Internacional

HISTORIA

Cuando en Brasil se derrotó al fascismo en las calles

La derrota estrepitosa de los fascistas dejó un saldo de algunos muertos y varios heridos. Los trotskistas brasileños fueron el factor determinante en la preparación de ese gran triunfo obrero y revolucionario que desbarató el intentó de reeditar en Brasil los movimientos fascistas de Italia y Alemania. Esta gesta heroica pasó a la historia con el nombre de Batalla de la Plaza da Se, y lamentablemente la inmensa mayoría de los partidos y grupos que se reivindican trotskistas en Brasil la han olvidado.

Domingo 7 de octubre | 12:02

1 / 3

En el año 1930 la burguesía de los ricos estados de Río Grande do Sul y Minas Gerais, con Getulio Vargas a la cabeza dan un golpe de Estado contra el presidente Washington Luiz de San Pablo y logran otro equilibrio entre las clases dominantes de ese país continente. La burguesía paulista intenta resistir e incluso en 1932 se levanta en armas pero es fácilmente derrotada.

El gobierno de Getulio, que era una dictadura con rasgos parlamentarios y discurso populista (y se consolida definitivamente con el Estado Novo en 1937) persigue a los sectores obreros combativos y prohibe a la izquierda e impone una legislación laboral copiada de la Carta del Lavoro de Mussolini.

En los 20 y a principios de los 30 el proletariado se desarrolla al calor de una relativa industrialización que se dio entre las guerras mundiales. Las ideas revolucionarias influencian a la vanguardia, que ganaba y creaba sindicatos y organizaciones políticas propias.

El comunismo en Brasil tuvo su origen a comienzos de los 20 en sectores anarquistas y anarcosindicalistas (y no de los Partidos Socialistas como fue en muchos lados). Los sindicalistas revolucionarios brasileños, todos de tendencia anarquistas, que protagonizaron heroicas luchas desde el 17 hasta la histórica huelga general en 1919, se dividieron al calor de la gran Revolución de Octubre en Rusia. Entre los 9 delegados fundadores del PC en 1922, se encontraban Joao da Costa Pimenta, un gran dirigente gráfico y Joaquim Barbosa que era sastre y fue secretario gremial del PC. Algunos años después ambos serán reconocidos dirigentes trotskistas.

A fines de los 20, el movimiento comunista a nivel mundial se había estalinizado expulsando y persiguiendo al ala revolucionaria, que encarnaba León Trotsky y los de ahí en mas llamados peyorativamente “trotskistas”. En Brasil, en 1928 la fracción sindical de Barbosa y Costa Pimenta, ya fuera del PC, se une al grupo disidente de Rodolfo Coutinho, abogado del nordeste, también fundador del PC y delegado al V° Congreso de la Internacional Comunista, y Livio Xavier, Hilcar Leite y Arístides Lobo, encargado de la Juventud Comunista en San Pablo.

En 1929 el stalinismo sufre dos golpes más. Otra vez en gráficos pero ahora ligados desde el principio a la Oposición de Izquierda, se forma una fracción con los dirigentes Manoel Medeiros y otros.

A su vez, Mario Pedrosa había sido enviado a Moscú para participar de una escuela de formación, cayó enfermo cuando pasaba por Alemania, tomó contacto con la Oposición y con los documentos críticos que Trotsky (ya expulsado) escribió para el VI° Congreso de la 3° Internacional y adhirió plenamente a las posiciones trotskistas y no siguió viaje. En 1929 retorna a Brasil, y reagrupa a todos núcleos anteriores y funda la que después se llamara Liga Comunista Internacionalista (LBI). Luego, ganan al grupo de Fulvio Abramo.

Mario Pedrosa
Mario Pedrosa

En la mayoría de los países de América Latina, salvo Cuba y Chile, la división de los PCs dejan al trotskismo en minoría. Se podría decir también en Brasil, pero en la ciudad de San Pablo los trotskistas tenían más influencia que el PC oficial.

En 1932, al calor del crecimiento del fascismo en Europa se desarrolla la Acción Integralista liderada por Plinio Salgado. Los fascistas en Italia eran camisas negras, los nazis camisas pardas, los falangistas españoles camisa azul y los fachos brasileños serán...camisas verdes. Su objetivo inmediato era ser un grupo de choque contra los sindicatos y la izquierda, que le sirviera al régimen bonapartista de Getulio Vargas.

La penetración nazi en Sudamérica se dio también “financiando y dirigiendo la formación de partidos políticos, como los “integralistas” en Brasil...” (1).

Los trotskistas lanzan la idea de agruparse para combatir al fascismo naciente, y proponen organizar un Frente Único Antifascista. En julio de 1933 se forma el F.U.A. con diversas organizaciones obreras, políticas y sindicales, menos el Partido Comunista. Llegan a ser unas 30 organizaciones. Los trotskistas dirigían la poderosa UTG (Unión de Trabajadores Gráficos) que nucleaba también a los periodistas y desde ahí lanzan sucesivas propuestas como la de FUA.

En noviembre de 1933 los integralistas organizan una provocación en un acto del FUA, con la intención de disolverlo. No hay mayores incidentes por el fuerte despliegue militar, pero mas tarde son detenidos 17 compañeros algunos por varios días. Los integralistas preparan a su vez un acto para el 15 de diciembre, y los antifascistas se organizan y se disponen a romperlo con una contramanifestación.

Integralistas
Integralistas

Los integralistas “arrugan”, pese a que contaban con permiso policial y lo levantan. La FUA lo mantiene y los fachos ni se atreven a repetir la provocación de noviembre. Entusiasmados con el éxito el FUA lanza un nuevo acto para el 25 de enero de 1934. Pero esta vez la policía se adelantó, cerró la sede de la Unión Gráfica y ocuparon la plaza donde se realizaría la manifestación. Sin embrago el acto se hizo igual con 3 oradores, entre ellos Mario Pedrosa. Al finalizar el acto, la policía reprimió incluso con tiros. El 1° de mayo se realiza un gran acto obrero contra el gobierno de Getulio y contra los integralistas. Mario Pedrosa cuenta: “En aquel día yo lancé por primera vez en Brasil la consigna de la necesidad de la construcción de la IV° internacional. Los comunistas internacionalistas sentimos que era el momento de hacer propaganda de esa necesidad, debido a la capitulación del PC alemán, que había abierto el camino a Hitler...”.

Los integralistas anuncian la realización de una gran manifestación y desfile militar en San Pablo, para el día 7 de octubre, para conmemorar el segundo aniversario de la creación de Acción Integralista. Cuenta Fulvio Abramo: “estábamos en la sede de la Unión de trabajadores gráficos (UTG) cuando nos avisan de un comunicado de Acción Integralista convocando a la manifestación. Medeiros es el primero en reaccionar: ’No vamos a dejar que esos canallas dominen las calles. Vamos a impedirlo de cualquier manera. Todos aprueban. Como secretario de la FUA soy el encargado de convocar a una reunión para discutir la propuesta de una contramanifestación, armada si fuera preciso...’ Dos días después fueron convocadas todas las organizaciones y se aprobó la contramanifestación; la finalidad era disolver la reunión de los plinianos (seguidores de Plinio Salgado). El pueblo de San Pablo debería ser esclarecido con el manifiesto y comunicados a la prensa sobre as razones que justificaban tomar dicha resolución, pues los integralistas alardeaban que emplearían en el Brasil, los mismos métodos de liquidación física de los adversarios políticos y de las organizaciones opositoras que estaban en feroz aplicación en Alemania e Italia; en la medida de lo posible cada organización trataría de proveer elementos de defensa –eufemismo para decir armas– necesario para la concreción de las medidas tomadas” (2).

Los stalinistas era contrarios a este tipo de frente único y su estrategia eran los frentes de colaboración con la burguesía. Sin embargo el comité regional del PCB, representado por Herminio Saccheta, en contra de la directiva nacional, se integra a la preparación de la contramanifestación. El 3 de octubre el comité ejecutivo de la LCI realiza una importante reunión en la casa del militante húngaro Rudolf Lauff, valiente combatiente de la guerra civil rusa. Era una persona con experiencia, que había combatido un año medio en el Ejército Rojo de Trotsky, y que orientó todo el aspecto militar.

Mario Pedrosa recuerda años después:

Para concretar el frente Antifascista […].la LCI, los anarquistas y los socialistas lanzaron un periódico llamado El Hombre Libre. El PCB no participaba del frente único, prefería hacer campaña aparte. Solamente participó de la gran lucha contra los integralistas del 7 de octubre en la Plaza da Se. Toda la izquierda se unió contra la manifestación integralista que sería realizada aquel día. El objetivo de los integralistas era atacar la organización de la clase obrera, la sede de la Federación Sindical de San Pablo y los sindicatos que se encontraban en el edificio Santa Helena, en frente del cual tenían planeado el desfile. Nosotros luchamos contra los fascistas e impedimos la realización de la manifestación...

El Enfrentamiento

Los camisas verdes que llegaban de a centenares, en trenes con contingentes del interior paulista, y hasta de Río de Janeiro, alcanzaron una cifra estimada entre 6.000 y 8.000.

A eso de las trece horas la caballería y la infantería de la fuerza pública, con más de 400 efectivos con fusiles y ametralladoras de pie, inician la ocupación de la plaza.

Los integralistas se sentían protegidos ante tamaño despliegue militar y comienzan su acto. Entre los himnos fascistas y los gritos de: “fuera gallinas verdes” del otro lado, la cosa se fue caldeando. Hubo forcejeos y algunos enfrentamientos menores. Sin embargo la policía intenta intervenir, se escuchan varios disparos y hubo corridas. Esta primera confusión se diluye rápido. Los fachos empiezan a concentrarse sobre las escalinatas de la catedral. En esos momentos se escucha una ráfaga de ametralladora, la que nunca se pudo determinar por quien fue accionada (hasta se habló de accidente). Esto solo incitó los ánimos de los antifascistas porque todo el mundo pensaba que habían sido los integralistas los autores de los disparos. Grandes columnas de integralistas estaban entrando a la plaza por atrás.

Los integralistas repuestos del pánico causado por la descarga de ametralladora, comenzaron a llenar las escalinatas de la Catedral. Me pareció que era el momento para iniciar la contramanifestación. Subí al pedestal de una columna y pronuncié breves palabras... una feroz ráfaga de balas fue dirigida a nuestro grupo... Corriendo oí decir a Mario (Pedrosa): “estoy herido” y tropezó. Lo agarré del brazo con mi mano izquierda” dice Fulvio Abramo (3).

Ahí cayó herido de muerte el joven comunista Decio de Olivera, y murieron 3 policías y algunos fascistas.

Los distintos grupos políticos se habían distribuidos zonas de la plaza y alrededores donde se trababan en lucha con los integralistas. “La batalla prosigue. Los integralistas cuentan con elementos que no son tan cobardes como nosotros los calificamos, más por enemistad y desprecio (justificados) que por amor a la verdad. Ese grupo continúa tirando y aún no abandonaría la plaza. Finalmente se retira...en cuanto la mayoría de los “gloriosos milicianos” huye a toda velocidad de la plaza, por todos lados y por toda la ciudad. A la tarde, a la noche, y en los días siguientes son recogidas camisas verdes tiradas por sus dueños en los lugares más distantes de la ciudad...fue la gran fuga que pasó a ser denominada de ahí en adelante la desbandada de las gallinas verdes... Plinio Salgado que no había sacado los pies de su sede de la Acción Integralista comienza a derramar sus lágrimas y lamentos a partir de ese momento.” (Fulvio Abramo) (4).

Fuga de los integralistas
Fuga de los integralistas

La derrota desarticuló al incipiente movimiento fascista, que solo prosiguió como variante electoral de derecha. Por eso aunque suene exagerado es correcto lo que dice O. Coggiola, en El trotskismo en América Latina: “Si pocos años antes, en Europa, un Frente Único semejante se hubiese concretado, habría cambiado el rumbo de la Historia”. Y los trotskistas brasileños fueron artífices fundamentales de este triunfo. El 7 de octubre de 1934 es una fecha para no olvidar.

Diario del Pueblo - "Un integralista no corre: vuela..."
Diario del Pueblo - "Un integralista no corre: vuela..."

En 1937, Getulio Vargas con el Estado Novo, desata una feroz represión desde el aparato del estado, con la policía y la justicia. Muchos se exilian, otros caen presos como el dirigente obrero trotskista Medeiros que muere en prisión. Herminio Saccheta, secretario general del PCB de San Pablo, se hace trotskista en la cárcel y cuando años después sale reorganiza al diezmado trotskismo brasileño. Pero esa es otra historia....

1. Justo, Liborio "Quebracho" (22/07/1940), "La lucha interimperialista por Sudamérica" en Liszt, Gabriela (comp.), Guerra y Revolución. Una Interpretación Alternativa de la Segunda Guerra Mundial, , Buenos Aires, CEIP, 2004.
2. Abramo,Fulvio y Karepovs, Dainis, Na Contracorrente da História, São Paulo, Brasiliense, 1983.
3. Ídem.
4. Ídem.

Bibliografía

Abramo, Fulvio y Karepovs, Dainis, Na Contracorrente da História, São Paulo, Brasiliense, 1983.

Campos, José Roberto, O que é trotskismo, São Paulo, Brasiliense, 1981.

Chilcote, Ronald, O partido comunista brasileiro: conflito e integração, Río de Janeiro, Graal, 1982.

Revista Teoría y Debate.






Temas relacionados

Historia de Latinoamérica   /   Fascismo   /   Movimiento obrero   /   Brasil   /   Historia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO