Mundo Obrero

ASAMBLEA NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN

De Ushuaia a la Quiaca: seamos miles para organizarnos y ganar las calles por nuestras demandas

Frente a la crisis sanitaria, económica y social en curso grandes grupos económicos y la derecha buscan imponer su agenda con chantajes y hasta movilizaciones. Pero si somos un millón de docentes en el país, ¿qué esperan la Ctera y sus dirigentes para movilizarse? Tenemos que unir fuerzas con la oposición antiburocrática y clasista. Este 8 de agosto te invitamos a una asamblea nacional de trabajadores y trabajadoras de la educación para debatir y organizarnos junto a estudiantes, auxiliares y la comunidad para ganar las calles por nuestras demandas, las de las mayorías populares.

Nathalia González Seligra

Docente | Secretaría de organización Suteba La Matanza

Laura Espeche

Secretaria Acción Social, SUTE Mendoza - Corriente Nacional 9 de Abril

Jueves 23 de julio | 16:17

El COVID en nuestras aulas (virtuales)

Pasó la primera mitad del año, en el que las y los trabajadores de la educación nos pusimos al hombro una continuidad pedagógica y una virtualidad totalmente precaria.

La educación de emergencia expuso que los y las pibas no tienen conexión ni recursos. Sin embargo, sobrecargados de trabajo y con salarios devaluados, bancamos junto a las familias, codo a codo intentando dar clases, acompañando a los pibes y haciéndonos cargo del reparto de alimentos, totalmente insuficientes y poco nutritivos.

Nuestros estudiantes viven en barrios hacinados, en muchos casos sin agua y con creciente violencia policial. Sus familias padecen desocupación, precariedad y rebajas salariales, golpeados por una crisis social y económica cada vez mayor. Durante la cuarentena fuimos cientos de docentes en todo el país que nos hermanamos y peleamos por la comida de calidad en los comedores, nos hicimos cargo de las entregas de bolsones de alimentos, en muchos casos que nosotros mismos recolectamos, nos movilizamos contra la violencia policial y desalojos a las comunidades originarias o en las barriadas populares, ante cada caso de violencia machista, acompañamos a y trabajadores en lucha.

Miles de docentes continúan sin horas ni cargos. No tienen ingresos porque ni el Gobierno nacional ni los provinciales proponen siquiera cubrir suplencias ni acabar con la precarización laboral.

El ministro Trotta y sus pares en cada provincia apuran un protocolo de vuelta a clases que es impracticable con escuelas que se caen a pedazos y sin mínimas condiciones de higiene. La realidad en todo el país es que los “12 puntos de escuelas seguras” de Ctera no se cumplen en ningún lado.

Las empresas de telecomunicaciones y plataformas como Zoom, Google, Facebook y Amazon amasan fortunas con la “virtualidad” y se frotan las manos esperando el negocio de la educación de plataforma pos pandemia, mientras nuestros estudiantes e incluso docentes desocupados son los que salen a pedalear en forma precaria con sus cajas de Rappi, Globo y otros trabajos precarios, para llevar un plato de comida a sus familias. Algunos pierden la vida en “accidentes” pero se están empezando a organizar por sus derechos.

¿Y la Ctera?

Los empresarios y la derecha se empoderan ganando las calles ante cada retroceso de un anuncio presidencial, como fue lo de Vicentín. Quieren imponer su agenda de defensa de la propiedad privada, por la libertad de expresión (de los grandes monopolios), con movilizaciones minoritarias pero sobredimensionadas por los medios de comunicación aliados.

En todo el país, de Tierra del Fuego a La Quiaca, somos un millón de trabajadores de la educación pero Sonia Alesso, al frente de la Ctera preside congresos de secretarios generales sin consultarnos a ninguno de nosotros. Allí toman nota que la crisis golpea a los sectores populares y en algunos casos hasta se pronuncian por demandas muy sentidas como un impuesto a las grandes fortunas, por el pago del IFE para todos los reemplazantes y suplentes, por la paritaria nacional, por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro.

Pero muchas veces ni te enterás porque todo esto queda entre cuatro paredes y no convocan ni una acción para lograrlo. Es urgente que llamen a movilizar por estas y todas nuestras demandas.

Hugo Yasky, histórico dirigente del gremio docente, después de golpear la puerta de la Casa Rosada y no ser atendido, anunció que busca un acuerdo con la CGT y se sienta con los dirigentes sindicales que dejaron pasar despidos y acordaron con empresarios suspensiones y rebajas salariales. Las direcciones sindicales burocráticas ya están en un pacto social con empresarios y el Gobierno, y aspiran a profundizarlo.

Lo que hace falta es poner la fuerza de los trabajadores en las calles, empezando por la CTERA y sus sindicatos de base al servicio de impedir que descarguen la crisis sobre el pueblo trabajador. En el camino a recuperar los sindicatos como organizaciones de las y los trabajadores de la educación, antiburocráticos, independientes de los gobiernos de turno y que funcionen en base a asambleas; y transformarlos para pelear por coordinar y unir las pelear del conjunto de la clase trabajadora.

Organicémosnos y ganemos las calles por nuestras demandas

Las y los docentes tenemos que unir nuestras demandas a las del conjunto de la clase trabajadora y sectores populares. Poner a disposición nuestras fuerzas e imponer que los sindicatos estén en las calles al servicio de los intereses de las mayorías.

En nuestro gremio la oposición de izquierda tiene mucho peso. Somos miles y contamos con posiciones en la dirección de sindicatos provinciales como el SUTE (Mendoza) y Ademys (CABA). Con la conducción de seccionales como en Amsafe Rosario (Santa Fe), algunas seccionales de ATEN ( Neuquén) y en SUTEBA (Buenos Aires) con la lista Multicolor, y con compañeras referentes del Frente de Izquierda como Romina Del Plá, que es Secretaria General en La Matanza y diputada nacional.

Tenemos militancia y peso en UTE (CABA), en UEPC (Córdoba) y en casi todas las provincias del país. A esto se le suman Nicolás del Caño, y las y los legisladores del FITU, como Claudio Dellecarbonara en Provincia de Buenos Aires. Muchos de ellos y ellas son docentes como Laura Vilches en Córdoba que es concejal, o en Mendoza Mailé Rodriguez que es diputada y Lautaro Jimenez que es senador provincial, que nos acompañan en cada lucha y ponen sus bancas a disposición de defender la educación pública.

Si unimos la fuerza de los miles que somos en todo el país y otros miles más que se sumarían ante una convocatoria común, democrática y unitaria, junto a todos y todas los trabajadores de las escuelas, a las familias, a estudiantes de institutos terciarios que son futuros docentes y defienden la educación pública, podemos fortalecer la pelea para sacar de sus cómodos sillones a Alesso y los dirigentes provinciales de los sindicatos de base de Ctera y que convoquen a movilizar por todos nuestros reclamos.

Tenemos que llevar adelante una gran campaña nacional frente a las pretensiones de la vuelta a las escuelas, para definir cuáles son las condiciones y protocolos de cuidado de los pibes y de nuestra salud y seguridad e impulsar comisiones de salubridad e higiene en cada escuela junto a la comunidad educativa. Pero también, pelear por IFE de $30.000 para suplentes y remplazantes que no hayan sido designados aún y para todas y todos los trabajadores que hayan sufrido despidos y suspensiones en medio de la cuarentena. Por un impuesto a las grandes fortunas y banqueros, como levantamos desde FITU, y desconocer el pago de la deuda externa.

Para lanzar una gran campaña para enfrentar el racismo contra los pueblos originarios y nuestros hermanos y hermanas inmigrantes, la violencia policial y por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro. En definitiva, proponemos unirnos y pelear para que la crisis la paguen los grandes empresarios. Para ello es imprescindible ganar las calles, no se las podemos dejar a la derecha.

Venimos de impulsar plenarios regionales en todo el país donde nos reunimos más de 6000 trabajadores de diferentes sectores, como parte de organizar esta pelea, ya que sabemos que no hay fábrica, sindicato o empresa que se salve sola; y que tenemos que construir una gran fuerza para que la crisis la paguen los capitalistas y no nosotros con años de penurias. Este sábado 8 de Agosto, desde la Corriente Nacional 9 de Abril vamos a impulsar y convocar una gran asamblea de trabajadores y trabajadoras de la educación virtual nacional. Ponemos a disposición esta convocatoria para impulsarla en común con todas las agrupaciones de izquierda, activistas, delegadas y delegados, representantes y todos aquellos que compartan esta perspectiva, para preparar una gran jornada nacional de lucha junto a otros sectores de trabajadores y la juventud precarizada y estudiantil, en la medida que las condiciones sanitarias lo permitan.

Nos tenemos que organizar junto a las y los estudiantes, auxiliares, celadores y la comunidad educativa para ganar las calles para imponer nuestra agenda a nivel nacional. Llamamos a las y los compañeros de Tribuna Docente, Alternativa Docente, a todas las agrupaciones docentes antiburocráticas, combativas e independientes de los gobiernos de turno y patronales y, en particular, a Docentes en Marcha, que están organizando un Encuentro nacional para el 15, a coordinar una convocatoria común.







Temas relacionados

Nicolás Trotta   /    UTE-Ctera   /    Precarización laboral   /    Ctera   /    Docentes   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO