Internacional

ESTADOS UNIDOS

Dakota del Norte: Obama se despide reprimiendo a manifestantes que se oponen a la construcción de un oleoducto

La represión dejo 167 heridos, entre ellos una niña, tres ancianos de la tribu Sioux, y siete personas con heridas graves. La tribu sioux denuncia que el oleoducto amenaza sus fuentes de agua potable.

Martes 22 de noviembre | 13:49

Los manifestantes que mantienen las protestas por el oleoducto que se está construyendo en Dakota del Norte (EE.UU.) fueron reprimidos por la policía que utilizó perros, además de gases lacrimógenos, balas de goma y cañones de agua helada, en pleno otoño, durante la noche del domingo 20 y la madrugada del lunes 21, dejando un saldo de 167 heridos.

El oleoducto de 1.890 kilómetros, que está diseñado para transportar crudo a una refinería cerca de Chicago, ha generado una gran controversia a medida que los trabajos de construcción se acercan al río Misuri, considerado sagrado por la tribu Sioux de la reserva Standing Rock. Los Sioux denuncian que el oleoducto contaminara sus reservas de agua potable y generará un daño ambiental irreparable. Además, denuncian que la construcción autorizada por el cuerpo de ingenieros del Ejército estadounidense no fue consultada con los habitantes de la zona.

Esta no fue la primera represión contra los manifestantes que se oponen a la construcción del oleducto. El pasado 15 de noviembre, Maina Kiai, experto en derechos humanos de la ONU, expreso que la Policía de Estados Unidos ejerció un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes indígenas que intentaban detener el proyecto de oleoducto.

Los manifestantes denunciaron que los personas detenidas a finales de octubre, han sufrido "condiciones inhumanas y degradantes" por parte de la Policía, expresó el relator especial sobre el derecho a la libertad de reunión y asociación pacíficas. "Marcar a las personas con números y detenerlas en celdas superpobladas, en el suelo de cemento desnudo, sin recibir atención médica, supone un tratamiento inhumano y degradante", denunció Kiai.

La semana pasada el gobierno demócrata de Barack Obama anunció la paralización de la obra, alegando que se necesitaban mayores análisis y debates sobre el tema. Las manifestaciones ya llevaban varios meses desarrollándose, mientras que adquiere cada vez más notoriedad pública y adhesiones de pueblos originarios de América y organizaciones sociales y ambientales.

La represión contra los manifestantes muestra que el anuncio de paralización de las obras quedó en la nada y que el gobierno de Obama pretende utilizar la transición, hasta la asunción del nuevo gobiernio, para dejar “la casa en orden” a la futura administración de Donald Trump.




Temas relacionados

Donald Trump   /    Manifestaciones   /    Represión   /    Barack Obama   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO