Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Daer y una reforma cosmética del Estatuto

La Verde de Daer publicó el 8 de julio una solicitada en Clarín llamando a un Congreso Extraordinario para discutir reformar algunos artículos del estatuto del sindicato.

Lorena Gentile

Trabajadora de Mondelez Pacheco | Dirigente de la Agrupación Bordo y el MAC

Viernes 24 de julio de 2015 | Edición del día

Ni siquiera en la primera solicitada aclaraban cuáles eran los artículos que se querían modificar, mostrando de entrada lo formal de dicho congreso. Por eso a los pocos días tuvieron que sacar una nueva solicitada aclarando qué artículos se proponían reformar.

Un día antes del Congreso, en una nota el periodista Ricardo Carpena de Clarín, decía: “Rodolfo Daer arriesgará una audaz jugada en su intento de obtener la reelección en 2016 en el Sindicato Capital de Alimentación: mañana propondrá en una asamblea que la junta electoral sea designada por un congreso de delegados y no por el consejo directivo, como lo prevé el estatuto. Así, tratará de sacarle argumentos a la izquierda, que, unida, logró el 40% de los votos en 2012”.

De esta forma, por el diario, los más de 12 mil trabajadores de la alimentación y los congresales de la oposición organizados en la agrupación Bordó nos enteramos de una de las modificaciones que se proponía Daer para intentar aparecer como un democrático, pero nada más alejado de la realidad.

En el congreso mismo que nos enteramos del conjunto de los artículos que Daer quería reformar para su “democratización”, sin antes haber sido publicados para la discución entre los congresales que íbamos a participar de ese congreso y mucho menos interés tenían en que lo conozcan los trabajadores de la alimentación.

Como era de esperarse de un burócrata que lleva 30 años atornillado al sillón de nuestro sindicato en base a su séquito de aplaudidores y levantamanos, la democratización es una declaración para los medios, para reacomodarse de cara al nuevo gobierno y una nueva maniobra para asegurarse seguir teniendo el control del sindicato.

Todos los burócratas sindicales, lejos de ponerse al frente de los reclamos obreros, están poniendo fichas en los distintos candidatos patronales, para conservar sus espacios de poder: Daer pasó de hacer campaña por Massa para terminar apoyando a Scioli y ser parte de su mesa sindical de derecha y ajuste en curso:la burocracia se prepara, nosotros los trabajdores también.

A tono con la visita de Daniel Scioli a Raúl Castro, el presidente de Cuba, Daer reivindicó en el congreso la apertura de las embajadas de Estados Unidos y Cuba y el inicio de las relaciones diplomáticas entre ambos países como un ejemplo de entendimiento y avance de la democracia, cuando en realidad es el imperialismo yanky el que está avanzando con la ayuda de la burocracia castrista para terminar de sepultar las ultimas conquistas de la revolución del pueblo cubano.

También reivindicó como ejemplo de democracia el último ballotage en las elecciones de capital a Jefe de Gobierno y reivindicó la elección de Martín Losteau, criticando el llamado a votar en blanco de la izquierda que “le hizo el juego a la derecha”.

Daer, que siempre nos atacó de hacer política y de ser marxistas, aventureros y utópicos tuvo que reconocer que “sindicalismo sin política no va más”. Fue un mensaje a su propia tropa, ya que nosotros desde la oposición sabemos que la lucha de los trabajadores la tenemos que dar en todos los terrenos, porque el terreno sindical tiene el limite de las paredes de las fábricas y los límites mismos que imponen las patronales y la burocracia peronista que nos divide constantemente:por fábrica, por gremio,efectivos,contratados,en negro, nativos e inmigrantes.

Sabemos que la reforma al Estatuto responde por un lado a la necesidad de formar cuadros que estén preparados para la sucesión de Daer que ya está avanzado en años y acechado por una oposición que cada día crece más.

Por eso uno de los puntos que hicieron votar fue la formación de nuevas subsecretarías (gremial, de organización y deportes) destinadas a la formación de cursos y capacitación. Por otro lado, a una denuncia que desde la Bordó hemos llevado adelante en las últimas elecciones:la Junta Electoral era designada a dedo por el propio Daer - o el Consejo Directivo, como dice el “democrático estatuto”- sobre esto hasta el mismo Ministerio de Trabajo tuvo que reconocer que era completamente turbio,y resolvió que la junta electoral debía ser elegida por los afiliados.

Ahora Daer dice que lo haga un Congreso en su mayoría de congresales verdes a los que les dicen qué decir y cuándo levantar la mano, lo que es lo mismo, aunque pretenden aparentar ser más democráticos.

A la Bordó se le permitió hacer uso una sola vez de la palabra, nuestro congresal de Mondelez Pta. Victoria, Tomás Suárez planteó: “No se puede discutir una reforma a nuestro estatuto a espaldas de la inmensa mayoría de los trabajadores de la alimentación, las modificaciones no fueron previamente publicadas para la discución entre los congresales y los trabajadores en asambleas de fábrica, por eso impugnamos este congreso trucho que pretende aparecer como democrático pero que es más de lo mismo, unos pocos decidiendo por mas de doce mil trabajadores sin mandatos de los compañeros".

Tiene que ser un congreso o asamblea abierta de todos los afiliados y no afiliados con mandato de base los que aprueben las modificaciones. Al finalizar planteó la moción de que el STIA Capital impulse medidas de acción efectivas y un fondo de lucha en solidaridad con la lucha de los trabajadores de Cresta Roja.

Una vez más lo que queda claro es que mientras haya en nuestro sindicato una casta que tiene sueldos de gerentes,que se habilita para ser reelegida de manera indefinida, que lleva 30 años sin trabajar, completamente alejada de la realidad que vivimos los trabajadores en las fabricas,nuestro sindicato seguirá sin ser herramienta de organización y lucha y será la cuota de negociación de poder de burócratas como Daer que se acomodan con los gobiernos de turno entregando conquistas como en los ´90 (con millones de desocupados).

Ellos se preparan para los tiempos que se vienen y juegan para Scioli, nosotros también nos preparamos y seguimos avanzando construyendo la oposición Bordó y renovando y fortaleciendo el Frente de Izquierda, la única expresión de los intereses de los trabajadores en estas elecciones.







Temas relacionados

Rodolfo Daer   /    Clarín   /    Daniel Scioli   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO