Sociedad

DESIGUALDAD SOCIAL

Damnificados al sur de Sonora por huracán Marty

A causa de la fuerte lluvia del pasado fin de semana en Sonora, provocada por remanentes del huracán Marty, se registran al menos 35 mil personas afectadas, de las que los sectores más empobrecidos son los más golpeados. Se reportan pérdidas materiales por alrededor de 500 millones de pesos.

Maestra Tania Vonki

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Miércoles 7 de octubre de 2015

“Marty” comenzó como una depresión tropical que después de ser una tormenta, se intensificó a huracán. Su circulación causó lluvias torrenciales en la sierra de Guerrero y el occidente de Oaxaca, así como lluvias muy fuertes en Michoacán, Colima y Chiapas.

Daños registrados por la lluvia en Sonora
Los remanentes del huracán Marty, causaron al menos a 35 mil personas damnificadas en nueve municipios del sur de Sonora, quienes se han visto obligados a evacuar sus viviendas y municipios.

Los daños cuentan la pobreza con la que se vive en esta zona del Estado de Sonora, ya que si la clase trabajadora y los sectores populares contaran con la infraestructura adecuada, sus pérdidas materiales hubieran podido ser muchas menos.

De acuerdo con cifras preliminares que proporcionó la Unidad Estatal de Protección Civil (UEPC), hay damnificados en Bácum (mil 238), Cajeme (5 mil 279), Empalme (2 mil 397), Etchojoa (4 mil 492), Guaymas (9 mil 381), Huatabampo (4 mil), Navojoa (5 mil 482), Benito Juárez (mil 641) y San Ignacio Río Muerto (mil 090).

En los pocos días de gobierno de Claudia Pavlovich Arellano, quien recuperó al Estado de Sonora bajo mandato del PRI, que el PAN le arrebató en 2009, se ha declarado estado de emergencia y desastre natural en 16 municipios de Sonora. Hubo al menos 85 mil 600 afectados por la depresión tropical 16-E, que azotó a varios municipios de la entidad los días 21 y 22 de septiembre. Y ahora hay miles de damnificados más por las lluvias del pasado sábado 3 de octubre.

Ya anteriormente, los damnificados tuvieron que recibir apoyo federal por las lluvias que habían azotado la región. Ahora nuevamente se declarará en estado de emergencia a los municipios afectados y se pedirá apoyo al Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) para que canalice los apoyos necesarios a las familias afectadas.

Según declaraciones de la gobernadora, quien durante su diputación en 2009, se encargara de lavarles la cara a los dueños priístas de la guardería ABC ante el juzgado de distrito, “La Marina, el Ejército y cuerpos de seguridad de los tres niveles de gobierno trabajan en acciones de limpieza para evitar el brote de enfermedades”. Es algo común que ante las catástrofes, el gobierno ponga a las fuerzas militares a hacer labores de salvamento o limpieza, cuando no a proteger la propiedad privada de los grandes empresarios o de altos funcionarios, mientras que el resto del tiempo sirven a los ricos para reprimir y amedrentar los brotes de protesta de estudiantes y trabajadores. La labor social de las fuerzas armadas es con el objetivo de aparecer con la cara limpia ante la opinión pública.

Puerto de Guaymas, la región más golpeada por las lluvias
En Guaymas, hay localidades establecidas en zonas de riesgo debido a los deslaves y las condiciones geográficas de la zona. Claudia Pavlovich –quien se ha caracterizado por ponerse constantemente del lado de los empresarios, en detrimento de los trabajadores, como lo hizo con su amigo Samuel Fraijó, dueño de la empresa que golpea a la tribu yaqui por el hurto de agua que le concede la licitación del Acueducto Independencia-, tuvo que hacer un llamado a los habitantes del puerto para que evacuen sus domicilios y no se expongan a los posibles derrumbes de viviendas, o cortos circuitos.

Sin embargo, como declaró el alcalde de Guaymas, Lorenzo De Cima Dworak, “la población no ha querido salir de sus casas debido a la rapiña”. También informó que 40 personas de la etnia yaqui tuvieron que ser trasladadas al albergue ubicado en la comandancia de Bomberos, ubicada al norte de la ciudad, porque "estaban en riesgo inminente".

Según información del sitio de México, basado en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2005: la población total del Municipio Guaymas es de 134,153 personas, de cuales 14,982 personas viven en hogares indígenas. De la población total aproximadamente 100,727 tienen derecho a atención médica por el seguro social.

De unas 34,262 viviendas del puerto de Guaymas, sólo 3,731 tienen piso de tierra y unos 2,612 consisten de solo una habitación.

La estructura económica indica que la mayoría de las viviendas cuentan con instalaciones sanitarias y acceso a la luz eléctrica: 31,555 y 32,654 respectivamente.

Las familias han tenido que acudir a los albergues dispuestos por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Guaymas para dormir y recibir alimento, como declaró la presidenta de esta institución de asistencia social, Ángeles Salido de De Cima. La mayoría de los damnificados pertenecen a la colonia Fátima y Estación Oroz.

Actualmente el Sistema DIF Guaymas atiende alrededor de 250 personas en los 7 albergues instalados; sin embargo, la institución no basta para atender a las personas que así lo requieren, por lo que las oficinas centrales del DIF Guaymas servirán como centro de acopio de ropa, alimento no perecedero, medicamentos, pañales y artículos de higiene personal.

Cabe recordar que algunos funcionarios del DIF de Sonora estuvieron implicados en la venta de al menos 10 bebés que les fueron quitados a sus madres biológicas, como aquí mencionamos.

En Guaymas, varias calles quedaron destrozadas, y cientos de casas y oficinas municipales se encuentran inundadas. En un reporte preliminar se registran alrededor de 1000 viviendas y 400 vehículos dañados en 16 colonias.

Aún no se cuenta con el servicio de agua potable por la ruptura de la infraestructura de la red de abasto. Miembros de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) iniciaron desde el pasado 5 de octubre los trabajos de limpieza y desazolve en la colonia Fátima, que fue la más dañada por las recientes precipitaciones.

Las lluvias afectan mayormente a los trabajadores y sectores empobrecidos. Los daños causados reflejan también las desigualdades sociales en los diferentes Estados del país; pues tanto las inundaciones, los derrumbes, entre otros problemas generados por las lluvias, como los cortos circuitos, son causa de la existencia de viviendas con mala calidad de infraestructura. La desigualdad económica y social es causa de que cientos de familias tengan que desalojar sus viviendas o habitarlas en condiciones miserables.

Con información de El Universal y Sipse.com.






Temas relacionados

Claudia Pavlovich   /   Sonora   /   Desigualdad   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO