Juventud

EDUCACIÓN

Daniel Filmus: escuela shopping y reforma menemista, un experto en educación

Denunciado por el negociado de las escuelas shopping en la gestión del intendente Carlos Grosso y redactor de la Ley menemista de Educación Nacional. Una gran trayectoria. Lleva en sus listas a María Rosa Muiños quien votó el presupuesto educativo más bajo de la historia junto al PRO.

Federico Puy

Docente, Congresal UTE-CTERA

Miércoles 27 de septiembre | 10:33

Por quinta vez Daniel Filmus se presenta a elecciones por el peronismo en la Ciudad. Un candidato de muchas campañas, eterno. Podemos recordar que Filmus comenzó recién a los 34 años su carrera política en 1989 cuando asumió como Director General de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, en el Gabinete del intendente menemista Carlos Grosso. El gran representante de la educación del kirchnerismo, fue parte de todo chanchullo contra la educación pública.

Cuando se inició era la época de las “escuelas shopping”, cuando se licitaban partes de colegios públicos para ser utilizadas como locales comerciales. La Escuela Shopping le costó al Gobierno unos 10 millones de pesos. El edifico elegido cambió la planta baja de una escuela por 20 locales comerciales.

En los noventa, una sesión maratónica autorizó el funcionamiento de locales comerciales, en ese mismo espacio donde funcionaba la Escuela que estaba a punto de ser declarada edificio histórico. Filmus jamás se opuso a habilitar estos negocios para vender ropa, electrodomésticos y celulares en el mismo edifico donde se daban clases. Y por ese respaldo, en aquel entonces Aníbal Ibarra lo denunció -junto a Grosso- ante la justicia. Filmus se mantuvo firme en el cargo a pesar del bochorno del negociado.

Cuando dejó el gobierno de Grosso, se sumó como asesor al equipo de la ministra de Educación, Susana Decibe, impulsora de una nefasta reforma educativa que incorporó el Polimodal y el EGB como sistemas educativos, con su secuela de ahogo presupuestario y la precarización docente. Filmus se integró por su experiencia a su gabinete de asesores y fue uno de los “especialistas” que impulsaron la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior. Fue un gran ataque que hoy seguimos sintiendo con la ley de transferencia de las escuelas a provincias y municipios; la ley Federal de Educación, que destruyó la secundaria; y la ley de Educación Superior, reclamada por el Banco Mundial.

En el 2000, Aníbal Ibarra (el mismo que lo denunció por el escándalo de las escuelas Shoping) lo nombró Secretario de Educación de la Ciudad, toda una paradoja. Se mantuvo en el cargo incluso cuando miles en las calles gritaban “que se vayan todos” y De la Rúa escapaba por los aires. En la bancarrota de 2001, una disposición de su Secretaría habilitó a las concesionarias de los comedores a que “adecuen los menús a la grave situación financiera”.

Cuando redoblaron las denuncias de niños mal alimentados, Filmus arrulló una de sus frases más conocidas: “a la escuela se viene a aprender, no a comer” (La Nación, 2/7/02). Pedagogía crítica si las hay.

Filmus el gran ministro K

Con la llegada de Kirchner, en 2003, se convirtió en Ministro de Educación. Desde entonces no se cansó de despotricar contra “los ’90” cambiando el discurso pero no la política. Y hasta impulsó una nueva reforma educativa, aunque defendida con un discurso “nacional y popular”. En esta nueva Ley uno de los pilares de la educación ligada al mercado, que el kirchnerismo mantuvo intacto, fue la Ley Federal de Educación de los ‘90 con el desfinanciamiento de las provincias. La Ley de Transferencia de Servicios Educativos (LTSE) y la Ley Federal de Educación (junto a la Ley de Educación Superior) constituyeron el paquete de leyes heredadas del menemismo que están orientadas a atacar la educación pública, y adaptar las políticas educativas a los dictados del FMI y los organismos internacionales. Para dar un ejemplo, actualmente el Estado nacional aporta una suma mínima por provincia, lo que genera que el grueso de la inversión deba ser realizado por éstas, profundizando la desigualdad ya que “las provincias patagónicas (Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén, Chubut, Río Negro y La Pampa) albergan apenas al 6 % de los alumnos del país, mientras el grupo de las más pobladas (provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza) reúne a casi el 70 % de los alumnos”[1]. Según datos publicados en la edición de febrero-marzo 2015 de Le Monde, los Estados provinciales invierten de conjunto el 31,5 % del gasto público en educación, y Nación el 5,3 % del PIB nacional. [2]

Te puede interesar: ¿Vuelven los planes del Banco Mundial para educación o nunca se fueron?

En sus listas lleva a la candidata a María Rosa Muiños, quien actualmente es legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Integra la agrupación “Peronismo por la Ciudad. En septiembre de 2016 Muiños, junto a la legisladora Silvia Gottero y Claudio Heredia, anunciaron su retiro del Frente para la Victoria y conformaron el nuevo "Bloque Peronista". Unos meses más tarde, el Bloque Peronista acompañó la votación del presupuesto de la Ciudad. Este presupuesto en educación, significó el más bajo de la historia de la Ciudad. Un verdadero ajuste. El presupuesto educativo pasó de representar el 27,8 % en el 2011, cayó al 22,2 % en el 2015 y al histórico 18,5 % para el 2017. Pero esto no es todo.

Nada de todo esto podría haber hecho Filmus sin la complicidad de la conducción celeste de UTE y CTERA que han dejado pasar cada uno de estos ataques. Ante tanta cortesía, Filmus hasta hace poco seguía figurando en los padrones del sindicato como “docente”.

¡La Izquierda tiene que estar!

Hoy muchos candidatos dicen defender la educación y hablan contra la reforma en media, pero no resisten un archivo. Hay que recordar que estas pasantías que buscan destruir el quinto año no son nada nuevo, funcionan desde el 2011 en base al decreto 1374 sancionado por el kirchnerismo para las escuelas técnicas. En él se establece que los estudiantes de los dos últimos años deben cubrir 200 horas de su cursada para poder egresarse, pudiendo las empresas reemplazar hasta un 20% de su personal en el caso de las Pymes o del 10% en las que tienen más de 50 trabajadores.

El único voto en defensa de la educación pública es al Frente de Izquierda, Myriam Bregman y Patricio del Corro candidatos del FIT acompañan a los docentes y estudiantes en cada lucha y movilización, y han presentado decenas de proyectos en la Legislatura de la Ciudad a favor de estas peleas y nunca han votado ninguna de las leyes de ajuste al Macrismo.

[1] Axel Rivas, Radiografía de la educación en Argentina, Bs. As., Fundación CIPPEC, 2010.

[2] Prioridades por José Natanson y Luciana Garbarino.






Temas relacionados

Unidad Ciudadana   /    Daniel Filmus   /    CABA   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO