cada presidente es designado por el gobierno de turno, en el caso de Cacetta fue también "consensuado" con sectores de la "industria", muchos de los cuales mantienen el trabajo en negro, con bajos salarios y son los grandes beneficiados por los subsidios en los últimos años. Pero la gran mayoría de los creadores audiovisuales no decidimos la política cinematográfica nacional, es momento de luchar por cambiarlo. Algunos sectores de la gestión kirchnerista se expresaron en las redes por "defender al cine nacional conquistando en octubre una nueva composición en las cámaras", como si el macrismo no hubiera avanzado en el ajuste por la importante cantidad de leyes que el PJ-FPV le ayudó a aprobar en estos 16 meses de gobierno. La lucha del cine como el conjunto de las luchas en curso necesitan una perspectiva independiente.

La fuerza para defender el cine y conquistar la democratización del INCAA está en movimiento. Los puntos votados en la Asamblea son el puntapié para iniciar este camino.

Impulsemos asambleas en todas las escuelas y asociaciones, ganemos las calles para democratizar el cine y enfrentar el ajuste.






Temas relacionados

#DefiendoCineArgentino   /    Cine Independiente   /    Cine Gaumont   /    Corrupción   /    INCAA   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO