Mundo Obrero

TRIBUNA ABIERTA

Demandas durante los 1° de Mayo en Rosario (1890-1955)

En la ciudad de Rosario, desde 1890 hasta la actualidad nunca se dejó de conmemorar el 1º de mayo. En este recorte, entre 1890 y 1955, nos hemos centrado en los reclamos de algunos años.

Sábado 28 de abril | Edición del día

Introducción (*)

En la ciudad de Rosario, desde 1890 hasta la actualidad nunca se dejó de conmemorar el 1º de mayo. Se lo hizo en las calles, sindicatos, plazas, cines, teatros, escuelas, colegios, en la clandestinidad o en forma festiva, violenta o pacifica, legal o ilegal, oficialmente o en la oposición; con actos, marchas, obras de teatro, conferencias, festivales artísticos, misas con bendiciones de herramientas, tratando de superar récord de producción, competencias deportivas, etc.

Lo protagonizaron desde sindicalistas de distintas ideologías, anarquistas, socialistas, comunistas, peronistas, radicales, hasta políticos liberales, conservadores, demoprogresistas, como también los integrantes de la Iglesia Católica, y los militares golpistas de las distintas épocas.

Cuando investigamos ciento diez conmemoraciones del primero de mayo, entre 1890 y el 2000, en Rosario, entre varios objetivos, uno fue intentar responder el interrogante ¿Por qué al 1º de Mayo se lo sigue evocando año a año desde su origen de muy variadas formas? Nuestra hipótesis de trabajo fue que se lo hace porque expresa las contradicciones de la sociedad, donde se manifiestan los efectos del capitalismo: desempleo, miseria, marginalidad, donde queda al descubierto el choque del proletariado con la burguesía, del trabajo con el capital. Es el día de los explotados, de los trabajadores, donde los reclamos y las protestas son variadas. Es una jornada de lucha. Como acontecimiento social, no existe una fecha simbólica y conmemorativa que fuera adquiriendo la dimensión a nivel mundial, como el día de los trabajadores.

Y en este recorte, entre 1890 y 1955, nos hemos centrado en los reclamos de algunos años.

1890

“El Congreso resuelve y reconoce como de absoluta necesidad:

1º Crear leyes protectoras y efectivas sobre el trabajo para todos los piases, con producción moderna. Para fundamento de lo mismo considera el Congreso:

a) Limitación de la jornada de trabajo a un máximo de ocho horas para los adultos;
b) Prohibición del trabajo de los niños menores de catorce años y reducción de la jornada a seis horas para los jóvenes de ambos sexos de 14 a 18 años.
c) Abolición del trabajo de noche, exceptuando ciertos ramos de industria cuya naturaleza exige funcionamiento no interrumpido;
d) Prohibición del trabajo de la mujer en todos los ramos de industria que afecten con particularidad al organismo femenino.
e) Abolición del trabajo de noche de la mujer y de los obreros menores de 18 años.
f) Descanso no interrumpido de treinta y seis horas, por lo menos cada semana, para todos los trabajadores.
e) Prohibición de cierto género de industrias y de ciertos sistemas de fabricaciones perjudiciales a la salud de los trabajadores.
g) Supresión del trabajo a destajo y por subasta.
f) Inspección minuciosa de talleres y fábricas por delegados remunerados por el Estado: elegidos, al menos la mitad, por los mismos trabajadores.
2.-El Congreso reconoce y declara que es preciso fijar todas estas medidas por leyes o acuerdos internacionales y pide a la clase obrera de todos los países del mundo el inicio, por los medios que les sean posibles, estas protecciones y de veladas;
3.-Fuera de esto, el Congreso declara:
Es obligación de todos los trabajadores de declarar y admitir a las obreras como a compañeras, con los mismos derechos, haciendo valuar para ellas la divisa: Lo mismo por la misma actividad.
4.-Para lograr esto, el Congreso considera la organización de la clase obrera por todos los medios que sean posibles, y también la manera de verificar las pretensiones para verificar la emancipación de la clase obrera, para lo cual reclama: La entera libertad de coalición y conciliación.

1903

En 1903, los reclamos de los gremios fueron por la jornada laboral de ocho horas, la derogación del servicio militar obligatorio y la ley de residencia, y especialmente la reglamentación del trabajo de las mujeres y los niños en las fábricas.

Entre las propuestas presentadas se solicitaba una activa agitación en favor de las cocineras, a fin de que gocen de un descanso semanal desde el sábado a las 20 hs hasta las 17 del día siguiente. Junto con la Federación de Dependientes de Comercio, la Unión Gremial Femenina, presentaron por primera vez la reivindicación de la ley de la silla.

1910

Durante los festejos del centenario de la Revolución de Mayo. A nivel nacional, el movimiento obrero había organizado distintas movilizaciones, y en Rosario, las sociedades obreras prepararon una importante conmemoración, adhiriendo el Comité del Partido Socialista. La Sociedad de Resistencia dio a conocer un manifiesto explicando por qué la concentración tenía como consigna “La protesta contra la Ley de Residencia”:

1.-Por ser contraria al espíritu del pueblo argentino
2.-Por anular libertades que acuerda la Constitución, lo que equivale a asesinar moralmente a los libertadores de 1810.
3.-Porque desconociendo la justicia jurídica aplica el castigo como cuando está bajo el imperio de la ley marcial, lo que implica un estado de sitio permanente.
4.-Por dar a la policía atribuciones de juez-verdugo.
5.-Porque sus efectos aunque nulos, como alcance social, siembra la desolación y la muerte en los hogares proletarios.

“Reclamamos la libertad de los presos:

1.-Porque sus actos son efectuados en defensa de la colectividad y por la justicia que entraña, no pueden llamarse delitos
2.-Porque el pensamiento, palanca del progreso, no debe ser encarcelado
3.-Porque si algo hubiera que castigar, debía empezarse por la sociedad, o régimen imperante, origen de esos actos inicuamente llamados auto-sociales.

“Reclamamos la amnistía para los desertores y prófugos del ejército:

1.-Porque es inhumano obligar por la fuerza a que los jóvenes abandonen sus hogares y empuñen el arma homicida cuando detestan la vida militar
2.-Porque aplicar castigos a los jóvenes por no cumplir las absurdas disposiciones gubernamentales, es lo que puede llamarse un verdadero atentado a la soberanía popular.
3.-Porque queremos que vuelvan tranquilos a sus hogares.

En esos días, se conoció un volante firmado por el “Grupo Los Libres”, que planteaba entre otros conceptos “Los nuevos libertadores de las cadenas de esta esclavitud secular, queremos ver esculpidas al natural a la libertad, reina del mundo, y por ello exigimos al gobierno que abra las puertas de las cárceles para que salgan nuestros compañeros de causa y las del país a los desertores infractores militares como así mismo la derogación de la infamante Ley de Residencia que anula las francas garantías ciudadanas acordadas por los libertadores argentinos en el Art. 14 de la Carta Magna del país”.

1911

Durante el acto del Partido Socialista, al que concurrieron más de 1000 personas, se conoció un pronunciamiento contra la Ley de Defensa Social, el cual expresaba “El PS y los gremios de Rosario, reunidos en comisión popular para exteriorizar ante el gobierno y la opinión publica el anhelo urgente de la clase trabajadora en el 1º de Mayo, reclama: “Que la ley social, en cuanto afecta la entrada al país, de extranjeros inculpados de delitos de pensamientos, en cuanto mutila las libertades de reunión pública, de palabra, de prensa y los derechos de huelga y de más inherentes a la acción ordinaria del movimiento obrero y gremial del pueblo obrero, debe ser derogada”.

1913

Fue un año en que la clase obrera rosarina estaba en plena porque los tranviarios habían reclamado las 8 hs de trabajo, y la empresa había dejado cesantes 103 empleados.

Demandas y represión entre 1917 y 1930

Las primeras conmemoraciones en este periodo, estuvieron influenciadas por el fin de la Primera Guerra Mundial. (…)

Las posiciones proletarias frente a la guerra tuvieron un profundo sentimiento antibélico, tanto en los discursos o en las consignas callejeras se expresaban los pensamientos pacifistas, remarcando que la clase obrera era la víctima de la guerra, y reclamando la paz. Durante uno de los actos, los socialistas difundieron esta declaración “La guerra europea que envuelve en su trágico torbellino a todos los pueblos de la tierra fue principalmente ocasionada por las rivalidades capitalistas y coloniales de las clases privilegiadas de los distintos países en conflicto; por la paz armada que insume la mayor parte de las rentas fiscales de las naciones agobiadas bajo el peso abrumador de un militarismo brutal e insaciable, por la falta de toda fiscalización democrática de los pueblos y sus parlamentos, sobre los manejos ocultos de una diplomacia aristocrática y medieval y por el espíritu imperialista y conquistador que anima a muchos gobiernos”.

Por su parte, la FORA rosarina, manifestó que “Considerando que la guerra es el producto de los intereses eminentemente burgueses, antagónicos en un todo a las aspiraciones de emancipación de la clase trabajadora, declaramos: Que condenamos enérgicamente la barbarie del militarismo, y aconsejamos a las sociedades adheridas que en el caso de producirse una declaración de guerra, sea de carácter agresivo o defensivo, se declare la huelga general revolucionaria y se empleen todos los procedimientos que las circunstancias aconsejen para desbaratar los planes criminales del Estado” .

Manifestación de la FORA en Plaza Pringles y del Centro Socialista en Rosario

1921-1922

Las conmemoraciones de esos años se hicieron bajo las consignas de repudio a la represión desatada en la Patagonia contra los obreros en huelga, decretándose el paro general en solidaridad con los peones rurales del sur del país que estaban siendo masacrados por el teniente general Varela. (…)

1927

La solidaridad internacional, que se había reflejado en las jornadas entre 1914-18, durante la primera guerra mundial, volvió cuando los obreros anarquistas Sacco y Vanzetti, fueron condenados a muerte en EEUU. En nuestro país y en Rosario, las muestras de solidaridad fueron múltiples. Para el 1º de mayo de 1927, los pronunciamientos fueron varios, aprobándose en las asambleas obreras una serie de paros generales, que se concretaron entre julio y agosto.

Dictadura, corrupción y torturas 1932

En el año 1932, la Asociación Anarquista, que adhirió a la manifestación pública de la Federación Obrera Local Rosarina, abogaba por estos requerimientos: *.-La supresión del presidio de Ushuaia, *.-Por la jornada de seis horas, *.-Libertad de Prensa social.

Varios gremios, reclamaron con este comunicado “Ocho horas de trabajo para adultos en trabajo diurno y seis en trabajo nocturno y en las industrias insalubres. El ciclo semanal será de cinco días como máximo. Vacaciones anuales con goce de sueldos. La jornada de trabajo es el conducto comunicante entre las clases sociales. A medida que esta comunicación se amplía en el sentido de aliviar el peso del trabajo social a los productores, las clases tienden a nivelarse por su natural gravitación. (...) La muchedumbre que desborda los presupuestos oficiales y de las grandes empresas capitalistas, así como la que vegeta al margen de la ley, moral y materialmente, son el fruto de haberse establecido barrera al trabajo productivo. Este trabajo es el bien supremo, sobre él descansa el bienestar de todos y no debe permanecer en manos de un reducido grupo de la comunidad el poder de impedirlo, si no se efectúa de acuerdo con su egoísmo, contrario a los intereses generales….”.

1935

Las reivindicaciones económicas estuvieron en todas las tribunas, y varios sindicatos elaboraron un petitorio que incluía:

1.-Jornada máxima semanal de cuarenta horas y vacaciones anuales pagas
2.-Establecimiento de comisiones mixtas en cada industria para fijar periódicamente el salario mínimo de los trabajadores y la rotación en el trabajo. Salario mínimo y escalafón de los trabajadores del Estado y entidades de carácter público.
3.-Cumplimiento de la legislación social. Seguro nacional a la desocupación, a la invalidez y a la ancianidad. Mantenimiento de las reformas del Código de Comercio sancionadas por el Parlamento”.

1936

Se produjo el acuerdo de varias fuerzas gremiales y políticas para realizar conjuntamente la conmemoración. Por una parte, el alza de las luchas de la clase obrera y el despertar de las actividades políticas por las libertades democráticas, contra el fraude, de repudio a la dictadura, sumado a las posturas antifascistas, forjaron el entendimiento. El acto fue organizado por el “Comité Sindical Pro 1º de Mayo”, al que adhirieron numerosos sindicatos, y los partidos Socialista, Comunista, Demócrata Progresista, UCR, distintas instituciones, plegándose por primera vez la Federación Universitaria del Litoral, alcanzando el mayor éxito del periodo.

La invitación acordada por el mencionado arco político e ideológico convocante planteaba que “Este mitin no es, pues, una manifestación donde los partidos políticos y las organizaciones obreras aparezcan confundidas. Por el contrario, cada agrupación mantiene íntegramente sus reivindicaciones políticas, pero coinciden en puntos concretos destinados todos a sostener y a acrecentar el desarrollo de la democracia, a la que tratan de dar un contenido para hacerla servir a los intereses de la colectividad, orientándola definitivamente hacía la justicia social. Frente a la reacción prepotente y a sus veleidades dictatoriales, el pueblo de la República ha respondido uniéndose en una poderosa conjunción democrática y popular para poner un dique contra el fascismo, contra la dictadura, contra la oligarquía. Este 1º de Mayo las fuerzas populares del país realizan una experiencia histórica de indiscutible trascendencia”.

Las peticiones económicas y políticas fueron presentadas conjuntamente cuando los organizadores leyeron el orden del día que incluía el “programa inmediato aprobado por serios e importantes sindicatos de la localidad y los partidos” y que constaba de:

1.-Reinvindicaciones Políticas

a.- Afirmación de las libertades democráticas
b.- Defensa de la Ley Sáenz Peña y condena del fraude y la violencia
c.- Repudio de las dictaduras, de las oligarquías y fascismo
d.- Derogación de la Ley de Residencia 4144
e.- Amnistía amplia a los presos políticos y sociales
f.- Reconocimiento legal de los partidos políticos democráticos

2.-Reivindicaciones Gremiales

a.- Libertad sindical
b.- Defensa de la Ley 1172

3.-Reivindicaciones Económicas

a.- Control del capital financiero internacional y lucha contra la política imperialista
b.- Oposición a todo monopolio privado en especial al monopolio del transporte
c.- Contra la desocupación
d.- Por la elevación del nivel de vida de la clase trabajadora

A esas demandas se agrego a pedido de los estudiantes “por una Universidad Popular”.

1940

Cuando Europa era invadida por las tropas hitlerianas, los sindicatos dieron a conocer este pronunciamiento “Europa se halla convulsionada y el crimen de la guerra se cierne sobre los hombres, mujeres y niños. Los intereses en juego ponen en peligro la paz de todos los países. Los ideales pacifistas, sentidos profundamente y confesados decididamente por la clase laboriosa del mundo, son nuevamente mancillados por las clases dominantes que, en desmedido afán de predominio y explotación del hombre por el hombre, llevan a cabo una terrible e incontrolada acción destructiva”.

“La humanidad, al borde de la más espantosa tragedia, sólo encontrará la solución adecuada de sus problemas si se encamina por el sendero de paz señalado por los trabajadores y se aviene a materializar los ideales de justicia social. Frente al cuadro tétrico de la guerra, la clase trabajadora afirma vigorosamente sus ideales de paz y concordia universal, y erguida se dispone a marcar con hierro candente a los culpables de la horrorosa matanza, destructora de la civilización alcanzada”.

Demandas en los dos primeros gobiernos peronistas

1947

Se realizaron varias reuniones, todas con gran éxito, como lo demuestran las “cifras brindadas por la policía”, que decían que los socialistas en Plaza San Martín, con la presencia de Alfredo Palacios congregaron a 4000 personas; a su vez los sindicatos con la CGT convocaron a 1300; al acto del Partido Comunista asistieron 1000 militantes y al de los anarquistas de la FORA, 400.

El Partido Comunista, editó un folleto como homenaje a la fecha. El mismo incluía notas sobre la vida y obra de Marx, Engels, Lenin y Stalin, descripciones del origen del 1º de mayo, los actos más importantes en el país y la URSS, se recordaron las ordenes de Stalin para el día de los trabajadores durante la guerra, como así también una sección de canciones y poesías entre las que se destaca la de González Tuñón dedicada a los mártires de Chicago, y artículos que llevan la firma de Victorio Codovilla, Adolfo Ghioldi, Alcira de la Peña, etc.. Además, se informaba de los actos a desarrollarse en Buenos Aires, con la actuación de artistas como Osvaldo Pugliese.


1948

Durante el acto organizado por la Unión Socialista Libertaria, en Plaza Pringles, uno de los oradores, Carlos Machado, se refirió a la fecha y que la misma había perdido su verdadero sentido por la demagogia y la presión oficial para lograr un movimiento obrero sujeto a las directivas oficiales; posteriormente Felipe Aldana, aludió a las expresiones históricas y a la necesidad de concretar bien los conceptos de justicia, para establecer una tabla de valores. Al mencionar el discurso del presidente de la República, estableció cuales serían las reformas verdaderamente revolucionarias y las que solo servirán para perpetuar y disfrazar un régimen regresivo; finalizando con este concepto “la aparente abundancia del proletariado, idéntico a lo acontecido en los primeros tiempos en Italia durante el gobierno de Mussolini, se disiparan para dar paso a la cruda realidad de castas privilegiadas y mayorías esclavizadas”.

1951

En 1951, una agrupación de obreros metalúrgicos conducida por miembros del Partido Comunista, dio a conocer este volante:

POR UN AUTÉNTICO 1º DE MAYO PARA LOS METALÚRGICOS

“Un grupo de obreros metalúrgicos nos dirigimos a nuestros compañeros de clase para hacer un alto en nuestra tarea, en esta fecha gloriosa para todos los trabajadores del mundo.

Día de balance y de lucha para todos los explotados y especialmente para nosotros los metalúrgicos, donde están por firmar un convenio por dos años que es lo mismo que entregarnos atados de pies y manos a la voracidad patronal. Convenio fabricado a espalda del gremio por un grupo de jerarcas al servicio de la patronal y la policía, a la cabeza de los que se encuentran Idánico, Palacini, Fiarne. Tratan de mantenernos con sueldos de hambre.

El gobierno “justicialista” ayuda al ejército agresor yanqui mandando dinero (2.500.000), carne y trigo, cueros, y pone en peligro la vida de miles de jóvenes argentinos amenazando con llevarnos a servir de carne de cañón en el ejército norteamericano en Corea.

(…) En este 1º de Mayo los obreros metalúrgicos reclamamos:
Un convenio por un año de duración sin quita de
ninguna especie (siempre que el costo de la vida no aumente)
Aumento inmediato de $ 300 mensuales
Rebaja de la carne, pan, leche, de buena calidad, en un 50%
Reposición de los despedidos, Oscar González y Rafael Villarruel y otros.
Libertad de todos los presos ferroviarios y de otros gremios
Reposición de los cesantes ferroviarios
Por la expulsión de los jerarcas traidores de nuestra organización
Ni un solo obrero a la concentración de la CGT
¡¡Viva la unidad de la clase obrera!! ¡Por la paz, contra la guerra!!
¡Por la democracia e independencia sindical!!
¡viva el 1º de mayo!
Obreros metalúrgicos de Rosario

1955

Los actos y reclamos de ese año fueron especiales por el clima político, económico y social que vivía el país. La CGT de Rosario lo realizó su concentración el lugar que lo venía haciendo desde varios años, en el Parque Independencia en Bv. Oroño y Cochabamba.

Incluyendo el programa números artísticos, y además un homenaje a Eva Perón en el local de la CGT, como así también actos en las escuelas con participación de dirigentes sindicales.

Los discursos de los dirigentes gremiales rosarinos adquirieron una virulencia especial, por el clima de los enfrentamientos entre antiperonistas y peronistas, las acusaciones y los atentados de una y otra parte eran comunes en esos días.

(…) Perón, luego de agradecer la presencia y de remarcar que era un día peronista, expresó:

“Festejamos este 1º de Mayo frente a la lucha de los últimos baluartes de la oligarquía, que van cayendo sucesivamente, por eso en este día de los trabajadores, en este día en que la conciencia de los hombres libres, elevan al cielo la plegaria de su amor por los humildes y por el trabajo, en este día que los hombres de conciencia llevan en su corazón un monumento a los hombres que producen la grandeza y la felicidad del pueblo, en este día en nombre de la República, yo me inclino reverente frente a los trabajadores, que levanta y llevan las banderas de la nacionalidad en los hechos de todos los días, que llevan la bandera que los ha marcado a los hombres humildes. El pueblo decidirá. Por eso esa lucha es reiterada. Nosotros no estamos luchando con ellos, porque no nos interesa esa clase de lucha. Este no es un pueblo de lucha, esta es una revolución que ha de tomar el pueblo. El pueblo por medio de sus representantes ha de decir su última palabra, si el pueblo decide que se queden se quedaran, si el pueblo decide que han de separarse se separaran y si el pueblo decide que han de irse se irán. He dicho ya muchas veces que el pueblo no tiene otro soberano que el pueblo, he dicho muchas veces que cuando el pueblo se equivoque, el gobierno se va a equivocar con él. He dicho también que nosotros como gobierno no estamos para discutir decisiones del pueblo, sino para hacerlas cumplir al pie de la letra. Compañeros, para que vamos a discutir estos problemas que van a seguir tirando bombas, que esperan la decisión del pueblo que es la única decisión que falta, que es la definitiva. Compañeros, este es un conflicto, que debemos esperar la decisión popular. Por eso compañeros, el pueblo organizado debe estar firme y alerta, pero tranquilo. Volvemos como en los tiempos iníciales, en la lucha anti oligárquica, del trabajo a casa y de la casa al trabajo. Si algún día como entonces nos obligan a dejar el trabajo, pobres de ellos. En estos días, han muerto un obrero y un estudiante, esto es un símbolo de la advertencia: para la canalla que trabaja escondida y subrepticiamente, Cuidado es la voz del pueblo que la hace, Cuidado, Compañeros, sigamos nosotros tranquilos de cuerdo a nuestras costumbres y confiando en nuestras fuerzas y nuestra unión. Con eso triunfaremos y haremos triunfar a la Patria, que cuando la Nación pone su destino en manos del pueblo, no sale nunca defraudado”.

A los meses, volverían los golpes de Estado, y el del 55, con su secuela de fusilados, presos, ataques a la clase obrera y al partido peronista, que cambiaría el rumbo del país, y la lucha de clase contra clase iría in crescendo.

Rojas y Aramburu, artífices de la "Revolución Fusiladora"

(*) Estas líneas pertenecen al libro Historia del 1° de Mayo en Rosario: 1890-2000, de Leonidas Ceruti, Ediciones La Comuna.







Temas relacionados

Historia del movimiento obrero argentino   /    1º de Mayo   /    Santa Fe   /    Historia   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO