Sociedad

MILITARIZACIÓN

Cuerpos arrojados desde el aire: innovación del terror en Sinaloa

La violencia en el país, sobretodo en el norte, ha tomado nuevas y aún más escalofriantes formas.

Viernes 14 de abril

En la comunidad de Eldorado, Sinaloa, tres cuerpos fueron arrojados desde una avioneta que volaba a baja altura; dos de ellos fueron recuperados por civiles armados, un tercero cayó en el techo de una clínica del IMSS mientras los pacientes esperaban a ser atendidos.

El incremento de la violencia desde la recaptura de “El Chapo Guzmán” por el control del cártel de Sinaloa subió un escalón más con tan espeluznante suceso en la población. La disputa entre los hijos del narcotraficante extraditado a Estados Unidos, “El Mayo Zambada” (co-fundador del cártel junto a Joaquín Guzmán), Aureliano Guzmán “El Guano” (hermano de Joaquín) y Dámaso López, “El Licenciado”, han derivado en un alza del 30% en homicidios relacionados con el narcotráfico.

La disputa de uno de los territorios más importantes para el tráfico de droga al vecino del norte, actualmente bajo el control de “El Licenciado”, es una de las de principal conflicto, ya que después de que el 4 de febrero se efectuara un intento de asesinato contra los hijos de Joaquín Guzmán y su socio Zambada se registró un aumento en la violencia que llegó al récord de 235 asesinatos en los tres primeros meses del año sólo en Sinaloa.

En medio del fuego

Quienes están más expuestos está a los efectos de la violencia son los pobladores, ya que tanto las policías y los militares desplegados en la “guerra contra el narco” han servido únicamente para asegurar los intereses de los políticos y los narcotraficantes con los cuales están asociados.

Las pruebas sobran, los más de 200,000 asesinatos relacionados con la guerra de Calderón y Peña, el caso de ocho jóvenes desaparecidos que fueron entregados por policías de Sinaloa (exonerados de responsabilidades a pesar de haber sido grabados en el último paradero conocido de los jóvenes) a un grupo armado, caso que recuerda mucho al de Ayotzinapa que hizo salir a miles a denunciar al gobierno coludido con el narco.

Por otro lado, la “guerra contra las drogas” no ha reducido el poder de los cárteles. Al contrario, permitieron al capo incrementar su fortuna a un estimado de 3,000 millones de dólares en su emporio, imponer su influencia a gran parte del continente americano y extenderse al europeo y al asiático.

Mientras tanto, los trabajadores de las ciudades y pueblos son puestos en medio de un conflicto en el cual son asesinados, secuestrados, vendidos, extorsionados, desplazados y obligados a sembrar, cultivar y distribuir por los cárteles. En el caso de las mujeres, las zonas donde el conflicto aumenta son puntos rojos del feminicidio y desapariciones para ser usadas por los grupos delicuenciales en el mercado sexual.

Por ello es necesario poner en pie un movimiento contra la militarización del país, que luche por el regreso los militares a los cuarteles y por la legalización de las drogas, única forma de erradicar la violencia.






Temas relacionados

Sinaloa   /   Guerra contra las drogas   /   Militarización   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO