Sociedad

Cuarentena a los tiros: la Policía violenta y amenaza a vecinos pobres de La Plata

El día anterior al aniversario del golpe genocida del 24 de Marzo de 1976, en el barrio Altos de San Lorenzo se vivieron escenas propias de la dictadura.

Viernes 27 de marzo | 09:46

Fue en la calle 15 y 82. En la comisaría 8va, a la que pertenecen los policías que llevaron adelante este ataque, no les tomaron la denuncia a las víctimas y familiares de los detenidos.

La Izquierda Diario entrevistó a María Florencia.

¿Cómo comenzaron los hechos?

María Florencia: El martes 23 de Marzo mi primo salió a ayudar a un chico que no tiene trabajo, le iba a dar un pantalón, un buzo y una vianda de comida. Cuando se fue, mi primo se quedó fumando un cigarrillo. En ese momento pasó un policía en moto y le gritó: “Metete adentro hijo de puta”. Mientras que al otro chico decidieron escoltarlo hasta su casa.

De un momento a otro, una policía comenzó a pegarle. Mi primo le dijo: “apago el cigarrillo y me meto”, ella le contestó: “métase ahora”, le dio una piña en el pecho y comenzó a empujarlo. Cuando lo logró meter, entraron todos los policías a la casa.

¿Vos estabas dentro de la casa también?

María Florencia: No, yo estaba en mi casa enfrente. Mi primo le fue a pedir ayuda a mi hermano que vive en una casa arriba de la mía. Cuando escuché disparos, salí a la puerta y ví que había gente en la vereda, les dije a mi hija y a mi sobrina que se queden adentro y que mi abuela no saliera. Me dijeron que estaban demorando un chico en bicicleta.

Cuando vuelvo a entrar en mi casa se escuchan muchos más disparos y todo el alboroto. Siento un ruido, alguien que cae de la terraza de la casa de mi abuela, era mi primo que estaba en shock, todo ensagrentado y me dice: “Prima ayudame por favor, le pegaron a mi mamá, mi abuelo está desmayado”.

Entonces lo vinieron a buscar, había más de diez policías apuntando y disparando en la puerta de mi casa, tengo los dos cartuchos, les pedí que se calmaran, estaba mi nene de dos años Máximo que había empezado a llorar. Los policías me amenazaban y me pedían que abra la puerta, que iban a seguir disparando.

¿Finalmente lo detuvieron?

María Florencia: Sí. Tenía mucho miedo, lo miré a mi primo y estaba asustado, parecía un nene, él no tiene antecedentes, nunca lo demoró la policía, estaba adentro todo el día ayudando a su familia. Me amenazaron hasta que abrí la puerta y se metieron tres efectivos de la policía, lo sacaron mal. Yo les pedía que no le pegaran más, estaba todo ensangrentado, lo tiraron al piso. En ese momento reconocí al jefe de calle que se llama Martín Gauna y le pegaba muchísimo.

¿Qué pasó con la familia que estaba en la otra casa?

María Florencia: Cuando fui a la casa de mi primo, estaba la mamá de él toda ensangrentada con la nariz rota. Mi tío que tiene 73 años, gritaba: “Se lo llevaron a Marcos”. Susana, la mamá de Marcos, me contó que una mujer policía rubia le pegó un culatazo con el arma.

Todo un caos, llamé a Asuntos Internos y antes a la Comisaría contando todo, dando el nombre de jefe de calle que ellos ya lo saben. Me hablaron mal y me dijeron que no podían hacer nada, les pedí si se podía acercar un patrullero para llevar a la mamá de mi primo al hospital ya que no hay autos y me dijeron que no, “esto no es remisería”.

Se llevaron presos a mi primo Marcos y su hermano de dieciséis años. Marcos tiene más de diez disparos en el cuerpo. No les importó que había menores y que no tenían ninguna orden.

¿Cuándo los liberaron?

María Florencia: A mi primo Ignacio de 16 años a las tres de la madrugada y a mi primo Marcos al día siguiente.

¿Iniciaste alguna acción legal?

María Florencia: Hice la denuncia vía mail a Asuntos Internos porque me explicaron que era así por la cuarentena, me dijeron que tenían muchos mails y que ya me van a responder. Le armaron una causa de resistencia a la autoridad, robo e incumplimiento del aislamiento preventivo y obligatorio. Está toda la gente del barrio de testigo de que no fue así. Haremos la denuncia en la fiscalía.

Una vez más la maldita bonaerense cometiendo abusos como ya ha ocurrido en varias localidades, esta vez reprimiendo a sectores vulnerables en el medio de la pandemia.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Coronavirus   /    Apremios ilegales   /    Represión policial   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO