Juventud

LEGALIZACIÓN YA

Damián Raña: “Llevo preso cinco meses por usar cannabis, pero yo no soy el criminal”

Desde su celda de la Alcaidía de La Plata, el joven ensenadense relata cómo sobrelleva este tiempo de injusta detención. Denuncia que la Bonaerense le armó una causa sin pruebas. Y espera su libertad.

Daniel Satur

@saturnetroc

Lunes 25 de noviembre | 23:22

En el futuro lejano, cuando Damián Raña ya lleve mucho tiempo absuelto en la causa por “tenencia y producción” de estupefacientes, estos cinco meses tal vez formen parte de una tragicómica anécdota familiar. Pero hoy son un presente doloroso. Siniestro. Un presente marcado por la criminalización a la libertad individual y por la prepotencia judicial que hace lo que quiere con las vidas jóvenes.

Como ya se relató detalladamente en este diario, la madrugada del domingo 23 de junio una banda de la Policía Bonaerense de Ensenada se llevó detenido de su casa al joven de 27 años. Le armaron una causa penal por “narcotraficante”, sin más pruebas que el cannabis medicinal que había cultivado para aplacar los fuertes dolores que le dejó un accidente automovilístico. Desde entonces vive entre rejas y sin poder continuar con el tratamiento que tanto alivio le había proporcionado.

El sábado Damián cumplió cinco meses de detención. Se encuentra alojado en una celda de la Alcaidía Roberto Pettinato del Servicio Penitenciario Bonaerense. Y espera dos resoluciones del Poder Judicial. Por un lado, que le permitan transitar el proceso judicial en su casa, continuando el tratamiento que se le niega en cautiverio. Por otro, quiere que se lo absuelva. Porque no es culpable de nada.

Desde su celda Damián dialogó con La Izquierda Diario. Cómo son sus días, qué piensa de lo que le está pasando, qué espera que haga el Poder Judicial y un mensaje para quienes luchan por su libertad.

Esperar y esperar

¿Cómo estás sobrellevando estos cinco meses?

  •  Y, es cuestión de adaptarse al lugar y al momento que estamos pasando. Otra opción no tengo. Es esperar, esperar y esperar.

    ¿Cómo es tu día a día?

  •  Depende. Hay días que estoy bien, sobre todo cuando recibo visitas de familiares y amigos. Y hay días en los que ni me quiero levantar, donde siento que es preferible estar durmiendo.

    ¿Y cómo es el trato en la Alcaidía?

  •  No me tratan ni bien ni mal, supongo que es como me tienen tratar. Creo que después de las primeras notas que se publicaron sobre mi caso decidieron trasladarme acá, donde supuestamente se está un poco mejor porque hay un patiecito y se puede salir una hora al día a ver el sol.

    ¿A qué hora es eso?

  •  Es al azar, ellos eligen cuándo es. Puede ser a las 8 de la mañana o a las 5 de la tarde. Ese rato es cuando se puede usar las duchas y estar afuera de la celda.

    ¿Y qué tipo de entretenimiento tenés?

  •  Puedo leer lo que me traen mis familiares. Hay un teléfono que está disponible para los internos, desde donde llamo con tarjeta que me carga mi familia. Y tenemos un DVD que nos pasamos entre los presos para ver películas o escuchar música.

    Una cama

    ¿Qué noticias te llegan de lo que pasa afuera con tu caso?

  •  Lo que me cuentan es que hubo marchas en La Plata por mi liberación, que se marchó al Juzgado. Y me dicen que la repercusión que tuvieron fue importante porque la causa parece que se agilizó a partir de ellas. Por eso estoy muy agradecido, de verdad.

    ¿Y qué dicen tus compañeros de detención cuando les contás?

  •  Cuando charlamos en el patio y escuchan mi caso no dudan en que esto es una cama que me hizo la Policía. Sobre todo cuando les cuento que ya sabían que yo tenía plantas en casa, de una vez anterior que habían entrado. Se ve que esperaron la oportunidad para volver con el mismo cuento de que buscaban gente en los techos y, como sabían que los iba a dejar pasar sin problemas, hicieron esa movida.

    ¿En ese momento esperabas que te detuvieran?

  •  Para nada. Cuando entraron estaba todo en condiciones, no había nada sospechoso. Pero encontraron un cogollo y me apuraron. Me decían que les muestre todo porque si no pedían un allanamiento. Les mostré todo lo que tenía y al final el allanamiento lo hicieron igual.

    ¿Y cuando les dijiste que era cannabis para tus dolores qué dijeron?

  •  Ni me escucharon. Yo tengo los trámites iniciados para ingresar al Registro de Pacientes en Tratamiento con Cannabis (el Recann), pero ni eso quisieron escuchar. Encima me preguntaban si tenía “elementos de corte”, como si tuviera cocaína en lugar de marihuana. Ni ellos sabían lo que estaban secuestrando.

    ¿Y con qué argumentos te llevaron detenido?

  •  Ahí no me dijeron que me llevaban detenido, sino que iba un rato a la comisaría, firmaba unos papeles y me volvía a casa. Me llevaron al cuerpo médico y cuando volvimos dijeron que debía esperar hasta las 7 de la mañana que abriera la Fiscalía. Pasé la noche ahí, el domingo todo el día en la Fiscalía y a la noche volví a la comisaría. Después me llevaron a la Comisaría 11º de Ringuelet.

    ¿Y qué te decían?

  •  Todo eso lo hicieron sin decirme casi nada, solo que quedaba detenido por tener marihuana y que es un delito con una pena que va cuatro a doce años de cárcel.

    Injusticia

    Durante casi cien días la causa estuvo en manos de la Cámara de Apelaciones de La Plata, sin ningún tipo de avances. Finalmente el 4 de octubre, luego de muchas movilizaciones callejeras, la Cámara le devolvió el expediente al Juzgado de Garantías n° 6, a cargo de Agustín Crispo, quien estaba recién asumido y también dilató las actuaciones. La investigación está a cargo de la Fiscalía n°1 a cargo de Ana Medina.

    Apenas fue detenido Damián pidió declarar, pero recién lo pudo hacer el lunes 21 de octubre. Cuando pudo hablar en la Fiscalía hasta se ofreció a desbloquear su teléfono celular (secuestrado por la Policía pero sin poder ser abierto por tener bloqueo con huella digital) seguro de que no tenía nada que esconder. Pero ni su voluntad de colaborar pareció conmover a los funcionarios judiciales.

    Leé también Del Caño: “Es gravísimo que a Damián Raña lo tengan preso por usar cannabis medicinal”

    El 23 de octubre declaró su hermano, quien relató los hechos que presenció la noche del 22 al 23 de junio. Su testimonio es clave porque él llamó a Damián esa noche para que fuera a la casa ya que la Policía estaba haciendo un procedimiento por “sospechosos en los techos”. Vale recordar que en el informe policial se dijo que Damián estaba en la casa, lo que es mentira.

    El 23 y el 25 de octubre a Damián le hicieron pericias psicológicas que, según las fuentes del caso, salieron muy bien. Y el lunes 28 declararon dos amigos que certificaron que Damián consume el cannabis medicinal.

    Desde entonces la causa se frenó, con idas y vueltas entre la Fiscalía y el Juzgado. Hace dos semanas el juez pidió una pericia traumatológica de la pierna de Damián, que finalmente se realizó la semana pasada en el Hospital Rossi. Pero el Poder Judicial tiene en sus manos la historia clínica de Raña desde el principio. Por eso esta nueva dilación exasperó a la familia.

  •  Los resultados de la pericia tienen que mandarlos a la Fiscalía y ahí supongo que fijarán una nueva audiencia con el juez, la fiscal y mi abogada.

    ¿Por qué pensás que pasa esto?

  •  Desde que me detuvieron no dejo de preguntármelo y, sinceramente, no encuentro la respuesta. Lo que más me convence es que es una cuestión de la Policía, que necesita sí o sí atrapar gente para las estadísticas o para beneficio propio. Como no me pasa solamente a mí, creo que por ese lado debe venir. Acá adentro se escucha todo el tiempo que hay causas armadas o mal caratuladas. Es todo para tener cada vez más gente adentro.

    ¿Antes de quedar detenido habías escuchado algo así?

  •  Había escuchado que a una señora del Barrio Aeropuerto de La Plata le había pasado lo mismo, que le hicieron una causa por tener plantas para los nietos y con el mismo cuento de los “ladrones en los techos” subieron a lo del vecino, vieron las plantas y se la llevaron detenida. Y también había escuchado de otro caso en Mar del Plata.

    Dolores

    ¿Hoy cómo estás de salud?

  •  Hay días en los que tengo bastante dolor, que aplaco un poco con ibuprofeno o pridinol. Pero en la pierna y la espalda los dolores son constantes. Mis músculos están mal. Como en la celda no puedo moverme mucho, el cuerpo no está muy exigido. Pero los dolores están. Al principio hacía ejercicios para no perder la costumbre de mover la pierna, pero ya no me dan ganas de hacerlos.

    ¿Y te hacen controles?

  •  Una vez al mes me llevan al Hospital Rossi a hacerme un chequeo. Y acá, si llego a tener algún problema, me dan ibuprofeno. El resto del tratamiento me lo provee mi familia.

    Con el cannabis habías dejado de tomar medicamentos, ¿no?

  •  Después del accidente me recetaron diclofenac. Y tomar esos medicamentos por mucho tiempo no hace bien. A medida que fui avanzando con el cannabis fui bajando el consumo hasta que lo dejé totalmente. Por eso desde el día en que me detuvieron me pregunto qué es lo que hice, dónde está el delito, no soy un criminal.

    Sin embargo hay gente que todavía cree que sí es un delito

  •  Creo que quien piensa negativamente sobre el cultivo y consumo de cannabis lo hace por falta de información. No es un crimen cultivar ni consumir cannabis, sea aceite, crema o en forma recreativa. Es algo bueno tener una propia planta y producir uno mismo.

    ¿No te arrepentís de haberlo hecho?

  •  Para nada. Obviamente digo que hay que seguir haciéndolo y estoy seguro que dentro de poco van a dejar de perseguirnos.

    ¿Creés que tarde o temprano se va a legalizar?

  •  Sí. Ya va a llegar el momento en que se deje de perseguir a quienes cultivamos y consumimos el cannabis. Es una cuestión de tiempo.

    Evidentemente te da fuerzas que se luche por tu libertad

  •  Sí. Estoy muy agradecido por todo el apoyo que estoy teniendo. Para mí es muy importante tanto en lo judicial como anímicamente,me hacen sentir que no estoy solo. Le tengo que agradecer mucho tanto mi familia como a mis amigos y a muchas personas que están movilizándose.

    ¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando salgas?

  •  Encontrarme con mi familia y mis amigos. Hablar, hablar y hablar todo el día con ellos. Seguir trabajando y rehabilitándome, tomando esto como una piedra más en el camino. Y, por supuesto, sumarme a la lucha por todos los que están pasando por lo mismo y porque de una vez por todas se legalice el consumo de cannabis. El Estado empezó a regularlo pero lo frenó y al mismo tiempo nos persigue. Se ve que el negocio es redondo para ellos y no están sabiendo cómo resolverlo. Pero insisto, es cuestión de tiempo. Se va a legalizar, como se debe.







    Temas relacionados

    Damián Raña   /    Cannabis medicinal   /    Legalización de la marihuana   /    Policía Bonaerense   /    Cannabis   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Juventud

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO