Política

Del Corro: "Ecoparque es una estafa para negocios de privados y con graves consecuencias para los animales"

Legislatura de la Ciudad aprobó la concesión de los edificios del Zoológico lo que habilita a negocios de privados en 15 construcciones históricas. Fue con los votos del oficialismo Vamos Juntos y de sus aliados de Lousteau, el bloque Evolución.

Viernes 14 de septiembre | 17:23

La entrega de terrenos públicos para los negociados empresariales en la Ciudad es un clásico del oficialismo. El proyecto de ley aprobado autoriza al Ejecutivo a concesionar por 20 años edificios del ex zoológico Eduardo Ladislao Holmberg. Además del ex Zoo, se aprobó también la subasta de "El Dorrego", conocido popularmente como el mercado de pulgas que se encuentra en el barrio de Colegiales, y son 130 mil metros cuadrados de suelo en una de las zonas más costosas de la Ciudad. Esta entrega es un negocio de 120 millones de dólares que logró el oficialismo a través de la extorsión a los vecinos: si no aprobaban esto no iban a realizar las obras en la Plaza Clemente. El reclamo que ellos están haciendo viene desde hace años y había una ley incluso para realizar las obras necesarias.

Para la aprobación de ambas leyes, el oficialismo contó con los votos del bloque que responde a Lousteau. Rechazaron esta entrega los bloques PTS-Frente de Izquierda de Myriam Bregman y Patricio del Corro, PO, AyL, Unidad Ciudadana (FPV), y el PS. El GEN se abstuvo en la votación del ex Zoológico y rechazó la ley de "El Dorrego".

Negocio para privados, la vida de los animales no importa para el oficialismo

Una vez más el oficialismo se burla del reclamo de los vecinos, organizaciones ambientalistas y defensoras de los derechos de los animales, ya que en audiencias públicas y ayer mismo en la propia sesión, rechazaron la aprobación de la ley del ex Zoo.

Al respecto, el legislador Patricio del Corro afirmó en el recinto: "La rinoceronte Ruth muerta por la desidia, y eso se toca con el tema laboral. Miren lo perversos que son: la rinoceronte Ruth tenía tres cuidadores, echaron a dos para reducir personal porque se ve que los animales les gustan para las redes sociales pero cuando hay que poner plata para que los trabajadores los cuiden, no. Se murió la rinoceronte por los malos tratos, por las obras por las malas condiciones. Al otro día, despidieron a la cuidadora que quedaba. Lo que estaba claro es que había un plan. Era esperar a que se mueran animales con las obras construyéndose arriba de sus cabezas, con una mala situación, sin tener clara la situación laboral de los trabajadores, persiguiendo a los trabajadores que se oponían, y cuando se muere el animal despiden a los que quedan, o sea que se trata de un vaciamiento".







Temas relacionados

Legislatura porteña   /    Patricio del Corro   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO