Sociedad

CÓRDOBA/CORONAVIRUS

Cuarentena total: ¿qué pasa con los 1.2 millones que viven hacinados en Córdoba?

Uno de cada cinco hogares (1.2 millones de personas) tiene déficit habitacional en la provincia de Córdoba, según datos de la encuesta del Foro Económico de Análisis de la Construcción realizado por la consultora Economic Trends para la delegación Córdoba de la Cámara de la Construcción Argentina.

Domingo 22 de marzo | 23:48

Según datos del 2015 y 2016 de la misma encuesta, esta situación va empeora con el correr de los años. El déficit habitacional comprende hogares residentes en vivienda precaria, en situación de cohabitación o en situación de hacinamiento. Quienes viven en esta situación enfrentan dificultades diarias de acceso al sistema de salud, educación y, en general, perciben asignaciones para cubrir una necesidad ya que trabajan en condiciones de precarización y en negro.

Las medidas de aislamiento (cuarentena) dificultan aún mas las cosas para este sector. La pandemia agudizada los problemas estructurales que no resolvieron ni gobiernos peronistas ni radicales.

La situación precaria, la cohabitación y el hacinamiento facilitan enormemente el contagio del COV-19. Por eso, en el marco de la emergencia, una política que atienda esta problemática se vuelve vital. Es necesario incorporar la medida de testeo masivo, fundamental para identificar los casos, y también medidas que permitan garantizar una vivienda a quienes mas lo necesitan para mitigar el hacinamiento y la cohabitación.

Se estima que son necesarias 60.990 nuevas viviendas, para resolver el problema de hogares en viviendas precarias y en situación de cohabitación. El problema del hacinamiento, se considera, se resuelve ampliando la vivienda.

En primer lugar, el Gobierno provincial y municipal deberían disponer de la gran cantidad de inmuebles (casas y departamentos) desocupados solo por mera especulación. Como base para pensar este problema, según el último informe público de gobierno completo que corresponde al censo 2017 sólo en la ciudad de Córdoba hay 44.590 inmuebles habitables y desocupados, se debería avanzar rápidamente en un relevamiento actual para implementar un programa científico que implique relocalizar las familias en situación vivienda precaria de manera inmediata. Todo hotel, departamento y casa vacía debe ser parte de este plan sin costo alguno. No olvidemos que estos mismos sectores son parte de la economía en negro y hoy (como todos los días) se ven obligados a salir a la calle a trabajar para poder alimentar a su familia.

Segundo, al mismo tiempo, se podría garantizar el acceso al agua de red y sistema sanitarios básico en barrios y asentamientos. En este momento, que todos los hogares cuenten con un sistema sanitario básico es vital para evitar que el virus se continúe propagando. Tanto el municipio como provincia deberían poner todos los recursos a disposición y elaborar un plan junto con las universidades para garantizar sistemas sanitarios básico en hogares precarios.

La tecnología constructiva de hoy podría facilitar rápidamente a las redes troncales, en cuestiones de semanas. Aguas Cordobesas S.A. (que cuenta con una licitación con el municipio) y las empresas subcontratadas para el mantenimientos y reparación de la red tienen el conocimiento necesario y podrían garantizar esta tarea de manera eficiente.

Ambas medidas permitirían (en termino de semanas) resolver el problema de aquellos hogares mas vulnerables, reducir rápidamente el riesgo de contagio y, al mismo tiempo, mitigar la problemática de la vivienda.

Estas son solo algunas medidas elementales urgentes, que deben combinarse con la construcción de nuevos hospitales de campaña, equipar dispensarios y todos los centros de salud de los barrios para hacer frente a la pandemia. Ni el gobierno nacional, ni los provinciales pueden perder mas tiempo.

Además, se deba avanzar en un plan a mediano plazo para construir las nuevas viviendas que sean necesarias. El gobierno debería hacer uso de las nuevas tecnologías disponibles en la industria de la construcción: aquellas que combinan un relativo bajo costo y tiempo de ejecución: por ejemplo, los sistemas de viviendas prefabricadas.

Poniendo a disposición y adaptando talleres, y utilizando la capacidad constructiva (equipo, maquinaría, personal) de las empresas que han hecho grandes ganancias en el boom inmobiliario y la obra pública, podría ejecutarse este plan de emergencia en el termino de meses.

Evidentemente el tiempo de ejecución de un plan así dependerá de los recursos que se ponen a disposición. Pero frente a la crisis de hoy, ningún gobierno puede poner el eje en los costos, ni tampoco garantizar las ganancias de las empresas constructoras, solo poner todos lo recursos necesarios para garantizar el acceso a la salud y la vivienda al pueblo trabajador.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Emergencia sanitaria   /    Coronavirus   /    Córdoba   /    Déficit Habitacional   /    Córdoba   /    Sociedad   /    Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO