Política

TUCUMÁN

¿Cuidando el futuro? Manzur se desentiende de las amenazas de despidos en Luque e ingenios

Mientras miles de familias se movilizan o cortan rutas para defender sus fuente laborales, el gobernador afirma que no es su responsabilidad.

Maximiliano Olivera

@maxiolivera77

Viernes 21 de junio | 15:00

Luego de días de conflicto, el gobernador Juan Manzur se refirió a la amenaza de cierre y despidos en la cadena de supermercados Emilio Luque. El gobernador afirmó que este conflicto “responde a una política nacional que está equivocada”. “Estuvimos conversando (con Emilio Luque) y coincidíamos en que existe una política económica equivocada a nivel nacional. Yo no manejo la inflación, no manejo las tasas de interés de los bancos y esto está perjudicando a las economías regionales como a todos los negocios”, dijo.

Manzur viene de una campaña electoral con eslóganes como “cuidando el trabajo”, pero su actitud ante los despidos demuestra lo contrario. Ya pasó con el cierre de Molino Cañuelas y BGH, y con los 500 despidos en la planta de Alpargatas. Ahora asume una posición similar ante el conflicto en Luque, que afecta a 1200 trabajadores, y en el ingenio Santa Bárbara, donde hay 400 trabajadores que se quedarían sin zafra. A lo del Santa Bárbara se le agrega la situación crítica del ingenio San Juan y el no inicio de zafra en el ingenio Aguilares.

La actitud de Manzur es desentenderse y echarle la culpa al Gobierno nacional, para quitarse responsabilidad en el asunto. Más allá de que el macrismo impulsa un ajuste a pedir del FMI, como gobernador Manzur fue un importante apoyo en medidas como el pago a los fondos buitres, la reforma previsional contra los jubilados, el pacto fiscal, entre otras. Además en la provincia se replicaron los tarifazos en la luz y el gas.

Con una mirada más abarcativa, Manzur y el peronismo sostienen una estructura económica que se basa en la precarización y en el trabajo informal. Por eso uno de cada dos trabajadores no está registrado, lo que se conoce como “en negro”, siendo Tucumán con el mayor índice del país. En la juventud esto recrudece, afectando a 3 de cada 4 jóvenes, con una tasa de desocupación que llega al 21%. Sobre esto se montan las grandes patronales para hacer fortunas, al mismo de tiempo de presionar por precarizar aún más a los trabajadores.

“Como Gobierno vamos a priorizar la fuente de trabajo”. La afirmación de Manzur no tiene más sentido que la de ser funcional a los planes de las patronales. Luque afirmó que para “proteger” los puestos de trabajo habrá que hacer una “reestructuración”, lo que significa despidos o despidos encubiertos (como cese de contratos o retiros voluntarios) y una tercerización laboral. Lo mismo sucede en el ingenio Santa Bárbara, donde la “opción” para los trabajadores es aceptar que la fábrica no muela y que entren a trabajar 100 de los 400 trabajadores, y el resto recibirá “una ayuda” del Gobierno.

El mensaje de Manzur y de las patronales es que los trabajadores deben agachar la cabeza y cargar sobre sus espaldas las crisis. Aquí las burocracias sindicales como el SEOC y la FOTIA van por detrás de las patronales, como rueda de auxilio. Justamente aquí se ve el rol que juega el peronismo, hoy encolumnándose en la fórmula Fernández-Fernández, en el ajuste.

A dos semanas de las elecciones provinciales, con posibles despidos masivos en Luque y en los ingenios, queda demostrado que lo de Manzur “cuidando el futuro” era una mentira electoral más, ajena a la realidad de los trabajadores.







Temas relacionados

Juan Manzur   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO